Escuchar este artículo

Todos cabemos

Julio 18, 2021 - 11:55 p. m. 2021-07-18 Por: Alfonso Otoya Mejía

Esta semana se celebran dos fechas importantes en la historia de nuestra nación y ciudad. El 20 de julio los bogotanos se unieron con el fin de evitar que un francés se convirtiera en su nuevo monarca logrando la independencia en 1810, y el 25 de julio se conmemora la fundación de Santiago de Cali ocurrida en 1536. Este año infortunadamente ambas festividades amenazan con estar enmarcadas por hechos que evitarán que pasen desapercibidas.

Para el 20 de julio se han anunciado una serie de marchas y según informes de inteligencia se habla de nuevos desmanes. El tradicional desfile militar pareciera que va a estar empañado por la protesta y la falta de respeto a nuestras Fuerzas Militares. Una fecha que nos debe unir por encima de las diferencias, nos podría continuar dividiendo.

El otro caso tiene connotaciones diferentes y más locales. Si bien el 25 de julio tradicionalmente pasa desapercibido, todos los años el alcalde realizaba una ceremonia acompañado de la academia de historia a los pies de la estatua de Sebastián de Belalcázar. Este año no hay estatua.
Ojalá no padezca la misma suerte de la vendedora de chontaduros del club San Fernando que por años duro olvidada en un rincón de alguna bodega. ¿Dónde se realizará la ceremonia en esta ocasión? ¿O simplemente el alcalde obrará como uno de los tantos ciudadanos olvidadizo de esta fecha? Los caleños debemos seguir insistiendo para que la estatua vuelva a su lugar.

Estos hechos me llevan a reflexionar sobre el futuro que nos estamos trazando como nación y ciudad. ¿Qué estamos construyendo y qué futuro le entregaremos a nuestros hijos? Una sociedad que olvida su historia esta condenada a repetir los errores del pasado. Pareciera que nosotros no solo la estamos olvidando, sino que la estamos destruyendo.

Me encantaría poder ver y vivir una ciudad y un país que crece su historia. Es cierto que muchos personajes no se encuentran representados en los monumentos que engalanan nuestros parques. Estoy de acuerdo que es hora que los revindiquemos y creemos esos espacios para quienes hacen falta según un sector de la población. Sin embargo, esta reivindicación no es el llamado a la destrucción de los otros personajes históricos que ya se encuentran representados.

En la ciudad tenemos espacios suficientes para poder construir la visión histórica desde distintas perspectivas. Por ejemplo en el parque al lado del acueducto en la colina de San Antonio, que fue intervenido hace unos meses y cuenta con lindos senderos e iluminación se podría pensar en la construcción de distintos monumentos. Igualmente, el Bulevar del Río o la zona aledaña al CAM son espacios propicios para ser enriquecidos con monumentos. Incluso el Jarillón del río Cauca donde hoy no hay ni siquiera obras de espacio público. Podríamos pensar obras verdaderamente icónicas que representen los logros que como sociedad hemos alcanzado.

Los invito a abrir la imaginación por un par de segundos y pensar en una ciudad reconocida a nivel mundial por muchos y variados monumentos de diferentes artistas y estilos que representan nuestra amplia historia. Por el presupuesto en esta oportunidad afortunadamente no nos tenemos que preocupar. En buena hora la Alcaldía suspendió la obra de enlucimiento de la Avenida Sexta, por 60 mil millones de pesos.
Empecemos por pagar la reparación de la estatua de Sebastián de Belalcázar que vale 20 millones para quedar como nueva.

Obtén acceso total por $9.900/ trimestre Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS