Manifestaciones de inconformidad

Escuchar este artículo

Manifestaciones de inconformidad

Octubre 29, 2019 - 11:50 p. m. Por: Alfredo Carvajal Sinisterra

Recientemente se han producido múltiples manifestaciones de inconformidad en varios países del mundo. Sus causas han sido múltiples, por consiguiente, provocan comentarios que sobrepasan el espacio de una columna. Algunos darían tema para libros. Las manifestaciones en contra de la suspensión del parlamento inglés, una de las propuestas del Primer Ministro, Johnson, para darle una salida menos traumática al Brexit, tienen mucha tela de donde cortar. La inconformidad de los chilenos por las brechas económicas existentes es compleja. Este problema existe en casi todos los países latinoamericanos, incluyendo Colombia. En fin, los temas son tan disímiles que he decidido concentrarme en pocas reflexiones.

Conocí al presidente de Chile hace mucho tiempo, cuando me dio la impresión de ser una persona un poco arrogante y muy aferrado a sus propias ideas. Me sorprendió sobremanera sus comentarios manifestando excusas al pueblo chileno por haberse equivocado. Esa actitud demuestra gran valor y una abundante dosis de humildad, dos atributos poco comunes entre los gobernantes. Luego realizó varios cambios en su gabinete ministerial, para virar de rumbo, pero no fue suficiente. Unos grupos de la oposición exigen cambios constitucionales.
Continuaron los desmanes. Tres de los temas que se mencionan son los servicios médicos, el costo de los medicamentos y el pensional.

En Colombia a pesar de las críticas, las EPS ampliaron sustancialmente el cubrimiento en salud y cumplen un papel aceptable. Hoy se cubre más del 95% de la población. Cuando asistimos a los hospitales podemos constatar la representación de todos los estratos socioeconómicos. En lo que sí estamos muy atrasados es en sistema pensional y en la calidad de vida de las personas de la tercera edad. Se requieren cambios sustanciales en el sistema pensional, con el propósito de permitir un cubrimiento amplio y para que esa población tenga unos ingresos dignos, que cubran sus necesidades básicas.

El 21 de febrero del año 2016 se realizó un plebiscito en Bolivia para definir si era posible una reelección del presidente, Evo Morales, y su vicepresidente. En dicho proceso electoral ganó el NO, o sea que quedaba prohibida la reelección. Tres años más tarde se llevó a cabo la elección para la presidencia del país y se volvió a presentar como candidato, el eterno, Evo Morales, contraviniendo olímpicamente la decisión del pueblo. Además, se afirma que en dicha elección se cometió un evidente fraude, para darlo como ganador absoluto, sin derecho a una nueva elección entre los dos primeros candidatos.

La actitud asumida ante hechos acaecidos en el Reino Unido es la contraria. En 2016 se votó un plebiscito que decidió su retiro de la UE. Han sido varios los intentos de negociar con la UE una salida favorable. En el proceso han renunciado dos Primeros Ministros y el último ha estado a punto de caer. Recientemente, Johnson propuso adelantar elecciones a diciembre y el Parlamento lo negó. Se encuentra en una encrucijada que podría producir un desmembramiento de su país, sin embargo, el plebiscito se continúa respetando, de eso no se duda, a pesar de que existen en el horizonte muchas incógnitas, todas graves. Qué contraste.

EE.UU. está inmerso en el juicio a Trump, por el uso indebido de su poder presidencial, sin manifestaciones.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS