"El 90% del país hoy goza de más seguridad": Mindefensa

Noviembre 27, 2017 - 11:30 p. m. 2017-11-27 Por:
Miguel André Garrido, Colprensa
Luis Carlos Villegas

Luis Carlos Villegas, ministro de Defensa.

Colprensa

y optimista se le ve a Luis Carlos Villegas: “Soy el primer Ministro de Defensa en 54 años que llega a la oficina a las 7:00 de la mañana todos los días y no pregunta por las Farc”, dice sonriente.

Para el funcionario, lo que se celebró el pasado 24 de noviembre es uno de los acontecimientos más importantes para la seguridad de Colombia, por lo menos, en el último siglo. No solo fue el primer año de la firma del Acuerdo de Paz, es saber que gracias a esa decisión, los habitantes de más de 300 municipios del país han podido ver la diferencia de pasar de la guerra a la paz.

Del primer año sin las Farc en el escenario de la guerra, de los líderes sociales asesinados, de los cultivos ilícitos, habló con Colprensa el Ministro de Defensa.

En el país hay una percepción de inseguridad alta, ¿qué dice usted al respecto?

Hay de todo. El prisma de la campaña política hay que aplicárselo, desde hace dos meses, a casi todas las cosas que desde la política vienen a la discusión nacional. Hay que ponerle prisma a quienes dicen que el Gobierno ha incumplido todo, a quienes hablan de los espacios territoriales y de los desertores, lo mismo a quienes dicen que en las zonas donde estaban las Farc todo es un caos.

Pero esa es la realidad, ¿o no?

Todos estos temas los debemos recibir con beneficio de inventario, pero eso no quiere decir que al irse las Farc no haya habido una gran tentación del ELN, de Los Pelusos, del Clan del Golfo o de Los Puntilleros por tomarse esas rentas ilícitas.

La intención ha sido clara y está ahí, pero el que lo hayan logrado, es lo que no creemos. En eso fracasaron. Este año el Clan del Golfo ha perdido a 35 de sus cabecillas de nivel medio hasta los más altos, incluido ‘Inglaterra’, quien reemplazó a ‘Gavilán’. Ambos fueron dados de baja por la Fuerza Pública. El Clan del Golfo tenía 4200 hombres hace seis años y hoy tiene 1200. Han perdido sus cuadros principales. ‘Los Puntilleros’ también generan ruido, lo mismo que ‘Los Pelusos’. Así que no es cierto que estas organizaciones se estén tomando las regiones. Lo que la gente está recelando es la presencia de los grupos residuales de las Farc que son virulentos, simples reductos de crimen organizado, mafiosos capaces de las peores prácticas de la guerra.

¿Dónde está la mayor afectación de estos grupos residuales?

Se trata de 500 o 600 hombres que están ubicados en distintas zonas, como Guaviare, Nariño, Cauca.

¿Cuando se podrá ver una reducción en el problema social y de seguridad?

Hoy existen zonas en las que claramente tenemos problemas, pero también es cierto que los problemas que se viven en Nariño ahora no son los mismos de hace cinco años; y los del Catatumbo, no son los mismos de hace cuatro años, o los de hace una semana, antes de la muerte de ‘Inglaterra’. Lo mismo pasa en Chocó. Le puedo decir que el 90 % del país goza de mejores niveles de seguridad. La muestra de esto es que ha disminuido la violencia, las muertes y la extorsión.

Expertos señalan que las disidencias de las Farc se han duplicado...

Nosotros tenemos un conteo que se actualiza frecuentemente y las disidencias de las Farc están integradas por un 6 % o 7 % del total de lo que eran las Farc, eso equivale a 500 o 600 personas. Nosotros no tenemos datos de traslados masivos hacia las disidencias.

Se habla de un plan para asesinar a alias ‘Romaña’. ¿Qué sabe de eso?

Yo creo que todo el mundo tiene derecho a tener miedo. El miedo que se le tuvo a ‘Romaña’, ahora él dice sentirlo. Ahora, me gustaría saber de posibles traslados de integrantes de las Farc, que tienen libertad de movimiento, para poder darles la seguridad.

Timochenko le manifestó al Presidente Santos preocupación por su seguridad y la de los desmovilizados...

Entiendo las preocupaciones en materia de seguridad. Esas informaciones las recibimos en la Fuerza Pública con gran interés y con toda la decisión de investigarlas y de reforzar en aquellos sitios donde sea necesario. La seguridad de unas Farc desarmadas y reincorporadas es la prioridad en materia de espacios territoriales para la Fuerza Pública.

Tumaco es una de las zonas más amenazadas por las disidencias, ¿qué están haciendo en ese caso?
Allí las Fuerzas Armadas están en plena operación, con más de 12.000 hombres, con la Fuerza de Tarea Hércules y la campaña militar y policial Atlas. Las órdenes están dadas y estamos adelantando acciones, por eso logramos dar con los depósitos y armas de las disidencias y ya se han dado numerosas bajas y capturas.

¿Y con los asesinatos de los líderes?

Es claro que un solo asesinato de un líder social es muy doloroso, muy triste. En las cifras de 2017 tenemos 54 asesinatos avalados por Naciones Unidas. Estos casos se han producido en Cauca, Antioquia, Valle, Norte de Santander y Chocó.

Lo positivo es el grado de efectividad de la Fiscalía y la Policía, pues se ha podido saber quiénes son los responsables. Ese porcentaje ha llegado al 60 % y cuáles son las causas. Muchos de estos hechos obedecen al micromundo del crimen y para poder atender estos hechos de líderes sociales hemos venido adelantando acciones y dispuesto cuerpos especializados.

¿Le preocupa lo que ha pasando con la Justicia Especial para la Paz (JEP) en el Congreso?

Al Congreso le gusta el suspenso, pero yo creo que la JEP va a pasar, y vamos a hacer todos los esfuerzos para ello. La JEP es una necesidad, no es una necedad. Hay un compromiso de Estado de tener un sistema especial de justicia, el tema ya lo ha mirado todo el mundo, la Corte Constitucional le dio el aval. Este sistema es para la reconciliación después del conflicto, no para exacerbar las heridas y no solucionar los problemas de los agentes del Estado. Allí hay beneficios para militares.

¿Será que sí se vuelve trizas el acuerdo, como se ha dicho?

Las expresiones acerca de que se va a volver trizas el acuerdo no me desvelan porque esto tienen una armazón jurídica muy sólida, de la comunidad internacional y de manera bilateral en más de un centenar de países que respaldan el acuerdo. Yo diría que en los próximos 10 o 15 años no es imposible hacer trizas el acuerdo, aunque seguro sí habrá ajustes.

¿Cuál va a ser su prioridad en los últimos ocho meses del Gobierno?

Precisamente, visibilizar los esfuerzos de la Fuerza Pública y de su presencia en todo el país.

¿Cómo va la lucha contra los cultivos ilícitos?

El discurso del crecimiento desbordado de esos cultivos es de hace dos años. Hoy tenemos 47.000 hectáreas de erradicación forzosa, esto equivale a la tercera parte del Valle del Cauca o a la totalidad de la Sabana de Bogotá. Además, está la sustitución, ya van 12.000 hectáreas erradicadas voluntariamente y para mayo de 2018 van a estar por encima de las 50.000 hectáreas. En total, este Gobierno va a entregar más de 100.000 hectáreas erradicadas y sustituidas, seguramente eso no va a coincidir con el descenso porque hay resiembra y zonas a las que no hemos llegado. Creo que para el 2019 Colombia va a dejar de ser el primer productor de hoja de coca y de cocaína.

¿Pero hay preocupación por el incremento?

Los cultivos sí son una gran preocupación y los estamos combatiendo, pero ya las consecuencias criminales no son las mismas de hace varios años. Este año van 390 toneladas incautadas, estas valen US$12.000 millones en Nueva York, eso equivale a 28 toneladas más que toda la incautación de 2016, por lo cual la incautación de este año va a ser récord.

Pero Colombia recibió una advertencia de descertificación...

Ese es un episodio que ya pasó. Entiendo los mensajes que nos han mandado, las entrevistas, las llamadas al presidente Juan Manuel Santos, al general Naranjo, las visitas mías a Estados Unidos. Ese es un tema superado. Creo que lo que hicieron fue jugar a la política en el sentido de dar un mensaje que pudiera cubrir el siguiente gobierno, cualquiera que sea.

VER COMENTARIOS