Mutilación genital femenina

Mutilación genital femenina

Septiembre 05, 2014 - 12:00 a.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

El 22 julio de este año se llevó a cabo en Londres el primer Congreso Mundial de Unicef sobre la Mutilación Genital Femenina y el matrimonio forzoso de niñas a una temprana edad, dentro del marco de las metas de las Naciones Unidas para erradicar la violencia contra la mujer. Con este Congreso se busca la visibilización y movilización masiva tanto en Inglaterra como en el mundo entero para terminar con estas costumbres barbáricas ligadas a creencias religiosas o tradiciones arcaicas. La mutilación genital femenina (MGF) es una práctica dañina que consiste en extirpar los genitales femeninos total o parcialmente. La Organización Mundial de la Salud, distingue 4 tipos de MGF:Clitoridectomía: extirpación parcial o total del clítoris y/o el prepucio. Excisión: extirpación parcial o total del clítoris y los labios menores, con extirpación o no de los labios mayores. Infibulación: La forma más extrema, que consiste en la extirpación de los genitales externos y la sutura de los dos lados de la vulva, otros procedimientos dañinos que se llevan a cabo en los genitales femeninos con fines no terapéuticos.La MGF es considerada internacionalmente una violación de los derechos humanos, una tortura y una forma extrema de discriminación contra mujeres y niñas, así como el matrimonio forzoso de las niñas.El MGF se lleva a cabo para controlar la sexualidad de la mujer y asegurar su virginidad hasta el matrimonio y la fidelidad durante el mismo, para que las mujeres tengan más aceptación en la comunidad y por lo tanto más probabilidades de casarse, como rito de paso tradicional para celebrar el paso de la niñez a la edad adulta. La MGF se relaciona con ideas como ser “femenina”, “recatada”, “limpia” y/o “hermosa”. Existen varios mitos en torno a la MGF en las comunidades que la practican, como que el clítoris se convertirá en un pene si no se extirpa o que el bebé morirá si toca con la cabeza el clítoris de la madre durante el parto.Así mismo, todavía hay comunidades entre ellas algunas nuestras como los Kogis en que el padre le busca un marido a la niña de 12 años, edad a la cual empieza su duro camino en la maternidad. Tampoco nos escapamos de la Clitoridectomía, como nos lo justificó una gobernadora paece, para que las mujeres no se vuelvan prostitutas de los blancos.La violación de niñas en comunidades marginadas por padrastros, tíos y vecinos o viejos verdes, si bien no es legal es a menudo aceptada por las madres como una forma de asegurar su sustento económico.En nuestro país Bienestar Familiar tiene un reto histórico, no solo en la parte educativas sino en la investigativa pues son estas costumbres que ocurren a puerta cerrada y que las niñas nunca se atreven a denunciar, obligadas a vivir una vida de dolor y discriminación física y mental.

VER COMENTARIOS
Columnistas