Washington Cali

Washington Cali

Junio 12, 2019 - 11:35 p.m. Por: Benjamin Barney Caldas

Aquí, en donde lo norteamericano a tantos tanto gusta, más valdría mirar a Washington DC que a Miami, una ciudad, aquella, admirable por la ausencia de edificios altos, su abundancia de verde, sus muchas aguas, su limpieza y seguridad, y la ausencia de vendedores en sus calles. Y por su tamaño pues solo tiene 672.228 habitantes aunque en un área metropolitana que llega a 8.026.807, y por su diseño realizado en su mayor parte por el arquitecto francés Pierre Charles L'Enfant, y que inspiró el París de Haussmann.

Allá no hay edificios altos (están al otro lado del río en Virginia) ni nada que le haga competencia a los 190 metros del Monumento a Washington, el más alto del mundo hasta la torre Eiffel. Mientras que en Cali continúan llenándola de ‘torres’ que tapan la vista a los cerros, los Farallones y la cordillera, junto con la fresca brisa que desciende de ella. No se ha entendido que la ciudad ya tiene tres rascacielos como lo son sus tres cerros tutelares, muchísimo más altos que el obelisco de allá que además no es tal.

El verde de los muy amplios y llanos andenes de Washington DC muy bien arborizados, los arbustos, matas y flores de sus anchos antejardines en varios sectores, y sus numerosos parques, es lo que tanta falta le hace a Cali. Y los alrededores del CAM sí que se prestan, con el río, a un proyecto unificador, como lo es el National Mall allá, en el que predomine lo verde y se le regrese el río Cali a la ciudad, que era como se lo llamaba antes, “el río de la ciudad”, cuando pasaba solo al lado y no al medio como ahora.

El agua abunda allá por el Potomac, el Anacostia, el Rock Creek y sus varios canales, y no muy lejos el mar, y por sus muchas fuentes y el gran espejo de agua en el National Mall, que recuerda a los del Eje Monumental de Brasilia, mientras en Cali el río Cauca es como si no existiera, y sí que hace falta un lago en un gran parque metropolitano en los terrenos de la Base Aérea como ya se propuso aquí (Embellecer a Cali, 05/09/2002) y una verdadera autopista a Buenaventura (La carretera al mar, 07/10/2004).

La limpieza de la capital de Estados Unidos es tan admirable como es de vergonzosa la basura en Cali, incluyendo postes y cables aéreos y la que trepa por paredes y culatas pintarrajeadas o abandonadas, las que simplemente no existen allá, mientras que Cali es la capital mundial de las culatas y del “yo hago con mi fachada de mi casa lo que a mí me dé la gana”. Y no se trata apenas de educación cívica sino igualmente estética, como se puede ver en los numerosos museos de Washington llenos de colegiales.

Y la ausencia de vendedores en sus calles debería llevar a que después de mirar al Norte se mire al Este, a los zocos de Marruecos, que están concentrados en sitios centrales, llenando sus ciudades de animación pero sin interferir con su movilidad ni generar desorden y basuras en las calles, como también ya se ha propuesto en esta columna (Los vendedores de la calle (2), 11/04/2002). Animación muy europea que en Washington DC se encuentra en Georgetown, todo un sitio para vivir allá al lado del río.

Pero todo lo ejemplar de todo lo anterior solo se podría realizar en Cali mediante un Plan Director a largo plazo, justamente como el que hizo realidad a Washington DC a partir de su fundación en 1790, en donde El Distrito de Columbia y la ciudad de Washington son gobernados por un solo gobierno municipal desde 1871, como aquí lo debería ser Cali y su área metropolitana, pero de las que ni siquiera se sabe con certeza cuantos habitantes tiene cada una ni hasta dónde llega su interland.

Sigue en Twitter @BarneyCaldas

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas