Detrás de bebés famosos se esconde una industria que mueve millones

Detrás de bebés famosos se esconde una industria que mueve millones

Julio 28, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo, editora Equipo de Domingo
Detrás de bebés famosos se esconde una industria que mueve millones

Los duques de Cambridge, Catalina y Guillermo, presentan su hijo a la prensa a la salida del hospital St. Mary, en Londres.

Por ser hijos de quienes son están siempre bajo los reflectores y los flashes. Pero detrás de este fenómeno mediático se cruzan sentimientos y una industria que mueve millones de dólares.

La llegada el pasado lunes de George Alexander Louis, el primogénito de los Duques de Cambridge, los príncipes Guillermo y Kate Middleton, trajo alegría a sus padres, familiares y futuros súbditos. Pero significó también la danza de los millones para la economía británica, que solo en souvenires del acontecimiento real, se calcula, movió 284 millones de euros ($707.000 millones).Por protocolo de la realeza británica los nuevos padres presentaron el miércoles a la prensa y a la multitud, a su bebé, sobre el que llovieron centenares de flashes: Ha nacido una estrella. Por estas imágenes no recibirán un centavo, a diferencia de lo que le acontece a las celebridades del mundo cuando deciden exhibir a su heredero ante un medio que esté dispuesto a pagar. Así se especula, han hecho estrellas como Angelina Jolie y Brad Pitt que han recibido por este concepto más de US$32 millones(por la media docena de hijos que tienen entre adoptados y biológicos); Cristina Aguilera, que recibió de People, en 2008, US$1,5 millones; J.Lo y Marc Anthony que facturaron US$6 millones por salir también en la portada de People en 2008 con sus gemelos o Jessica Alba que le cobró a OK, US$1,5 millones...¿Por qué en pleno Siglo XXI aún el público y los medios de comunicación se empecinan en seguir cada paso de estos niños ricos desde que usan pañales?Para Jairo Dueñas, director de la Revista Cromos, el mundo de la realeza y de esos personajes ricos, con aura y carisma, llama la atención de la gente que sigue queriendo leer cuentos de hadas; desea esa fantasía que los hace escapar de sus necesidades diarias. “En el fondo es una especie de recreo mental, jugar un poco que en la sociedad todavía hay personajes como de cuentos de hadas, fantasiosos, pero que existen en la realidad, eso les encanta”.El trasfondo de este interés está en los sentimientos, opina la periodista María Consuelo Gaviria, del programa radial Solo para Mujeres. “Nos emociona un bebé, más si es el de nuestros ídolos, ese cantante o actor que adoramos. Nos gusta ver que su vida tenga continuidad, que tenga una familia y todos en el fondo deseamos eso, tener una familia bonita”. Similar apreciación tiene Rodrigo Beltrán, jefe de prensa de Shakira en Colombia y presidente de Bells Medios. “Estos niños interesan porque el público ve en ellos la continuidad de sus ídolos. A la gente les gusta conocerlos, criticarlos, ver si se parecen a ellos o no, si tienen sus rasgos, sus cualidades, qué tan artistas van a ser, si van a ser líderes como sus padres, todo en un sentido de admiración o de despejar incógnitas”. Eso sí, en su opinión, el interés por los hijos de la realeza llámese española, británica o de otro lugar, en pocos años va a decaer, porque para las nuevas generaciones las monarquías están mandadas a recoger, sobre todo, por los escándalos de corrupción y de otro tipo que las sacuden actualmente. Solo basta ver los comentarios en las redes sociales, dice. Si acaso, agrega, serán seguidos por los medios y la gente de sus propios países, pero no tendrán tanto impacto internacional. “En cinco o seis años el tema de la monarquía será anquilosado, superado, para mí eso está muriendo”.Los perseguidosPor ahora, la verdad sea dicha, llaman la atención aún los hijos de los miembros de las casas reales (española, inglesa, de Mónaco, para nuestro caso), de la aristocracia y de las estrellas de la música, el cine y el deporte. Los herederos de Michael Jackson (más si los colgaba desde un balcón), Madonna, Britney Spears, David Beckham, Angelina Jolie, Ricky Martin, Jennifer López o Beyoncé están en el top de los perseguidos.Con esos talentosos y adinerados padres, todos estos niños pareciera que tuvieran un camino fácil, advierte Jairo Dueñas, pero no hay tal, ya que tanta comodidad y tanta exposición mediática obstaculizan su vida. Sino, que lo diga Suri, la primogénita de Tom Cruise y Katie Holmes, que desde el día de su nacimiento ha estado bajo los reflectores, ya ha sido tildada de ícono de la moda, pero también ha sido objeto de críticas por usar tacones desde los 3 años y desde los 5, lucir las uñas pintadas y su cara maquillada como una jovencita. Antes de cumplir los 7 años, se atrevió a gritarles a los paparazzi que se detuvieran y la dejaran en paz cuando salía de un restaurante con su mamá y una amiguita y en respuesta, uno los fotógrafos la insultó llamándola mocosa malcriada y calificándola de perra. Por pasajes parecidos a estos, esta industria de la prensa rosa, que como dice Beltrán, está basada en el dolor y en los momentos felices de los ídolos, mueve millones y millones de dólares sobre todo en países como México, España, Estados Unidos e Inglaterra. Pero en ella, advierte Beltrán, también hay un grado importante de invención y especulación, por eso, el público empieza a cuestionarla.Estrellas criollasPor fortuna, coinciden expertos consultados, en Colombia aún no se han desatado las ansias por perseguir a los hijos de los famosos, como se hace en otras latitudes. En nuestro país, explica Patricia Fajardo, directora editorial y ejecutiva de las Revistas Caras de Colombia, Perú y Ecuador y de la revista nacional Gente, llaman la atención, especialmente, los hijos de las celebridades mundiales; la farándula criolla es menos perseguida en ese sentido. En Colombia, dice Fajardo, vibramos más con las bodas de los personajes de sociedad y del mundo del entretenimiento. Sin embargo, añade, fue de enorme regocijo que ‘Gente’ diera la primicia del embarazo de Shakira. “Era un bebé en camino y hoy Milan está disfrutando de sus primeras y envidiables vacaciones con sus famosos padres en Hawaii”. Para Héctor Ossa, editor social de la revista Jet Set, en Colombia han llamado poderosamente la atención, el bebé de Shakira, por supuesto; en su momento los hijos de Juanes, y el nieto del expresidente Álvaro Uribe. “Nosotros lo mostramos junto a su mamá Isabel Sofía Cabrales, en Cartagena, en noviembre del año pasado”. Pero, asegura Ossa, que el niño que incrementó notoriamente la circulación de Jet Set, fue Emmanuel, el hijo de Clara Rojas. La revista hizo con ellos la portada de mayo 7 al 20 de 2008.Emmanuel tenía 4 años y la exsecuestrada Clara Rojas aceptó posar con su hijo y con su mamá Clara de Rojas para la revista a los cuatro meses de su reencuentro con el niño. (El pequeño, que la política del Partido Verde Oxígeno dio a luz en cautiverio, le fue arrebatado y las Farc se lo entregaron a un supuesto campesino para que lo cuidara. Por no tener cómo sostenerlo este lo entregó al ICBF y finalmente, las autoridades colombianas descubrieron que era el hijo de Rojas). “Hubo gente que me decía, me bajé de la casa sin bañarme a conseguir la revista, en el Éxito, en Carulla, donde fuera; claro, porque todo el mundo quería verle la cara a este chino. Creo que ha sido la revista más exitosa que ha habido en nuestra historia”, concluye el editor social de la revista Jet Set, Héctor Ossa.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad