Parker, hace justicia por su propia mano

Escuchar este artículo

Parker, hace justicia por su propia mano

Julio 09, 2013 - 12:00 a. m. Por:
Claudia Rojas Arbeláez ?Especial para Gaceta

La película ‘Parker’ narra la historia de un delincuente indignado que tras ser traicionado por su equipo de asalto, decide tomar venganza con su propia mano. La cinta se construye sobre un derroche de persecuciones y balaceras, cuya única función es entretener y sorprender.

Películas como ésta no tienen otra pretensión que entretener y ser efectivas en la taquilla. Entonces apuestan, si no por lo fácil, sí por lo efectivo: persecuciones, balaceras y resoluciones poco creíbles. Pirotecnia pura. Pero esto no las convierte en malas producciones, aunque sí en predecibles, en la misma película que ya hemos visto una y otra vez. La que hoy nos llega se llama ‘Parker’, basada en la novela ‘Flashfire’ (Escrita por Donald Westlake) y dirigida por Taylor Hackford (‘Dolores Claiborne’ (1995) y ‘Prueba de vida’ 2000, entre las más relevantes). Este director sabe hacer su trabajo en lo que a coreografías, persecuciones y luchas cuerpo a cuerpo concierne. Y logra ponerlas en función de una narración simple, dotándola así de intriga y tensión. ‘Parker’ tiene una trama simple. Simplísima. Pero es claro que en películas como estas, el qué es lo de menos, porque por encima de todo siempre estará el cómo, que es en definitiva su principal fortaleza. La historia que cuenta esta película empieza en Ohio donde nos encontramos con un Parker (Jason Statham, el famoso ‘Transportador’) que lidera una banda compuesta por cinco hombres, que se dispone a realizar un robo a una feria. La operación resulta exitosa, más no limpia porque uno de los hombres desobedece sus indicaciones y provoca la muerte de un inocente. Lo que viene después complica aún más las cosas porque nuestro protagonista es traicionado por sus compañeros que se niegan a darle su parte. A partir de ese momento la narración gana agilidad y genera mucha tensión en quien la observa. Un golpe tras otro, apenas si permiten al espectador sobreponerse y lo deja enganchado a una trama que parece complicarse cada vez más. Divertido. En su persecución Parker llega a Florida donde encontramos a la agente inmobiliaria Leslie (Jennifer López), una mujer madura, recién separada y agobiada por las deudas de una ex irresponsable. Los protagonistas se conocen y a partir de ese momento, la película se torna tediosa y facilona. Las secuencias llenas de revelaciones y el asenso de tensión empiezan a quedar relegadas y de repente la película se torna más como una película de investigadores. Aunque no faltan las peleítas, los puños y la sangre, la historia pierde tensión y no logra encontrar un punto tan alto como el logrado en su arranque.Manipulación No es la presencia de López interpretando el papel de latina, que mejor le va, lo que aletarga la narración sino la manipulación de las situaciones lo que la hace poco creíble. La forma casi providencial como Parker encuentra las pistas que lo llevarán a saciar su sed de venganza da muestra de ello. Y es que en Florida, Parker cambia de estrategia y se decide a investigar, haciéndose pasar por un millonario texano. Allí es donde se topa con Leslie que une cabos y pronto desenmascara a su supuesto cliente, entendiendo pronto de quien se trata. ¡Vaya! Después de todo la agente inmobiliaria resulta ser más astuta que él. Obstinada como está a salir de la pobreza y de la depresión, vemos a una Jennifer López agobiaba y que a final se logra lo que tanto se propuso. Este exceso de inteligencia y destreza de los personajes es tal vez el elemento que atenta contra el planteamiento de una película que se nos vende de una manera pero que al final resulta de otra. ‘Parker’ resulta ser una extraña mezcla de matones inteligentes, agentes inmobiliarias queriendo ser investigadoras y unos ladrones que son capaces de burlar las más fuertes medidas de seguridad nacional pero que fallan en lo más obvio…Este exceso de facilidad no da fe ni del mundo delincuencial, mucho menos de una película que empieza de la manera como lo hace. Sin embargo el aliento se mantiene y la película termina siendo una apuesta entretenida que mantendrá a los espectadores al borde de la silla durante hora y media. Balas van, balas vienen. ‘Parker’ es un buen ejemplo de cómo sacarle provecho máximo a la historia de siempre. Un hombre engañado que busca recuperar lo que es suyo. Un matón que no quiere dañar a los inocentes y que va por la vida cobrando venganza con su manos. Una mezcla entre Robin Hood y ‘The punisher’ (El castigador’), que es capaz de enfrentarse solo contra el mundo. Una película que hemos visto muchas veces, es verdad, pero en la que más importa la forma.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad