‘Petrodólares’, en campaña

Mayo 12, 2022 - 11:55 p. m. 2022-05-12 Por: Diego Martínez Lloreda

La polémica surgida por la decisión de la Procuraduría de suspender al alcalde de Medellín, Daniel Quintero, por participación en política, ha acaparado el interés de los medios de comunicación durante los últimos días.

Al respecto solo quiero manifestar que la decisión de la procuradora Margarita Cabello está plenamente justificada. Pocas veces se había visto una intervención tan descarada de un funcionario en favor de un candidato.

Su última actuación fue un video donde aparece manejando un carro y diciendo “el cambio, en primera”, en clara alusión a que el triunfo de su candidato, Gustavo Petro, debe ser en la primera vuelta.

Las explicaciones dadas por Quintero para intentar justificar esa frase son tan cínicas como ridículas. Pero en el fondo, detrás de ese pronunciamiento se esconde el afán del petrismo de despachar las elecciones en esa primera vuelta. Ellos temen que si la campaña se prolonga hasta la segunda vuelta, el triunfo se les puede embolatar.

Por la sencilla razón que, según la reciente encuesta de Yanhaas, en esa instancia, Petro le gana a Fico Gutiérrez por 13 puntos, que son los que obtendría en Rodolfo Hernández.

El petrismo sabe que los seguidores de Hernández son en su gran mayoría de derecha y temen que en segunda vuelta se vayan con Fico. Con lo cual, las cargas se emparejarían. De ahí que anhelan que “el cambio sea en primera”.

Pero más grave que el Alcalde de la segunda ciudad del país intervenga de manera tan grosera en política, me parece una noticia que este diario publicó ayer y a la cual los demás medios no le han dado importancia.

Esa noticia da cuenta de que, según el portal Cuentas Claras, en el que cada aspirante a la Presidencia debe reportar diariamente sus gastos, Gustavo Petro ha destinado, hasta el momento, cerca de $6124 millones al financiamiento de su aspiración presidencial.

Según esa herramienta del Consejo Nacional Electoral, en segundo lugar se ubica Rodolfo Hernández, cuyos gastos suman $1700 millones; seguido de Federico Gutiérrez, con $1415 millones, y de Sergio Fajardo, de la Coalición Centro Esperanza, con $971 millones.

Mejor dicho, lo invertido en la campaña del Pacto Histórico supera lo gastado por todos sus contrincantes, que asciende a $ 4606 millones.

El platal que la campaña de Petro ha gastado se ve en las cuñas en horario ‘prime time’ de la televisión, en el alud de cuñas que se emiten en las principales emisoras de radio. Y en la avalancha de vallas de ese candidato, ubicadas en las vías de las principales ciudades del país.

La pregunta que uno se hace es de dónde ha sacado el petrismo todo ese billete. No creo que provenga de los empresarios nacionales, cuya gran mayoría están aterrados ante un eventual triunfo de Petro.

Esa plata, entonces, debe proceder de países como Venezuela, Rusia e Irán, a quienes les interesa que Petro triunfe. Y si los rusos pudieron intervenir en las elecciones de Estados Unidos, cómo no van a poder hacerlo en las de Colombia. Parece, pues, que la ampulosa campaña de Petro es financiada a punta de ‘petrodólares’.

De todas formas, como dijo el politólogo Laureano Tirado, en ese informe de El País, “lo que causa suspicacia es que el candidato que afirma representar ‘el cambio’ sea la campaña de mayores gastos entre todos los candidatos presidenciales”.

Sigue en Twitter @dimartillo

Tres (3) meses de acceso ilimitado por $4.700. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS