Alcolirykoz hará tararear a Cali este sábado, hablamos con ellos

Escuchar este artículo

¡De la A a la Z! Una charla con Alcolirykoz de dos tasas de nostalgia por una de alegría

Diciembre 28, 2019 - 02:45 p. m. Por:
Jhon Montenegro, periodista de El País

Fazeta, Kaztro y Gambeta, integrantes de Alcolirykoz. Foto: Julián Gaviria

“Tararea lo que puedas recordar. Quiero caminar sin pensar en lo que quede atrás. No tengo con qué pagar la felicidad, ¡No hay más plazo! Yo silbando y el mundo cayéndose a pedazos”. Este es el estribillo del tema emblema de Alcolirykoz, el grupo más importante, quizás, de la historia del rap colombiano y que en la noche de este sábado, en plena Feria, se presenta en Cali.

Sus temas nos hablan del barrio, la nostalgia y las calles. Su sinceridad es innegable. En el último mes han sacado tres canciones: ‘Sancocho en leña’, ‘No está en venta’ y ‘Pambelé’, que los han puesto en la boca y amplificadores de muchos, una vez más, por la creatividad de sus letras y beats.

Kaztro, Gambeta y Fazeta crearon el grupo en el barrio Aranjuez de la comuna 4 de Medellín, pero sus canciones no se han quedado en capital antioqueña y salen cada vez con más fuertes con la influencia de la salsa, el bolero, el jazz y hasta el soul.

Hablamos con Kaztro y Gambeta sobre los últimos lanzamientos, el proceso para crear los temas, la historia detrás de ‘Tararea’ y la presentación que tendrán en Cali. “Los niños ya no creen en los reyes magos, solo esperan cada año a los Alcolirykoz”. Esto fue lo que salió.

¿Por qué sentar una posición política fuerte en los últimos temas?

Gambeta: La verdad nosotros siempre hemos tenido una postura así desde hace mucho tiempo, solo que en estos momentos, por la situación en la que está el país se hace más evidente o tiene más alcance.

Quizás el rap viene narrando las cosas menos maquilladas y menos bonitas. Es una música más abierta. Mucha gente está como despertando y está alerta con eso. Siempre hemos tenido una postura sobre que es y que no es el grupo; que nos gusta y que no; que nos parece que perjudica muchas cosas y decirlo sin ningún prejuicio. Siempre ha sido así.

Kaztro: En nuestras temática relatamos el momento que estamos viviendo. Si la gente se pone a mirar, desde nuestros inicios hemos hecho como una biografía. En este momento eso no es ajeno a nadie.

También le tiran duro a la industria musical en ‘No está en venta’...

Kaztro: No había como nadie que se atreviera a tomar la decisión de rechazar ese tipo de cosas… de cómo se está manejando la industria musical en estos momentos. Creo que nuestras temáticas siempre han sido honestas.

Nuestra manera de trabajar es hacer música por las necesidades que tenemos. Sacamos la canción porque nos gusta, independientemente del resultado que vaya a tener. Esta canción es como una voz. Cuadró muy bien con la gente, porque la escuchan y dicen que son cosas que vienen pasando hace mucho tiempo. La gente se ha sentido representada.

¿Les han dado muy duro por una de las frases en las que mencionan a Fajardo?

Gambeta: Hay gente que se ha manifestado, hay gente que se ofende. Hay gente súper conforme con lo que pasa en el país, como si no hubieran problemas. Entonces les mencionan a alguien y creen que uno ya es… como la típica que pasa acá: que uno ya es mamerto o un guerrillero y no sé qué. En la canción está escrito todo. Siempre hemos hecho música para incomodar a mucha gente que está súper cómoda y casi lo logramos. En realidad lo que nos están es dando la razón, nos están diciendo que funcionó, y eso contradicen lo que ellos creen.

Lea también: Izzy Sanabria cuenta la historia detrás de 'La gran fuga'

Ustedes estuvieron en el concierto ‘Un canto por Colombia’, en Medellín. ¿Cuál es su perspectiva sobre el paro?

Gambeta: La visión que tenemos es que celebramos que haya mucha gente que se haya parado en la raya y haya despertado. Es que eso viene pasando hace muchos años y esta es de las pocas veces que se ha visto o que nos ha tocado presenciar esto con la gente. Y hablo del caso de Antioquia, que es un pueblo más complicado.

Nosotros somos parte de esto porque ya llevamos mucho tiempo hablando de eso. Nuestra posición siempre va a ser la misma porque nunca hemos pensado como unos privilegiados, acomodados ni favorecidos por la vida; siempre hemos sido gente de vara que nos ha tocado pelearla desde menos cero y sería ilógico estar ahora en la postura de los que creen que son igual a los millonarios o a los de la élite: Que creen que no pasa nada y que el que protesta es un vago y que debería es trabajar.

Creemos que hay un problema gigante en Colombia, han matado demasiada gente. Es muy inconsciente e indolente quedarse quieto y no manifestarse. No estamos de acuerdo con ningún tipo de injusticia, para nosotros quedarnos callados es también ser cómplices de eso sin tener ningún partido político ni candidato. Tenemos criterio propio para sacar nuestras propias conclusiones.

¿Qué significa para ustedes ‘Aranjuez’, este barrio de Medellín tan mencionado en sus canciones?

Gambeta: Es como el núcleo no solo en el que nos criamos… Ahí viven nuestras familias, nuestros amigos. Allá aprendimos muchas cosas. De allá nos nutrimos y narramos la mayoría de cosas que hemos contado en las canciones. Le debemos mucho.

Sentimos que es el pedazo que hace parte de nosotros en esta ciudad. Es el lugar en el que siento que pertenezco. Puedo ir a muchos lados, me gustan, los disfruto y me relaciono con la gente, pero solo cuando llego a Aranjuez me siento parte de eso, de esa gente. Es como una familia grande todo este barrio. Eso es lo que me hace sentirme ligado a él.

Kaztro: Venimos de un barrio que ha sido muy tildado y señalado por la época que vivió Medellín. Que el barrio se vuelva a mencionar pero de otra manera… eso lo hace sentir a uno mucho orgullo.

Yo creo que todas las cosas que nosotros pasamos cuando estábamos más pelados, todo lo que nos tocó vivir y todo eso… poder ser como la contra para darle otro significado al barrio. La gente ya se siente orgullosa diciendo que son de Aranjuez. Es como un espejo. Es parte de uno.

Sus canciones están llenas de referencias musicales, cinéfilas y nostálgicas. ¿De dónde proviene toda esa inspiración?

Gambeta: Las influencias vienen de todo. Del cine que uno ve, de lo que vive en el barrio, de la música que se escucha allá. De a lo que suena Medellín desde la época en la que uno estaba niño.

Estamos tratando siempre de reunir todo eso y que cada vez sea mejor contado todo. Eso se ve reflejado en los sampley que uno usa. Tratamos de reflejar en la gente la personalidad, los gustos, el color, los olores: todo lo que tiene que ver con nuestro entorno.

Siempre ha sido así como basado en lo que uno vive acá. El proceso creativo siempre ha sido así: Cómo hacer que el rap, a pesar de ser una música que viene de otro lugar... personalizarla y darle ese toque de nosotros.

La salsa no es de Medellín, pero la ha adoptado y es imposible que el rap de nosotros no tenga algo de eso. Sabemos que hemos sido criados a punta de salsa. Es tratar de darle a la gente, más allá de que lo disfruten, a qué nos debemos nosotros y que valore otras cosas. Que valore a este cantante del que escuchamos esto… es eso, como un montón de metadatos para que la gente se nutra y se enriquezca e investigue y así va a parar a otra película o a otro artista. Es como mucha información empaquetada. Cero egoísmo. Para mí es una especie de memoria histórica.

Alcolirykoz se presenta este 28 de diciembre en Cielo Jaguar a las 11:00 p.m.

Siempre aluden al recuerdo. ¿Cómo aprovechar esa voz que han ganado?

Kaztro: Es nuestro caso tenemos la oportunidad de hablar con la gente. Es como dar información. Es aprovechar ese espacio que tiene uno para darle información a la gente de cosas que ya están olvidadas o que están pasando en el momento.

También es una forma de educar: escuche esta canción o mire esta película. No son cosas tiradas al azar. Cosas aparte de la música como tal.

En un país como este que se olvida tan rápido es bueno… es la manera de volver al recuerdo personajes, canciones, escritores; es la manera más justa de hacerle un homenaje a mucha gente.

¿Cómo hacer para seguir en contravía y no dejarse absorber por la industria?

Gambeta: Exactamente por eso es que se hace. Es más difícil y nos la pone más de pa’ arriba, pero lo más importante es eso: no perder la libertad creativa para poder opinar y hacer la música. Que suene a lo que usted considere que debe sonar, a lo que le nazca, no lo que esperan otros.

Si todos cedemos a eso… a la industria y a lo que está sonando, va a quedar una copia igualita a todo. Si la gente no apuesta y arriesga, pues nunca va a haber música independiente, una apuesta nueva.

Hay que dejarse llevar por el amor a la música y a lo que uno siente. No dejarse corromper de nada más. Lo más importante es sostenerse y hacerlo de la mejor manera.

Entre más diferente y más en contravía quiere que sea, más atractiva tiene que ser la propuesta para que hasta el que no quiere termine escuchándola. Todo el tiempo es una batalla contra lo que está establecido. No esperar resultados ni fama ni números ni nada, sino hacerlo por la música, y luego saber manejar el proyecto. Tampoco ser bobo y quedarse quieto. Hay que saberse mover.

¿Cuál es la historia detrás de ‘Tararea’?

Kaztro: ‘Tararea’ es una sorpresa para nosotros, porque nosotros sacamos la música es porque nos gusta, no con pretensiones de que suene en las emisoras.

Incluso, si escuchas la letra no tiene nada que ver con lo musical, que es muy alegre. Pero si analizas la temática, es algo demasiado serio. Nunca nos imaginamos que fuera a trascender de esas manera.

Gambeta: La verdad, es una canción que teníamos hace rato. Incluso, nosotros teníamos la letra desde hace dos años atrás de que salió. Se la habíamos medido a un montón de beats y nunca nos gustó. Sentíamos que nos hacía falta un beat así más house, más fiestero.

Estuvimos en la búsqueda hasta que apareció ese beat  y decidimos medirle la letra y encajó perfecta. Nos gustó que el beat, a pesar de ser tan fiestero, la letra no estuviera hablando literalmente de fiesta que sería lo más común o cliché. La letra está hablando de una cosa y el beat da otro mensaje.

Es una canción a la que nosotros no le teníamos esa fe; nos gustaba y ya, pero no le veíamos ese potencial o algo especial para pensar que fuera a pasar lo que llegó con los años. Siempre fue una canción más dentro de todas las que hicimos. No teníamos una estrategia detrás de ella. Luego, aprovechamos un viaje a Estados Unidos para un festival e hicimos el video. Ha tenido un alcance que cada vez ha sido mayor.

Lea además: Alexander Abreu, el nuevo amor de los salseros caleños, debuta este sábado en el Jorge Isaacs

¿Qué viene tras el lanzamiento de estos tres temas?

Gambeta: Nosotros somos los dueños de nuestro proyecto, no tenemos un sello discográfico ni nadie que nos diga cuándo es mejor lanzar una canción. Todo lo decidimos entre nosotros.

Teníamos estas canciones hace días grabadas y decidimos hacerle los videos a las que teníamos listas. Estuvimos mucho tiempo en noviembre metidos en eso para sacar las canciones. Vamos a sacar otra más en enero y ahí luego nos quedaremos plantados mirando a ver si sacamos otra más o nos dedicamos a trabajar un álbum.

Todo esto está pegado en que salga en el nuevo álbum de Alcolirycoz. Tenemos toda la libertad para hacerlo como tenga que ser y no como nos toque.

¿Cómo son ustedes cuando no están dentro de un estudio o en un toque?

Kaztro: Normal. Hemos sido personas muy arraigadas a la familia. Entonces somos muy de estar con ellos o en el barrio con parceros. No es algo muy diferente a una persona del común.

Siempre he tenido como esa mentalidad: Me subo a una tarima y me convierto, pero me bajo y soy una persona común y corriente. Independientemente del trabajo y de ser artistas, somos personas.

¿Cómo se siente cuando se presentan en Cali y que viene en esta ocasión?

Gambeta: Es una chimba. Nosotros les tenemos mucho amor. Notamos un crecimiento en comparación a años pasados. Es una plaza que hay que ir cogiendo y dándole cariño.

Siento que ha avanzado mucho el crecimiento allá. Queremos disfrutarlo. Hemos dejado que todo fluya. Es bacano ver a la gente publicando que no ven la hora de que lleguemos. Eso hace años no pasaba y es bonito que sea un proceso natural.

Kaztro: Nos sentimos muy bien. Es una plaza que está creciendo. La primer vez que estuvimos en Cali, que fue en una universidad, nos sorprendió porque había mucho público que se sabía las canciones.

Siente uno que cada año la cosa va mucho mejor. Hay que seguir trabajando para que se vuelva una plaza neta. Tenemos que seguir yendo al menos una vez al año para crear público así como se hizo en Medellín y Bogotá. Cali es una plaza que va en muy buen camino.

Hace un año tiraron ‘La Típica’ para diciembre y ahora ‘Sancocho en leña’. ¿Seguirán con esa costumbre de darle esos ‘regalos’ navideños al público?

Kaztro: Son canciones que salen naturalmente. Por ejemplo, en Estados Unidos hay raperos que para esta época también sacan temas referentes a la navidad. Pasó en la salsa también.

Quisimos hacer eso. Con ‘La Típica’ quedamos sorprendidos, porque la gente como nunca había escuchado ese tipo de temáticas y estilos, la acogió demasiado bien. ‘Sancocho en leña’ es como la evolución de ‘La Típica’.

Es el momento, uno tampoco se puede adelantar y decir que para la otra navidad vamos a sacar otro tema. Según como esté uno, se va dando las cosas. No las forzamos para que suenen natural. Esperemos a ver qué sucede.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS