Pinocho Petro

Noviembre 10, 2022 - 11:55 p. m. 2022-11-10 Por: Diego Martínez Lloreda

“Si usamos todas las reservas de carbón de Colombia, la humanidad se muere”.

Semejante sentencia la soltó el presidente Petro, durante su visita a París, tras la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en Egipto.

Como tantos comentarios que ha hecho Petro durante la campaña y ya siendo presidente, esta afirmación carece de cualquier sustento. A Petro simplemente se le ocurrió hacer semejante pronunciamiento en medio de su intervención en ese importante foro mundial y ni siquiera se molestó por buscarle un fundamento para validarlo.

Tampoco lo hubiera encontrado porque las reservas de carbón colombiano son el 0,7 de todas las reservas mundiales. Es decir una cantidad marginal. Con lo cual, si Colombia deja de producir carbón, en el resto del mundo ni se enteran.

Esta manía de hacer afirmaciones rimbombantes es habitual en Petro y sus aliados, para dar contundencia a sus afirmaciones. Durante la campaña pasada escuché a varios dirigentes del Pacto Histórico soltar todo tipo de versiones escandalosas, sin preocuparse por sustentarlas. Y como la gente come cuento, reclutaron a más de un cándido elector a punta de falacias.

La semana anterior, Petro soltó otra mentira del tamaño de una catedral, para justificar la próxima cruzada de su gobierno: la reforma a la salud.
Sin aportar ningún dato, el Presidente sostuvo que Colombia tiene el peor sistema de salud del mundo.

Por fortuna estamos en la era de la información y meter hoy un boca caballo de esos es muy difícil. Basta con que cualquiera se meta a Google y busque el ranking mundial de los sistemas de salud para constar que el peor sistema del mundo, según la Organización Mundial de la Salud, es el de Myanmar, puesto 190.

En ese mismo Ranking, Colombia ocupa el honroso puesto 22 y, atérrense, es el mejor sistema de salud de AMÉRICA. En Latinoamérica, el segundo es el de Costa Rica, puesto 36, seguido por el de República Dominicana, puesto 51. Los grandes países, México, Brasil y Argentina ocupan el puesto 61, 125 y 75, respectivamente.

Incluso, nuestro sistema de salud está mejor rankeado que el de Estados Unidos, puesto 37, y el de Canadá, puesto 30.

No sé entonces, de dónde sacó Petro el dato de que nuestro sistema es el peor del mundo. O mejor, sí sé: de la visión ideologizada que Petro tiene de la realidad. A Petro lo que no le gusta es que el sector privado intervenga en el manejo de la salud. Y resulta que gracias al aporte de la empresa privada, Colombia pasó de un cubrimiento del 23% de la población en salud, en 1993 cuando se expidió la Ley 100, al 97%.

Es evidente que algunas empresas lo han hecho bien y otras muy mal.
Los primeros siguen prestando un excelente servicio: Sura, Colsanitas, Salud Total, entre otros. Y los segundos, simplemente desaparecieron, precisamente porque prestaban un mal servicio.

Yo sinceramente prefiero el sistema actual, en el que la gente puede escoger la empresa que le preste el servicio, a que el Estado se imponga como prestador único. Eso ya ocurrió con el ISS y fue un verdadero desastre.

Pero más grave que acaben de un plumazo con lo que se ha construido en el que es quizás el tema más importante para la gente, es tener un gobernante que actúa a partir de mentiras.

Hacer el cambio a punta de mentiras, es hacer un cambio de mentiras.

VER COMENTARIOS