Lo que falta

Lo que falta

Marzo 27, 2019 - 11:35 p.m. Por: Benjamin Barney Caldas

Bienvenida la energía solar pero sin el ‘monocultivo’ de las llamadas granjas solares que afea mucho más que el de la caña de azúcar el aún muy bello paisaje del valle del río Cauca. Lo que falta es reglamentarlas y obligar a que los nuevos edificios tengan los paneles solares en sus techos, que además lo más indicado aquí es que vuelvan a ser inclinados, como antes, y también podrían estar en muchas feas cubiertas planas pero, claro, se dificulta el negocio de las multinacionales de la energía.
Muchos automovilistas dizque están en contra de los semáforos en las vías arterias (?) de la ciudad (?), pero ¿y los peatones qué? Lo que falta es exigir semáforos sincronizados y con tiempo para los peatones. Menos mal que estos están aprendiendo a hacerse respetar en los pasos peatonales pero aún tienen que aprender a cruzar las calles sólo por las esquinas y a caminar sólo por los andenes y protestar por los sitios en donde no pueden hacerlo, los que en Cali, y es una vergüenza, son muchos y por todas partes.

La norma dice que en San Antonio las fachadas deben ser de colores claros (ojalá blanco) pero muchos creen que pintándolas de colorinches mejoran sus restaurantes en lugar de mejorar su comida. Y, claro, lo que falta es su control, tanto de usos del suelo como del tratamiento de las fachadas y la conservación de patios y solares, los que construyen sin permiso o los cubren matando la gallina de los huevos de oro que estos espacios abiertos significan en este clima tropical.

Muy bueno lo de las patinetas pero lo que falta son las normas, demarcaciones y la señalización para su adecuado uso y que no se vuelvan un peligro para los carros y otro atropello contra los peatones al tener que circular por los estrechos y abruptos andenes de Cali. Y lo mismo para las bicicletas y sus ciclovías, incompletas y muy mal concebidas, y que lo que falta es entender que serán cada vez más el principal medio de transporte de la ciudad, el que ya lo son en buena parte junto con las motos.

Inevitables los vendedores de la calle, y los hay en todas partes en el centro de las ciudades, lo que falta es ubicarlos en donde no molesten el tránsito de personas y vehículos, y se pueda controlar que no roben energía y agua de las redes públicas, como ahora, y que cuenten con baños públicos y depósitos pagando por usarlos. Y todo bajo una alta cubierta que los proteja y los limite, usando lotes que habría que usar mientras que sus propietarios deciden construirlos, lo mismo que en andenes suficientemente anchos.

Muy bien lo de Distrito Especial, pero cuál distrito y qué tan especial ¿a quiénes han consultado los que lo están formalizando?

Lo que falta es que no se pierda esta oportunidad de hacer un plan urbano a largo plazo, que tendría que comenzar por definir el área metropolitana de la ciudad a partir de su hinterland, es decir, el área de influencia terrestre alrededor de ella, la que en el caso de Cali serían dos: en el valle y en la cordillera, lo que sí que es muy especial.

Qué bueno que haya muchos candidatos a la alcaldía, pero qué saben ellos de las ciudades y de esta ciudad es lo importante. Qué han estudiado y cuál es su experiencia, y quiénes son sus asesores pues, claro, no pueden saber de todo. ¿Y su programa? Qué bueno que se escogieran propuestas y no apenas personas: equipos de gobierno; y lo mismo aplica para los candidatos al Concejo Municipal y entender que este es más importante a largo plazo que la Alcaldía. El caso es que en Cali a todo siempre le falta algo.

Sigue en Twitter @BarneyCaldas

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas