¿Qué le depara al Perú luego de la disolución del Congreso?

Escuchar este artículo

¿Qué le depara al Perú luego de la disolución del Congreso?

Octubre 06, 2019 - 03:36 p.m. Por:
Redacción de El País
Martín Vizcarra, presidente de Perú

Martín Vizcarra, presidente de Perú

EFE

Mientras la oposición fujimorista insiste en tildar de inconstitucional al presidente de Perú, Martín Vizcarra, por disolver el Congreso y convocar a elecciones legislativas para el 26 de enero del 2020, el país andino apenas empieza a vislumbrar las posibles consecuencias que esta situación podría acarrear.

Entre la polarización, los efectos negativos en la economía y un ejercicio político fracturado, ya se comienzan a resolver algunos interrogantes y a plantearse hipótesis sobre el futuro de Perú.

¿Se puede disolver el Congreso?

Lo que se sabe es que Vizcarra aplicó una norma constitucional que le habilita para disolver el Congreso y convocar elecciones legislativas en un plazo de cuatro meses, si la Cámara rechaza tomar en consideración dos proyectos de ley del Gobierno.

El primero de estos rechazos había sucedido en septiembre de 2017 durante el mandato de Pedro Pablo Kuczynski, quien permanece en prisión domiciliaria por nexos con el escándalo de corrupción de Odebrecht.

En esta última ocasión el Gobierno Vizcarra planteó una moción de confianza ligada a una reforma del procedimiento de designación de magistrados del Tribunal Constitucional. Sin embargo, el pasado lunes el Legislativo primero eligió a los miembros del Tribunal y después analizó el planteamiento del Ejecutivo.

Lo anterior generó que, una vez elegido un nuevo magistrado, el Jefe de Estado anunciara la disolución del Parlamento, pues dio por hecho que la cuestión de confianza le había sido denegada. Pero cuando ya había iniciado su intervención, el Congreso votó otorgándole la confianza.

Según explica Henry Rafael, presidente del Instituto de Comunicación Política y Gobierno de Perú, el debate constitucional que rodea lo sucedido está en que técnicamente es legal que el Legislativo haya elegido al magistrado, pero por decisión política pudo haber analizado primero la moción de confianza.

Lea también: Gobierno ecuatoriano reitera disposición al diálogo tras suspensión de protestas

“Es decir, actuó de manera legítima, pero no de manera política y el Presidente lo interpretó como una negación, ese el gran dilema, porque en ningún lugar del mundo las leyes se interpretan para ejecutar. Para que haya un rechazo debe haber una votación, y de hecho la votación posterior le concedió la confianza”, dijo el experto.

Lo que viene

Para Henry Rafael, la consecuencia más importante que deja el cierre del Parlamento es la polarización. Explica que “ya se ve la inmediata reacción de los grupos de izquierda haciendo de este cierre al Congreso un triunfo político, que llama ahora la convocatoria a una asamblea constituyente para cambiar la Constitución del país en aras de modificar el modelo económico”.

En cuanto a las consecuencias políticas, explica que Vizcarra nombró un gabinete ministerial casi de emergencia con ningún rostro significativo de la política peruana, “es más bien un gabinete vinculado a su entorno personal y a su vinculo regional, sin ningún liderazgo”.

“Se espera que este gabinete se ponga a trabajar en los temas del país, ya que a nivel económico sí se está sintiendo un proceso de paralización de la economía muy marcado. El mismo Gobierno de Vizcarra había planificado tener 4 % de crecimiento, luego bajó a 3,2 % y ultimamente la proyección está en un 2,2 %, con lo que se estima que el cierre va a ser muy dramático para el país”, planteó Henry Rafael.

Sobre la posibilidad de que se adelanten elecciones dice que no es conveniente, pues lo más beneficioso hubiera sido que el Congreso apruebe el proyecto del Mandatario, espere elecciones y se vayan todos.
“Sin embargo, queda claro que Vizcarra no quiere abandonar su Gobierno, por ello cerró el Parlamento, y vamos a tener una elección que solo funcionara un año, es decir, estos nuevos congresistas no van a poder postularse para el siguiente mandato constitucional 2021-2026”.

Asimismo, Henry Rafael refiere que lo que viene para Perú es difuso: “Hay todavía una discusión sobre quién va a decidir sobre si el acto de cierre fue o no constitucional. El mejor escenario para el país es que eso se pueda determinar en el menor tiempo posible, además de que el Presidente convoque al diálogo y evalúe hasta qué punto su misma presencia permite el desarrollo de una relación respetuosa de las fuerzas políticas. Lo peor sería que el clima de polarización continúe a un nivel de anarquía civil en las calles que pueda llevar a una situación más delicada”.

Finalmente el experto agregó: “Hoy Perú vive una tensa calma, no por no considerar que esto los afecte, sino porque en general están hartos de la política de los dos lados, su lema es: ‘que se vayan todos’”.

¿Cómo llegaron aquí?

La crisis que atraviesa Perú es el reflejo de una abierta división entre el gobierno y el Congreso desde las elecciones generales de 2016, cuando el partido fujimorista Fuerza Popular logró la mayoría parlamentaria.
Vizcarra ha acusado a Fuerza Popular, dirigido por Keiko Fujimori, de tratar de usar las instituciones democráticas para su beneficio personal.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad