'De Rolling por Colombia', una cinta que tiene más anécdotas que cine

Escuchar este artículo

'De Rolling por Colombia', una cinta que tiene más anécdotas que cine

Julio 30, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Rojas Arbeláez* I Especial para Gaceta

Crítica. ‘De Rolling por Colombia’, actuada por Andrés López y Jimmy Vásquez, es una película de bajísimo presupuesto que apuesta poco por el cine y por la historia. Las muecas y chistoretes de los cómicos se convierten en el único insumo de una comedia de tipo teatral.

¡Abran paso a los nuevos actores del cine nacional! No más protagonistas de televisión en pantalla grande ¡Ahora es el turno de los comediantes de teatro y del ‘stand-up comedy’, verdaderos maestros en el arte de hacer reír al colombiano del común!El panorama no podría ser más preocupante y sin embargo, no nos resulta extraño. En este cine nuestro hay para todos los gustos, pero la taquilla parece solo respaldar a aquellos que siguen dándonos más de lo mismo. ¿Triste? Para algunos sí, para otros ni siquiera es necesario plantearse el debate de porqué nos dan películas tan malas. El cine es para divertirse, dirán, y si nos hacen reír, bienvenidas sean todas las películas de este estilo. Pero no hay que abusar. Apenas si nos estábamos recuperando de ‘El control’ y ahora nos sorprenden con ‘De rolling por Colombia’. En realidad lo único que pudo sorprendernos fue ver a Andrés López (el famoso de ‘La pelota de letras’) junto a Jimmy Vásquez (El seudo-periodista de los comerciales de una entidad bancaria en pleno mundial de fútbol), ‘actuando’ no frente al público sino frente a la cámara. En realidad no hay mucha diferencia. López y Vásquez exhiben sus mejores gestos para conquistar la atención y la complicidad que no despierta la historiaLa película, que es dirigida por Harold Trompetero, es simplísima y anecdótica. Un par de periodistas quebrados deciden engañar a sus radioescuchas haciéndoles creer que transmiten en vivo la segunda Vuelta a Colombia de ciclismo. La producción, en extremo barata, que se rodó en un par de locaciones, plantea un problema más de fondo que ocurre en el cine nacional. Esto de hacer películas se está convirtiendo es una peligrosa moda que puede traer nefastas consecuencias.Para poner los puntos sobre las íes he de decir en mi defensa que no estoy en contra de este tipo de historias, lo que me molesta es el facilismo con el que las narran. Más de lo mismo¿Quién dijo que puede llamarse película de cine una simple puesta en escena teatral que no tiene ninguna propuesta cinematográfica? Y no, no basta con tener la destreza de hacer muecas y soniditos frente a una cámara de la misma manera que lo hacen frente a un escenario. Son dos cosas distintas y, sin embargo, esto parece no importarles a los productores que siguen haciendo el mismo tipo de películas, sin sentir el menor asomo de culpa por alimentarse de un público generoso que se conforma y agradece (¡y paga!) por escuchar chistes. De ahí que frases como “¡es una película muy buena porque me hizo reír!”, sean acuñadas por el mortal espectador que cree que el cine nacional debe estar en la misma escala de un programa de cuenta chistes. Mucho cuidado. Esta postura pone por debajo al espectador y lo reduce a ser simples cifras de una taquilla y, por el otro, encasilla al cine colombiano, condenándolo a ser solo comedia barata. Una especie de juego inocente que mueve a una industria que intenta abrirse paso con leyes e inversiones y en la que son necesarias todo tipo de películas. Lo malo es que hay una gran tendencia a ver en las comedias, las únicas fórmulas de éxito taquillero. ‘De rolling por Colombia’ es una de ellas. Una comedia situacional, basada en una simple anécdota que no parece ir para ningún lado. Una película que, es probable, pasará sin pena ni gloria. Como una más de tantas. Tras ella, están varios de los productores acostumbrados a hacer comedias de este estilo. Productores, canales de televisión y comerciantes que buscan lucrarse un poco más con lo mismo. Ellos, que parecen tener el panorama claro, han aprendido a conocer el público y el movimiento de una cartelera que por estos días tiene poco que ofrecer al público. Ese es su primer punto a favor.Sin embargo, la historia y sus actuaciones son más malas que buenas y no logran sostener el aliento. Sus actores se desgastan en chistes y gestos con los que se intenta compensar lo que tanta falta le hace a esta película: ser cine. Tal como está, ‘De rolling por Colombia’ podría ser una buena obra de teatro, pero no está a la altura de ser una película. El recurso de contar la historia por situaciones fraccionadas y con títulos que las separan no permiten que haya una verdadera conexión con la historia y la deja carente de estructura dramática. Esto parece ser un recurso muy apreciado por Trompetero, quien desde ‘Diástole y Sístole’ (2000) dio muestra de ello. La interrupción de las escenas por los cortes a las secuencias en blanco y negro de la época (1952), cansa, mucho más cuando se musicaliza con la misma canción de comienzo a fin. Algo extraño parece sucederle a algunos directores interesados en hacer cine comercial. Esta extrañeza bien podría estar basada en la manera como conciben que el cine comercial debería ser. Trompetero es uno de esos directores que encontró su nicho en cierto tipo de películas, que sin duda le han dado para vivir bastante bien. Él que en sus comienzos, cuando hacía televisión, parecía estar muy interesado en el cine, llegó al cine para darse cuenta que lo que quería hacer era televisión pero en pantalla grande. Faltará ver con que sigue. *Docente de la Universidad Autónoma de Occidente.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad