Se agrava crisis humanitaria en la frontera: no cesan los combates entre ELN y disidencias

Enero 19, 2022 - 01:15 a. m. 2022-01-19 Por:
Colprensa
Ejército Nacional

Más de 600 hombres del Ejército Nacional se encuentran en puntos estratégicos para reforzar la seguridad en Arauca. Los uniformados desplegados cuentan con entrenamiento diferencial en combate rural, urbano y operaciones antisecuestro.

Cortesía Ejército Nacional

Los enfrentamientos entre las disidencias de las Farc y el ELN se han vuelto el pan de cada día en diferentes regiones del país. En Arauca la crisis humanitaria es cada vez más compleja e incluso, este viernes, la Defensoría del Pueblo reveló que los enfrentamientos entre estos grupos armados ya se estarían desplazando también a territorio venezolano.

El defensor del Pueblo, Carlos Camargo, advirtió que cerca de 54 venezolanos llegaron a las oficinas de la Regional de Vichada en búsqueda de protección y garantías a sus derechos, además, para evitar el reclutamiento de adolescentes por parte de estos grupos ilegales.

La situación en las regiones es tan preocupante que el propio ministro de Defensa, Diego Molano, no descartó que se presenten hechos violentos en otras partes del país en donde estos grupos armados se disputan las rentas criminales.

Esta grave situación también ha sido alertada por la Defensoría del Pueblo a través del Sistema de Alertas Tempranas, con 29 reportes sobre el posible riesgo que enfrentan las comunidades ante la presencia de estos grupos armados en el territorio. 16 de estos señalan que existe un grave peligro, y seis de ellas aseguran que hay un riesgo inminente.

Lea además: Alias El Indio sería el autor del asesinato del niño ambientalista Breiner Cucuñame

Buenaventura, Valle del Cauca; El Carmen, Teorama y Convención, Norte de Santander; Puerto Carrreño, Vichada; Arauca; Sácama, La Salina, Támara, Yopal y Aguazul, Casanare; Pajarito, Paya y Pisba, Boyacá, son las ciudades y municipios que encabezan estas alertas tempranas.

Así entonces, tras más de cinco años de la firma del Acuerdo de Paz entre el Gobierno y las Farc, las filas Eln y las disidencias parecen aumentar constantemente en número de hombres y capacidad militar, a pesar de los golpes de las Fuerzas Militares contra sus cabecillas.

Así lo advierte Carlos Augusto Chacón, Director Académico y de Seguridad y Defensa del Instituto de Ciencia Política, Hernán Echavarría, quien en conversación con Colprensa, aseguró que las Disidencias y los ‘elenos’ cada día toman más fuerza, pues se han vuelto a presentar reclutamientos en las regiones.

“El Estado ha fallado en las políticas frente al reclutamiento forzado de menores de edad. El ELN y las disidencias de las Farc están nuevamente reclutando y esa es una de las prácticas más efectivas para crecer que han tenido esos grupos”, asegura Chacón.

El experto agrega que hay impunidad frente a las más de 18 mil víctimas de reclutamiento, situación que es aprovechada por estos grupos armados ilegales. “En los últimos ocho años la capacidad instalada que se tenía contra estos grupos se debilitó y se permitió que las economías ilícitas resurgieran”, añade.

La más reciente alerta temprana por parte de la Defensoría del Pueblo
fue para Cali, en donde se encuentra alrededor del 97 % del territorio en situación de riesgo.

¿Cómo se están organizando estos grupos armados?

Según el informe ‘Los Focos del Conflicto en Colombia’, de Indepaz, las disidencias de las Farc se distribuyen en tres grandes grupos, tienen presencia en 123 municipios y concentran sus acciones armadas en Antioquia, Cauca, Norte de Santander, Arauca, Meta y Nariño.

El grupo más grande de las disidencias, y tal vez el más temido, es el liderado por Miguel Botache Santillana alias ‘Gentil Duarte’, el cual cuenta con aproximadamente 2700 integrantes, distribuidos en 12 estructuras.

“El pie de fuerza del ‘bloque Suroriental’ les ha permitido copar varios territorios, tener movilidad constante y llegar a disputar zonas con otros grupos armados con poderes frágiles, que son cooptados y que al final terminan tercerizando su accionar con estos viejos conocidos de la guerra”, se lee en el informe.

El siguiente en la lista es la ‘Segunda Marquetalia’, liderada por Luciano Marín Arango alias Iván Márquez, pues cuenta con 2000 hombres en 10 estructuras, que son conformadas por grupos que en algunos casos no sobrepasan las 30 personas y en su mayoría, “son nuevos reclutas que no tienen formación política ni militar y que han buscado por medio de alianzas con grupos locales generar un poder que les permita ganar territorio y control sobre zonas del país como Nariño, Cauca, Putumayo, el Bajo Cauca antioqueño, la zona de los llanos orientales y del Catatumbo, en Norte de Santander”.

Lea también: Lo que hay detrás de la reciente ola de ataques del ELN

Además, Indepaz dice que este grupo sigue en una fase de formación y configuración con algunas incursiones regionales aún incipientes.

Por último, está el ‘comando coordinador de Occidente’ que, según el informe cuenta con 500 hombres en ocho estructuras, el cual gracias a una alianza con alias ‘Gentil Duarte’ ha logrado un cierto control en el departamento del Cauca y presencia en los departamentos de Huila, Nariño, Tolima y Valle del Cauca.

Con relación al ELN, el Instituto revela que este grupo armado ilegal tiene cerca de 3000 hombres distribuidos en ocho frentes de guerra y el ‘comando central’ (Coce), los cuales tienen actividad en 211 municipios de 23 departamentos, pero concentran sus acciones armadas en Antioquia, Chocó, Cauca, Norte de Santander y Arauca.

“Vemos situaciones de disputa, en las que han hecho uso de tácticas de guerra en afectación de comunidades, esto es instalación de minas antipersonales, secuestros, uso de menores en sus filas, restricciones de movilidad y enfrentamientos en sectores poblados”, dice Indepaz.

Asimismo, aseguran que la región que se puede considerar de dominio es el llamado ABC, conformado por algunas zonas de los departamentos de Arauca, Boyacá y Casanare, en conexión con el interior del país y la frontera con Venezuela.

Las Fuerzas Militares y la Policía cuentan con más de 6800 soldados del Ejército Nacional cubriendo cerca de 450 kilómetros, garantizando la seguridad en el departamento de Arauca. 

¿Se seguirán expandiendo los enfrentamientos?

De acuerdo con Carlos Augusto Chacón, las confrontaciones entre estos grupos armados tienen un contexto complejo de entender, pues hay zonas del país donde conviven y otras zonas en donde constantemente se enfrentan.

“El problema en Colombia en este momento es que hay redes criminales y hay amenazas de cuarta generación. Existen grupos criminales que controlan distintas partes del territorio, la población y los medios de producción, incluso mezclan las economías ilícitas, con economías lícitas”, dice el experto.

El Director Académico y de seguridad y Defensa del Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría, además, asegura que hay corredores estratégicos que posiblemente seguirán siendo utilizados por estos grupos criminales para controlar las economías ilícitas.

“Hoy en día estos grupos no tienen la misma vocación nacional que tenía las Farc, están concentrados en lo local, pero eso no quiere decir que en la medida que se sigan fortaleciendo no van a querer controlar más zonas”, dice el experto, quien advierte que el principal dinamizador de la violencia en este momento es Venezuela.

Le puede interesar: ¿Qué causa la violenta disputa entre las disidencias de las Farc y el ELN en Arauca?

A su turno, Andrés Nieto, profesor de Seguridad de la Universidad Central, dice que hay redes de apoyo entre los grupos delincuenciales en los municipios y en grandes ciudades del país, “por lo que se estima que las disidencias y el ELN ya están presentes en más de 150 municipios”.

Nieto insiste en que la confrontación de los grupos ilegales van más allá del control por la droga, sino que las rentas criminales terminan apoyándose también en el secuestro, extorsiones y en el desplazamiento.

“En la medida que el Estado no llegue a las zonas más apartadas del país con una completa oferta social que ayude a los ciudadanos y se intervengan los territorios, las dinámicas posiblemente no van a cambiar y se van a seguir extendiendo”, aseveró.

Puerto Nariño, La Esmeralda, Aguachica, La Paz y El Botalón, ubicados en los municipios de Saravena y Arauquita, son los sectores que cuentan con presencia militar.

Territorios en disputa

Entre los principales focos de confrontación armada, según el informe de Indepaz, se encuentran los municipios de Argelia y El Tambo, en el Cauca, lugares que permiten el ingreso al Pacífico por medio del control del río Micay. Allí, actualmente existen disputas entre el frente José María Becerra del ELN y el frente ‘Carlos Patiño’, del Comando Coordinador de Occidente.

“Este último entró con fuerza a inicios del año 2020, con el fin de sacar de la zona al ELN, en el marco de un contexto de riesgo para los firmantes del acuerdo, quienes han sido amenazados por el frente ‘Carlos Patiño’ para que se adhieran a la estructura, impartiendo un discurso que advierte sobre su poder militar y económico por medio del manejo de distintas economías ilegales. Algunos firmantes en medio de estas presiones han sido asesinados” dice el informe.

Otro lugar donde se presentan fuertes enfrentamientos, es en el norte del Cauca y el Sur del Valle (Suárez, Buenos Aires, Caloto, Corinto,
López de Micay y Santander de Quilichao, ubicados en el norte del departamento del Cauca y Buenaventura, Dagua y Jamundí, en el sur del Valle del Cauca), entre el ‘comando coordinador de Occidente’ y el ELN.

Entre tanto, en Norte de Santander, en la zona del Carmen, Teorama y Convención, las autoridades tienen información de que el ELN realizó una avanzada para exterminar al grupo paramilitar conocido como ‘Los Pelusos’ y mientras que esto sucedida las disidencias fueron avanzando en territorio.

Tres (3) meses de acceso ilimitado por $4.700. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS