Los famosos también se deprimen: la alerta que la confesión de J Balvin da sobre la salud mental

Escuchar este artículo

Los famosos también se deprimen: la alerta que la confesión de J Balvin da sobre la salud mental

Noviembre 17, 2019 - 07:55 a. m. Por:
Redacción de El País 
J Balvin, cantante paisa

J Balvin es uno de los más exitosos reguetoneros colombianos y aseguró que a diario lucha con sus efectos. Ha invitado a sus fanáticos a que pidan ayuda cuando atraviesen situaciones similares.

Foto tomada de Instragram

"Quería mandarle un mensaje a todo el mundo para que recuerden que soy un ser humano igual a ustedes. El mensaje es para todos los que están ahí en un hueco y la están pasando mal, yo también la paso mal a veces. Yo también me siento raro y también me dan ganas de salir corriendo”. Esto comentaba los primeros días de septiembre el cantante de reguetón J Balvin en su red social de Instagram. ¿La razón? Desde hace varios años el artista comentó públicamente que sufre de depresión y ansiedad y ha sido muy transparente con sus seguidores sobre su estado mental, abriendo así el debate sobre la importancia de la salud mental, incluso cuando se es famoso y se cree que se está a salvo de cualquier padecimiento.

J Balvin no es el único famoso de quien se conocen sus episodios depresivos. El cantante Justin Bieber ha comentado que desde hace dos años la padece y, según ha comentado el artista en diferentes entrevistas, su primer episodio depresivo se le presentó durante su última gira mundial ‘Purpose Tour’, en la cual manifestó sentirse “solo y vacío y con una tristeza general que poco a poco me fue consumiendo”.

Tal fue la gravedad del episodio depresivo que el cantante tuvo que cancelar sus encuentros VIP con sus fanáticos, por los cuales el artista pop cobraba más de 1.800 euros, según se detalló en ese momento.
Pero, ¿qué es la depresión? ¿Es la fama, en el caso de las figuras públicas, un detonante de este padecimiento mental?

De acuerdo con el médico psiquiatra y profesor en psiquiatría de la Universidad del Valle, José Miguel Salmerón, la depresión es una enfermedad del cerebro “no una debilidad de carácter o personalidad. Sentirse triste no es depresión. Y para poder diagnosticarla debe de haber presencia de síntomas durante la mayor parte del día y durante más de 15 días consecutivos”. Comenta el experto que algunos de los síntomas son ánimo triste o decaído, sensación de cansancio físico y mental, dificultad para concentrarse, problemas para dormir, alteraciones del apetito, pensamientos pesimistas y poca o ausencia de autoestima.

Lea también: Este es el panorama de los males que más deprimen a los caleños

Sobre si la fama es o no un desencadenante de la depresión, Salmerón comenta que, si bien los famosos son como cualquier otra persona, su “estilo de vida, como consecuencia de la fama, sí puede resultar demandante, desgastante y a veces genera alta presión emocional. Si esta persona tiene antecedentes familiares de depresión, se enfermará
con mayor facilidad. Pero la fama por sí sola no genera vulnerabilidad. El asunto es que ser famoso puede acarrear la idea en la persona que debe ser perfecta y no puede fallar y eso puede resultar altamente estresante”.

Para la psicóloga clínica María del Pilar Molano, la fama “puede en algunas personas famosas ser un factor de vulnerabilidad, pues están expuestos a la crítica constante, a ser o lucir siempre ‘perfectos’ y tener una gran necesidad de aprobación. Pero lo importante es que estas figuras públicas están comentando su situación y eso favorece a que otras personas busquen ayuda, además de que sirve para visibilizar la problemática y reconocer la importancia, no solo del cuidado de la salud mental, sino de los signos de alerta y activación de los métodos de protección”.

Mitos sobre la depresión

Algunos mitos que hay que desmontar sobre este padecimiento mental, comentan los expertos consultados, figuran varios, como que la tristeza es algo totalmente distinto a la depresión y el estado bajo de ánimo. “Todos podemos experimentar en algún momento de nuestra vida tristeza por acontecimientos vitales que nos suceden, y eso es normal. Es normal que ante una pérdida de algún ser querido me sienta triste o ante una noticia particular”, comenta la psicóloga clínica María Del Pilar Molano.

“Entre los mitos mas frecuentes es que la depresión no es algo real, o que la persona está manipulando o que busca llamar la atención, que todo está en su cabeza, que es pereza y quiere evadir así sus responsabilidades, que hay que esperar que le pase, que los niños no sufren de depresión o que se cura por si sola, que lo que hay que hacer para salir de ella es ser positivo y tener ánimo”, puntualiza la psicóloga Molano.

Otros de los mitos que hay que erradicar sobre la depresión, comenta el médico psiquiatra José Miguel Salmerón, son aquellos que dicen que los medicamentos no sirven, “’que los psiquiatras son para los locos’, y que incluso preguntarle a una persona por el suicidio lo empuja a hacerlo. Esto último es muy peligroso, pues sucede es todo lo contrario. Cuando alguien tiene la oportunidad de hablar del tema en un ambiente apropiado y con alguien comprensivo, la tensión interna baja y muchas veces aceptan buscar ayuda”.

¿La depresión se cura o por el contrario se “aprende a vivir con ella”?

De acuerdo con el doctor José Miguel Salmerón, en términos estadísticos “al menos el 25% de la población general padecerá al menos un episodio de depresión en la vida. Cuando una persona tiene un primer episodio depresivo tiene un riesgo de un 30 % aproximadamente de tener un segundo episodio”.

No obstante, comenta el experto, si la persona que padece de depresión tiene o no más episodios “dependerá en gran parte de qué tanto antecedente familiar tenga. En un porcentaje bajo, menor al 10% de los que han tenido un episodio, la enfermedad se vuelve crónica, es decir: habrá episodios repetitivos”. Es importante, comenta, saber que “la persona que ha sufrido depresiones no es depresiva, pues la enfermedad es episódica. Cuando se recupera de un episodio la persona vuelve a su estado normal”.

Para prevenir los episodios depresivos, comenta Salmerón, hay que tener “estilos de vida saludables con actividad física regular, una buena alimentación y relaciones sociales que sean estimulantes y una vida familiar con bienestar. Es clave mantenerse alejado del licor y las sustancias psicoactivas, pues generan inestabilidad cerebral y precipitan nuevas crisis”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad