Rusia busca tomar ciudad en el este de Ucrania, que reclama más armas pesadas a Occidente

Mayo 26, 2022 - 01:21 a. m. 2022-05-26 Por:
Agencia AFP
Severodonetsk Ucrania

Una fotografía tomada el 22 de mayo de 2022 muestra el puente destruido que conecta la ciudad de Lysychansk con la ciudad de Severodonetsk en la región oriental de Ucrania de Donbas, en medio de la invasión rusa de Ucrania. ARIS MESINIS / AFP

ARIS MESINIS / AFP

El ejército ruso intenta tomar a toda costa la ciudad de Severodonetsk en el este de Ucrania, que reclama más armas pesadas a Occidente para equipararse al poder de fuego de su enemigo.

En ciertas regiones del Donbás, donde se concentra la ofensiva rusa, "el enemigo es netamente superior en términos de equipo y número de soldados", reconoció el miércoles por la noche el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, en su mensaje diario por video.

Sin embargo, agregó que las fuerzas que defienden el país "resisten la ofensiva extremadamente violenta de las tropas rusas en el este".

Lea aquí: El horror de la guerra: hallan 200 cadáveres descompuestos en un sótano de Mariúpol

"Necesitamos ayuda de nuestros socios y especialmente armas", afirmó. El mismo día, el ministro de Relaciones Exteriores, Dmytro Kuleba, también reclamó más armamento pesado.

Ucrania quiere recibir unidades móviles capaces de disparar varios cohetes simultáneamente.

"Esta es realmente el arma que tanto necesitamos", afirmó Kuleba tras una serie de discusiones con autoridades gubernamentales y empresarios reunidos en el marco del Foro Económico Mundial (WEF) de Davos, Suiza.

"La batalla por el Donbás se parece mucho a las batallas de la Segunda Guerra Mundial", explicó a periodistas.

Según Kuleba, "algunas ciudades y pueblos no existen más" en esta región del este de Ucrania, sometida desde hace días a intensos bombardeos.

"Han sido reducidas a ruinas por la artillería rusa, por los sistemas rusos de lanzamiento múltiple de cohetes", señaló el ministro, quien agregó que ese es precisamente el tipo de armas que necesita su país.

Las fuerzas rusas se acercan cada vez más a Severodonetsk, una ciudad de unos 100.000 habitantes antes de la guerra, cuya conquista es clave para que Rusia controle totalmente el Donbás, una cuenca minera parcialmente ocupada por separatistas prorrusos apoyados por Moscú.

Tanto es así que "las tropas rusas avanzaron hasta estar tan cerca que pueden disparar morteros" sobre Severodonetsk, dijo el miércoles Sergei Gaidai, gobernador de la región.

Según él, la ciudad "simplemente está siendo destruida".

"La situación en la ciudad es muy difícil. Ayer ya había combates en la periferia" de Severodonetsk, agregó Gaidai, quien adelantó que "la próxima semana será decisiva".

Sin habitantes

Sin embargo, Gaidai dijo el miércoles por la noche que la ciudad "no está rodeada", de manera contraria a lo afirmado por una autoridad de los separatistas prorrusos.

Unas 15.000 personas siguen allí y en los pueblos vecinos, y la mayoría no se quiere ir pese a los bombardeos incesantes, afirmó.

En esta región, las ciudades en la línea de frente han quedado sin habitantes y quienes permanecen, a menudo ancianos, pasan la mayor parte del tiempo escondidos en sótanos.

Como en la ciudad de Soledar, a algunas decenas de kilómetros de Severodonetsk, donde Natalia, de 47 años, salió a la calle "solo para ver gente".

"Necesitamos saber que no estamos solos y que todavía hay vida por aquí", declaró.

En la ciudad vecina de Lysychansk, la policía tomó el control de los servicios funerarios para enterrar a los muertos, dijo Gaidai. Al menos 150 personas tuvieron que ser enterradas en una fosa común, agregó.

"Los países que demoran el suministro de armas pesadas a Ucrania deben entender que cada día que pasan decidiendo, sopesando diferentes argumentos, hay gente muriendo", insistió Kuleba en Davos.

Y ante la preocupación por la incapacidad actual de Ucrania de exportar granos debido al bloqueo ruso de sus puertos, el ministro señaló las conversaciones de Kiev con la ONU sobre la posibilidad de un paso seguro desde el puerto de Odesa.

En su intervención por videoconferencia a Davos, el presidente Zelenski pidió el miércoles a sus aliados occidentales que dejen de ser considerados con Rusia o sus intereses.

"Haga lo que haga el Estado ruso, siempre hay alguien que dice 'tengamos en cuenta sus intereses'. Este año en Davos lo hemos escuchado", lamentó.

"Debemos hacer todo lo posible para que el mundo se acostumbre permanentemente a tener en cuenta a Ucrania. Para que los intereses de los ucranianos no sean anulados por los intereses de quienes siempre tienen prisa por ir a otra reunión con el dictador", manifestó sin nombrar al presidente ruso, Vladimir Putin.

"Europa unida"

Previamente, el miércoles, Zelenski reclamó "el apoyo de una Europa unida", y lamentó la falta de cohesión occidental frente a esta guerra que acaba de entrar en su cuarto mes.

En el frente sur, Moscú consolida su dominio sobre los territorios que ha conquistado los últimos tres meses.

Rusia anunció que permitirá a los habitantes de las regiones de Zaporiyia y Jersón solicitar pasaporte ruso mediante un "procedimiento simplificado".

Ucrania denunció tal medida como una prueba de las intenciones rusas de anexionar estos territorios.

"El otorgamiento forzoso de pasaportes a los ucranianos en Jersón y Zaporiyia es una nueva prueba del objetivo criminal de la guerra de Rusia contra Ucrania", declaró en un comunicado el ministerio ucraniano de Relaciones Exteriores.

En el frente diplomático, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, declaró que "confía" en un acuerdo sobre un embargo de la Unión Europea al petróleo ruso para el lunes, cuando comience una cumbre europea centrada en ese tema, pese al bloqueo de Hungría.

Ese embargo es indispensable, según Kiev, que el miércoles en Davos llamó a la comunidad internacional a "matar las exportaciones rusas".

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS