Escuchar este artículo

La depresión y el suicidio en tiempos de pandemia

Mayo 02, 2020 - 11:00 p. m. Por: Carlos E. Climent

Solo llevamos un mes y medio de confinamiento y ya empezamos a ver los efectos negativos que sobre la salud mental tienen el confinamiento, la soledad, la rutina y la merma de ingresos. Se salvan los que se sienten bien estando aislados, porque no tienen que socializar, y también esa minoría a la que no le ha afectado mucho la cuarentena porque no le faltan las comodidades. Pero la incertidumbre, el miedo, la saturación y las dificultades económicas poco a poco han ido socavando el equilibrio emocional del resto de los ciudadanos.

Las llamadas a las líneas locales de emergencia, desnudan una realidad aterradora de violencia doméstica. La situación general es de un incremento de la angustia, los conflictos intrafamiliares y la depresión con todas sus consecuencias. No en vano a nivel internacional están prendidas todas las alarmas para iniciar agresivos programas en prevención del suicidio*.

Para evitar que el coronavirus se convierta en otra pandemia con secuelas mucho más perdurables, la de los trastornos mentales y los suicidios, hay que implementar estrategias para enfrentar las destructivas consecuencias sobre el equilibrio emocional.

Es necesario intervenir las secuelas de la crisis en los grupos de más alto riesgo como los niños, las personas mayores, los marginados, las personas con un alto riesgo suicida como los deprimidos, entre otros. Para ello se requiere mejorar las comunicaciones virtuales en estas poblaciones.

Recurrir a un personal auxiliar y a estrategias diagnósticas y terapéuticas fácilmente adaptables a las poblaciones a riesgo, para la identificación temprana de la depresión y el riesgo suicida y el manejo por personal auxiliar de los trastornos mentales en poblaciones desprotegidas. Para lo cual se sugiere utilizar la metodología de Atención Primaria en Salud Mental** desarrollada hace años, por el Departamento de Psiquiatría de la Universidad del Valle en colaboración con la O.M.S.

Mantener una vigilancia cercana de los casos de abuso infantil y violencia doméstica. Algo que se ya se está haciendo y que puede reforzarse a través de la disponibilidad adicional de líneas telefónicas de asistencia para los grupos humanos de mayor riesgo (ancianos, familias numerosas, con hacinamiento).

Realizar acciones comunitarias que disminuyan el estrés, promuevan el desarrollo de capacidades en la resolución de problemas y ayuden a mejorar la resiliencia y el autocuidado de las personas.

Los gobernantes deben mantener informada a la ciudadanía de manera permanente, clara y transparente del “paso a paso” de planes concretos y realistas sobre el manejo que le están dando a la crisis.
Los líderes más efectivos en tiempos de confusión son aquellos que trasmiten mensajes realistas pero positivos, que llevan una luz de esperanza en medio de la incertidumbre y que son capaces de inyectar optimismo para seguir adelante.

*International COVID 19 Suicide Prevention Research Collaboration
**Manual de Psiquiatría para Trabajadores de Atención Primaria, O. P. S. Serie PALTEX para Técnicos Medios y Auxiliares, No 23, Segunda Edición, 1993.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS