Este es el show con el que Delirio cerrará esta temporada de fin de año

Este es el show con el que Delirio cerrará esta temporada de fin de año

Noviembre 29, 2018 - 11:40 p.m. Por:
Redacción de El País
Delirio

Delirio estrena su más reciente show, ‘El Chachachá del diluvio’, una puesta en escena que quiere conquistar a Cali. El espectáculo, detalle a detalle.

Giancarlo Manzano / El País

Hoy Delirio abre su Carpa para traer a los caleños su más reciente show, una nueva temporada que se extenderá hasta 2019. Se trata de la obra ‘El Chachachá del diluvio’, inspirada en el libro del mismo nombre, del escritor e investigador vallecaucano Medardo Arias Satizábal.

“Será una fantasía que conmocionará los sentidos y nos hará reflexionar sobre el comportamiento humano y la protección del medio ambiente, imaginando que hay una última oportunidad y que los valores éticos serán nuestro pasaporte a la salvación”, dice Andrea Buenaventura, directora de la Fundación Delirio.

Este nuevo montaje —el número 15— obedece a tres factores sobre los que se basa el modelo y la metodología de creación colectiva que ha desarrollado Delirio a lo largo de sus 12 años: la investigación, el desarrollo y las tendencias.

En esta ocasión, la Fundación Delirio ha preparado otra innovación y sorpresa para el público que los visita en su complejo cultural de 23 metros cuadrados, y es el Lobby, concebido como un prólogo de la obra que se desarrollará luego en la Carpa.

Será un bosque encantado que representa la riqueza natural, lo que somos como vallecaucanos y caleños, y la magia de algunos destinos ecoturísticos de la región.

Delirio

La gran fiesta que trae Delirio con su nueva puesta en escena ‘El Chachachá del diluvio’, es también una pasarela de modas que, entre la realidad y la fantasía, exalta a la naturaleza y le aporta contraste, inspirándose en el colorido del paisaje.

Los diseñadores Alfredo Barraza, Jhon Mesías, Camilo Zamora, Yuleima Leonet y Wendy Perea trabajaron una línea de vestuario que recrea esta historia de un segundo diluvio.

Video: la Filarmónica y grandes artistas de salsa encendieron la primera fiesta de la Feria de Cali

‘El Chachachá del diluvio’ es una alegoría feliz y optimista, que proviene de ríos, manglares, montañas y la fuerza mágica del Pacífico.

En su proceso de creación colectiva, Delirio imprime a cada una de sus puestas en escena y sus personajes, un sello de identidad propios. Este nuevo montaje no es la excepción, precisamente la inspiración, en materia de vestuario, accesorios, tocados y utilería, la obtuvieron estos creativos a través de un viaje a San Cipriano, de donde extrajeron todo el colorido y los contrastes de su naturaleza. Es así como resaltan la labor de los artistas, con elementos como brillos, vuelos y luces que sumergen al público en una especie de fantasía.

Para María Ofelia Mosquera, coordinadora del colectivo de vestuario, “el trabajo de Delirio se sustenta en una labor de investigación de campo, en la que se exploran todas los ejes temáticos, se documentan contenidos y se hace el análisis de cada cuadro escénico, partiendo de unas líneas conceptuales y las partituras. Se busca que el vestuario armonice con el colorido escenográfico y tenga movimiento y mucha luz, acorde con el concepto de la obra”, asegura.

Por eso “se exaltan los trajes a tono con la naturaleza, la flora y la fauna; los ríos, que aportan una amplia carta de colores que se iluminan para la obra. El público disfrutará de un gran colorido en telas, texturas y diseños de acuerdo con las tendencias actuales”, continuó Mosquera.
Cabe destacar que, por tercera ocasión, el diseñador de las reinas de belleza, Alfredo Barraza, aporta su talento para Delirio.

Esta vez presenta el traje de fantasía que luce la mujer rastafari, interpretada por Wendy Perea, en colores amarillo, rojo y verde, adornado con estrellas azules y canutillos repartidos por todo el cuerpo, en telas suaves que facilitan el movimiento. Cuenta el creativo que se inspiró en dicho movimiento cultural, en su alegría y en su colorido.

Delirio
Tonos naturales

Ritmo

En las 300 prendas que componen la colección de la obra, se manejan conceptos a tono con el verde de la naturaleza, con una línea de contraste. Los tonos del vestuario pasan por los fucsias, amarillos, morados y rojos que hacen alusión al fuego. La base textil la conforman velos, encajes livianos, telas con elongación, crinolina en faldas, en diversidad de estampados y mucho brillo para exaltar la figura de los bailarines y facilitar sus movimientos en escena.

El diseñador vallecaucano Jhon Mesías, quien elaboró un traje para la cantante Lorena Urrea, cuenta que se inspiró su trabajo en el color del mar y en la variedad de tonos que presenta la marea y los cambios de brillo por la puesta del sol.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad