Con maleta en mano, el papa Francisco emprendió su viaje a Río de Janeiro, Brasil

Escuchar este artículo

Con maleta en mano, el papa Francisco emprendió su viaje a Río de Janeiro, Brasil

Julio 22, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | EFE
Con maleta en mano, el papa Francisco emprendió su viaje a Río de Janeiro, Brasil

El papa Francisco camina hacia el avión que lo llevará de visita a Brasil, su primera salida al extranjero como pontífice.

De esta forma, el Papa inicia su primer viaje internacional como sumo pontífice, que se extenderá hasta el próximo 29 de julio.

El papa Francisco emprendió este lunes viaje desde Roma a Río de Janeiro, donde presidirá la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud, JMJ, católica.El avión en el que viaja el Pontífice, un Airbus A330, de la compañía italiana Alitalia, despegó del aeropuerto de Fiumicino a las 08.55 a.m. (hora local - Roma) y tiene previsto aterrizar en el aeropuerto Galeao/Antonio Carlos Jobim de Río de Janerio a las 4:00 p.m. (hora local), tras haber recorrido los 9.200 kilómetros que separan ambas ciudades.El Pontífice, que llevaba personalmente un bolsa negra de viaje, volará acompañado del secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone; del Sustituto ("número tres" del Vaticano) de la Secretaría de Estado, el arzobispo Giovanni Angelo Becciu, y de miembros de ese departamento.También acompañan a Francisco los cardenales Marc Oullet, canadiense, presidente de la Comisión Pontificia para América Latina, y Joao Braz de Aviz, brasileño, prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada.Una vez en Brasil se unirán al séquito papal el arzobispo de Río de Janeiro, Orano Joao Tempesta; el cardenal presidente de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil, Raymundo Damasceno Assis, y el cardenal Stanislaw Rylko, presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, del que dependen las JMJ, y el nuncio, Giovanni DAniello.También le acompañan el Maestro de Ceremonias Pontificias, Guido Marini; su médico personal, Patrizio Polisca; el organizador de los viajes papales, Alberto Gasbarri; miembros de la seguridad del Vaticano y más de medio centenar de periodistas, fotógrafos y cámaras de televisión.El Pontífice fue despedido en el aeropuerto por el presidente del Gobierno italiano, Enrico Letta, y el obispo de Porto-Santa Rufina, del que depende Fiumicino, Gino Reali.A bordo del avión, Francisco se reunió con los periodistas de todo el mundo que le acompañan en este vuelo."Este primer viaje es para encontrar a los jóvenes, a los que quiero encontrar no aislados, sino en medio del tejido social. En sociedad, ya que cuando aislamos a los jóvenes les hacemos una injusticia pues les quitamos la pertenencia" , añadió el Papa. Francisco agregó que "los jóvenes pertenecen a una familia, una patria, una cultura y una fe y hay que mantener esa pertenencia. Ellos son el futuro de un pueblo, porque tienen la fuerza, la juventud y van hacia delante" , pero también recordó que "en el otro extremo de la vida, están los ancianos"."Un pueblo tiene futuro si camina hacia adelante, con los jóvenes, con la fuerza que llevan y también con los ancianos, porque ellos son la sabiduría de la vida" , dijo el papa argentino, quien subrayó "como muchas veces se comete la injusticia de dejar de lado a los ancianos al pensar que no tienen nada que darnos, pero ellos tienen la sabiduría de la vida, la historia de la familia y de la patria".Por ello, explicó que quiere encontrar a los jóvenes "en su tejido social, es decir, también con los ancianos" .Minutos antes el Sumo Pontífice expresó desde en su cuenta en la red social Twitter mientras volaba hacia Brasil su "gozo" porque dentro de poco estaría en Río de Janeiro para encontrarse con los jóvenes en ocasión de la Jornada Mundial de la Juventud."Llego a Río en unas horas y mi corazón está lleno de gozo porque dentro de poco estaré con ustedes para celebrar la XXVIII JMJ" , se lee en el tuit del Papa argentino.Expectativa por llegada del PapaCon gran expectativa se espera la llegada del papa Francisco a Río, donde al menos un millón de personas participarán en la Jornada Mundial de la Juventud , que se extenderá hasta el 28 de julio. Muchos creen que "el cristianismo es aburrido, no. Es un camino de alegría... dar, como en la teoría del boxeador: es mejor dar que recibir" , dijo Yessica Ramírez, una estudiante de administración financiera en Medellín. "Yo opté por tener a Dios en mi corazón" , agregó entre risas la joven de 22 años acompañada de dos chicas que también viajaron desde su natal Colombia para asistir a la Jornada y aprovecharon las últimas horas del domingo para tomar un baño en las famosas playas de Ipanema. Como muchos jóvenes que han llegado a Rio de Janeiro desde todos los rincones de América Latina para ver al pontífice, quien realiza su primer viaje desde que fue elegido en marzo, Ramírez destacó que el mensaje del santo padre será el lema de la Jornada, el de esparcir la palabra de Dios por el mundo: "Id y haced discípulos a las naciones". En un mundo donde las mismas cifras de la iglesia dan cuenta de una reducción de sus seguidores, el encuentro de los jóvenes, una jornada que promueve el Vaticano desde fines de los años 80, la religiosidad expresada por muchachos y muchachos de toda la región sorprende hasta a los mismos peregrinos. En Rio de Janeiro "uno se da cuenta que nos une a todos la misma cosa... es como estar en casa" , aseguró a Vanessa Castro, una ingeniera industrial de 24 años, también de Medellín, al expresar su sorpresa sobre cuántos jóvenes latinos ha conocido y que participan en distintos grupos religiosos. "El papa es la representación de Dios (en la tierra) y su mensaje es para quien crea o no... la iglesia es universal" , aseguró. Promover esa devoción de muchachos y muchachas, que se congregan en una gran convivencia en que se les puede ver tomándose fotos en grupos, cantando y disfrutando de la ciudad o acudiendo a misa en esta ciudad, es uno de los grandes retos del papa, el otrora cardenal argentino y jesuita, Jorge Mario Bergoglio, de 76 años. Lina Espinoza, una promotora comercial mexicana, lamentó que no podrá acompañar al papa en su recorrido por el centro de Río, porque está comprometida a trabajar de voluntaria en la principal terminal de buses de la ciudad carioca para recibir y dar orientación a los peregrinos. "Los peregrinos son una gran familia, aquí se destila convivencia y amor", comentó Espinoza, de 34 años, para quien el mensaje que traiga el pontífice solo tendrá significado si cada participante lo incorpora a su vida. "El papa no es Dios, él no va a hacer cambios en nuestras vidas. Él es un mensajero que nos dará una pauta, cada uno tiene saber asimilar su mensaje para transformar su vida" , agregó. Fernando Altemeyer, teólogo de la Universidad Católica de Sao Paulo, que la calidez y la comprensión están directamente relacionadas con Francisco como el primer papa de América Latina, una región donde ha estado expuesto a las duras realidades de la vida, en comparación con los papas europeos. "Le permite entender y promover un catolicismo que se siente en el cuerpo, que es visceral" , dijo Altemeyer. "Eso cambia un catolicismo que por cientos de años se ha sentido más en la mente, que ha sido más un catolicismo europeo" , añadió. En Brasil, el santo padre se mantendría lejos de temas candentes como el aborto o matrimonios de parejas del mismo sexo y centraría su mensaje en que la iglesia debe enfocar su atención en los más pobres y que el clero debe llevar una vida de servicio y humildad. Brasil, como algunos otros países de la región, permite el aborto en caso de violación, riesgo de la vida de la madre o que el niño tenga anencefalia y la Corte Suprema en el 2011 permitió la unión civil de parejas del mismo sexo. El santo padre también podrá tocar el tema de la pobreza cuando se reuna con la presidenta Rousseff, quien enfrentó graves protestas el mes pasado y se espera que durante la visita de Francisco también puedan surgir manifestaciones. La brasileña Sara Gerusa, de 19 años, siente que el prelado argentino habla un lenguaje más accesible a los jóvenes por su simpleza y por hablar en español, un idioma que sus compatriotas están acostumbrados a escuchar. "Él tiene un estilo más cercano a nosotros, huye del discurso teológico y utiliza un lenguaje más coloquial" , comentó Gerusa, mientras caminaba junto a otros peregrinos de su país por la playa de Ipanema. "Para nosotros brasileños es como si fuera uno de nosotros, entendemos su lenguaje" . Francisco no tendrá problemas si todos comparten el fervor de Gerusa. Sin embargo, ella es una excepción como los otros miles de peregrinos que han llegado a Brasil desde toda América Latina, la región del mundo con mayor población de católicos: un 42% de los 1.200 millones que hay en el mundo. Este es el segundo viaje del papa Bergoglio (el pasado 8 de julio viajó a la isla italiana de Lampedusa, a un centenar de kilómetros de las costas de norte de África) y el primero internacional, tras ser elegido papa el pasado 13 de marzo.Esta es la primera vez que Francisco visita Brasil y la primera JMJ que preside, que ha "heredado" de Benedicto XVI, que tenía previsto asistir, pero renunció al papado el 28 de febrero pasado. Francisco regresará a Roma a media mañana del 29 de julio próximo.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad