El encierro de siete meses de un artista colombiano para ejecutar su obra

Escuchar este artículo

El encierro de siete meses de un artista colombiano para ejecutar su obra

Enero 10, 2019 - 10:40 p.m. Por:
Camila Cardona - redactora de El País
Kalee Guauta, el pintor emocional 2

"Cuando era niño no recordaba a las personas por sus nombres sino por lo que transmitían, podía ser un olor, color, alguna figura, hasta un sonido. Por eso transmitir sensaciones me apasiona", dice Kalee Guauta.

Foto: Especial para El País

¿Usted sería capaz de encerrarse durante siete meses, siete días y siete horas, apartado de cualquier contacto con el mundo exterior para impulsar su creatividad?

Pues este experimento extremo lo realizó el artista Kalee Guauta —Más conocido como Kguauta—. Él se sumergió en 'Inside my mind', nombre que le dio al proyecto cuyo objetivo es una experiencia de total reclusión con el fin de explorar su propia capacidad de creación artística.

El pasado 14 de diciembre terminó este experimento, con la finalización de una extensa obra de 42 piezas completamente conectadas. De dichas obras 40 son pinturas cronológicamente organizadas, que reflejan las alteraciones, miedos, ansiedades y estados de ánimo del artista causados por el encierro. Una es un libro y la última es una pieza audiovisual del registro de este experimento.

"El objetivo fue someter mi mente a una descontaminación de estímulos externos. Quería lograr un proceso de aceleración creativa", cuenta Kalee Guauta, quien es un artista autodidacta, ‘crossmodal’ (involucra diferentes percepciones sensoriales), que explora a través de su obra la esencia de cada individuo, sus sentimientos y emociones, enfocado en generar sensaciones inexplicables en el observador.

¿Cómo surge este proyecto artístico?

Fue hace dos años a raíz de un documental de la artista Marina Abramovic en el que habla de “desacelerar el cerebro”. El tema me llamó la atención y trabajé la idea de cómo hacerlo con fines creativos. Así surge ‘Inside my mind’, un viaje interno a esa parte que todos los seres humanos tenemos pero que no todos queremos visitar. Es viajar a esa zona oscura y ver realmente sin ninguna alteración alrededor, qué queda.

¿Qué fue lo más difícil de esta desconexión con el mundo exterior? ¿Cuáles fueron esas necesidades que descubrió en el encierro?

Necesidades, muchas. El proyecto como tal es complejo desde el principio hasta el final, entré creyendo y estando convencido de que los dos primeros meses iban a ser fáciles porque tendría toda esa energía inicial. Pero la primer semana hasta mi salud se deterioró, tuve gripa, fiebre y sin generar ninguna actividad.

En mi caso pasé por momentos de mucha angustia, llegué a pensar que me volvía loco, veía que el espacio se me convertía en uno muy pequeño, las paredes se estrechaban, eso me sucedió muchas veces. Me enfrenté a complejos que traía desde niño, que no sabía y que todos tenemos.

Usted habla sobre desconectarse de un mundo hiperconectado. ¿Es esta una sociedad de falsedades?

No. Considero que vivimos cargados de muchas cosas que no queremos reconocer. En este momento llega a ser tanta esa hiperconectividad que nos desconectamos de nosotros por buscar conectar con otros. Una red social mía puede tener 15 mil seguidores pero si me preguntan con cuántos hablo todos los días, diría que ni siquiera con dos.

De eso trata el proyecto, de ver como esa hiperconectividad nos desprende de nosotros, cómo es posible que, en un siglo XXI, un artista que quiera realmente entrar en su cabeza y generar un trabajo se tiene que desconectar. Debería ser todo lo contrario.

¿Y cuál fue el resultado de su proyecto? ¿Usted finalmente logró conectarse?

Resultaron 42 obras conectadas completamente. Sin embargo, mes tras mes ninguna fue igual a la otra. El primer mes comencé haciendo obras de colores sólidos, de línea de contorno gruesa, fuertes en cuanto a diseño. Trabajé con 12 colores sólidos, sin sombras, sin detalles.

En el segundo mes se ven fondos muy grandes y detalles pequeños. En el tercero trabajé cuadros en monocromía, en el siguiente hice las siete mujeres más importantes de mi vida. No hago retrato pero fue ese reto personal de experimentar mis técnicas en diferentes formas. En esas pinturas están mi mamá, mi abuela, mi sobrina y más mujeres que forman parte de mí. Las mujeres han sido la adicción de mi vida. Aparte me crié rodeado de mujeres. Todo es muy simbólico.

Kalee Guauta, el pintor emocional 3

Luego de tantos meses, ¿qué cambios notorios tuvo?

Me ha dolido más la cabeza, me acostumbré al silencio y siento todo el ruido, siento más los olores fuertes, mis sentidos están demasiado alterados y reciben mucha información.

¿Qué hizo el día en que salió del encierro?

Lo primero que hice fue respirar en la calle sintiendo el viento en mi rostro. Fue un día difícil, el ruido me jugó una mala pasada y el dolor de cabeza era insoportable. Sentí cada sabor y experimenté cada sensación. Al volver a casa no pude pegar los ojos. Mi mente estaba extasiada.

Había recibido noticias malas laborales y familiares. Pero me sentía vivo de nuevo.

Kalee Guauta, el pintor emocional
Otras preguntas

Más sobre el proyecto

¿Por qué llamarlo ‘Inside my mind’?

Quise darle un título relevante a este proyecto, ya que para mí es claro que la mente es la herramienta más poderosa, como decía Albert Einstein ‘La mente humana es como un paracaídas, sólo funciona cuando está abierta’, sin embargo, la hiperconectividad actual contamina nuestra vida, envolviendo nuestra mente en círculos viciosos, en donde su capacidad creativa se abruma.

¿De qué se desconectó?

Del celular, la familia, el entorno, la televisión, los datos, todo a lo que comúnmente uno está acostumbrado. Logré ver cuál es la realidad, qué es lo que queda en el fondo, qué sentimientos, qué olores y sensaciones.

¿Por qué habla sobre desconectarse de un mundo hiperconectado?

Considero que vivimos cargados de muchas cosas que no queremos reconocer. En este momento llega a ser tanta esa hiperconectividad que nos desconectamos de nosotros por buscar conectar con otros. Una red social mía puede tener 15 mil seguidores pero si me preguntan con cuántos hablo todos los días, diría que ni siquiera con dos. De eso trata el proyecto, de ver como esa hiperconectividad nos desprende de nosotros, cómo es posible que, en un siglo XXI, un artista que quiera entrar en su cabeza y generar un trabajo se tiene que desconectar. Por qué, si debería ser todo lo contrario.

“Estoy buscando un lugar que permita ver la obra completa, que es bastante extensa. Hay 14 piezas de 1 m x 1,10. Hay 21 obras de 1 m x 1,50m y 7 obras de 2 m X 1,50”. En Instagram está como: @kguauta

Lea además: Dj Animal celebra 20 años de carrera y estos son los nuevos proyectos del artista caleño

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad