El complot a ‘Santrich’

El complot a ‘Santrich’

Julio 04, 2019 - 11:55 p.m. Por: Diego Martínez Lloreda

‘Jesús Santrich’ seguirá perdido por mucho tiempo, lejos del alcance de la justicia colombiana y estadounidense.

No es que yo sea pitoniso. Llego a esa conclusión por la simple razón de que ‘Santrich’ tiene claro que le tendieron una celada y él cayó redondito. Y que terminó enredado en el supuesto envío de diez toneladas de cocaína a Estados Unidos.

La celada se la tendió la DEA, que utilizó el mismo método que ha usado cientos de veces para hacer caer a individuos que ellos sospechan que tienen vínculos con el narcotráfico y con otros delitos. Método efectivo, por cierto.

La operación fue muy simple. Unos agentes de la DEA, que se hicieron pasar por miembros del cartel de Sinaloa, contactaron a Marlon Marín, sobrino de Luciano Marín, más conocido como ‘Iván Márquez’. El interés de los supuestos narcos era exportar a Estados Unidos diez toneladas de coca y Marín debía encargarse de conseguir esa ‘mercancía’.

Como no está muy claro cómo llegó Marín a ‘Santrich’, toca entrar en el terreno de las suposiciones. Y lo más lógico es pensar que Marlon contactó a su tío Iván-Luciano, le contó del ‘business’ y el exjefe negociador de las Farc le dijo que el hombre para conseguir esa droga era ‘Santrich’.

Lo cierto es que Marín hizo el mandado y cuadró la reunión entre los agentes de la DEA y ‘Santrich’, en la que don Seusis Pauxis mostró su mejor disposición de entrar en el negocio, como evidencian los videos que grabaron los gringos para enredar al exguerrillero.

Mejor dicho, el que metió en este lío a ‘Santrich’ fue ‘Márquez’, por eso no es extraño que, a su manera, intente sacarlo del mismo. Y que haya organizado la fuga de ‘Santrich’ a Venezuela, aprovechando los estrechos nexos que desde hace años tiene ‘Márquez’ con el régimen de Nicolás Maduro.

Porque a estas alturas, los órganos de inteligencia colombianos tienen muy claro dos cosas: que don Seusis Pauxis está en Venezuela y que está en compañía de ‘Márquez’.

Y pueden tener por seguro que esta linda parejita nunca se va a entregar porque ellos se sienten víctimas de un complot organizado por las autoridades estadounidenses.

Como ellos piensan y actúan con la lógica del bandido, sienten que no cometieron ningún delito. Y que los malos de la película son los gringos que armaron la emboscada en la que ellos ‘ingenuamente’ cayeron.
Incluso, en repetidas ocasiones, en las declaraciones que ha concedido a la prensa, ‘Santrich’ se ha referido al complot que montaron las autoridades gringas en su contra.

Hay que ser muy caradura para asumir esa actitud. Evidentemente la DEA le hizo un montaje a ‘Santrich’ y, posiblemente a ‘Iván Márquez’. El problema fue que ellos cayeron.

Si en verdad hubieran abandonado sus actividades ilícitas tras la firma de los acuerdos de paz, ‘Santrich’ y ‘Márquez’ hubieran rechazado de plano la oferta de los supuestos narcos.

Pero bandido es bandido, eso lo tiene muy claro la Justicia gringa, y por eso cayeron en la tentación de hacerse a unos buenos dólares, que les ayudarían a tener un retiro más placentero.

En vez de victimizarse y de andar furiosos con las autoridades gringas por la ‘trampa’ que les tendieron, ‘Márquez’ y ‘Santrich’ deberían asumir que la embarraron y pagar por su error.

Pero bandido es bandido.

Sigue en Twitter @dimartillo

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS