Escuchar este artículo

"Tenemos que evitar el cierre de más empresas en el país": Presidenta del Consejo Gremial

Septiembre 27, 2020 - 07:55 a. m. Por:
Redacción de El País
Sandra Forero Camacol

La presidenta del Consejo Gremial, habla de los planes de reactivación económica, de las ayudas del Gobierno en las nóminas de las empresas y del impacto que causaría un rebrote del virus.

El País

Aunque la reactivación productiva del país ha ido en aumento a medida que el número de contagios de Covid-19 se reduce, los impactos que ha tenido la pandemia en el tejido empresarial del país han sido profundos.

Por ese motivo, la presidenta del Consejo Gremial, Sandra Forero, afirma que deben seguirse buscando mecanismos para evitar que las empresas de cualquier tamaño cierren, porque una vez se pierde una de ellas es muy difícil recuperarla. El empleo, dice, es el problema más profundo que tenemos en este momento.

Advierte que se debe trabajar mucho en mejorar la disciplina ciudadana porque un eventual nuevo confinamiento podría ser un golpe para el sustento de millones de hogares colombianos.

Lea además: Cali tendrá centro de atención y apoyo a emprendedores del Valle

¿Cuál es la situación actual de las empresas colombianas, después de que la mayoría de sectores productivos han entrado en reactivación?

De junio a septiembre, el gobierno dice ‘reiniciamos actividades’ y le da una enorme competencia a los entes territoriales para definir el ritmo en que se abrieran las actividades.

El haber entregado esa competencia a los alcaldes generó un ritmo muy heterogéneo que no permitió que realmente se diera un reinicio de actividades.

Esa heterogeneidad que se dio en el territorio lo que hizo fue más restrictiva la gradualidad y el impacto económico fue enorme.
Siempre digo esto con el cuidado de reiterar que nosotros los representantes de las actividades productivas tenemos como prioridad la salud pública y la salud de nuestros trabajadores.

De hecho, fuimos los responsables de garantizar protocolos enormemente estrictos e implementarlos.

Ya en septiembre, se invierten las cosas. Eso ya permite que la vida económica coja un ritmo distinto, a pesar de que por ahí hay uno que otro lunar todavía en algunas ciudades y en algunos municipios, en donde insisten en mantener picos y cédulas y una serie de restricciones que no dejan operar la actividad económica.

¿Cómo ve las medidas que ha adoptado el Gobierno en materia de ayudas a las empresas? ¿Contribuyeron a que la crisis fuera menos grave?

Las ayudas han mitigado de manera importante lo que podría ser la destrucción del tejido empresarial.

No nos olvidemos que el tejido empresarial colombiano es absolutamente diverso, no es un tejido concentrado, de unas pocas empresas o de unas pocas grandes empresas.

El Gobierno ha ido avanzando en la medida que ha ido encontrando fórmulas para llegar a empresas con distintas características.

Nosotros valoramos enormemente esos esfuerzos que ha hecho el Gobierno Nacional y que ya están en las empresas. Pasamos de las garantías para que existieran créditos para las empresas, al PAEF, que es el subsidio a la nómina y después a las primas.

Las garantías para los créditos, ayudan a sostener la empresa y el PAEF el empleo, eso es una combinación que funciona.

Uno siempre quisiera más, pero también toca entender que la situación fiscal toca tenerla en cuenta. Es necesario ver qué otros mecanismos se pueden lograr para la protección del tejido empresarial y para empezar a recuperar empleo porque ahí es donde tenemos el problema más profundo en este momento.

Al PAEF le han criticado que solo llegó a un grupo de las empresas más grandes y las microempresas quedaron por fuera. ¿Cree que faltó ampliarlo más?

Aunque hay una gran participación de las microempresas en el PAEF, del 64,6% en cuanto al número de empleadores beneficiados y desde el número de trabajadores beneficiados, la mayor participación la tienen las empresas más grandes, porque tienen más de 500 trabajadores mientras que las microempresas tienen menos de 10 trabajadores.

Todo depende de cómo se miren las cifras. Creo que es importante no ser excluyentes, porque la empresa grande también lo está pasando mal y también toca protegerla.

Si una empresa grande se destruye la cantidad de empleos que dependen de esa empresa es enorme.

Y también tenemos que proteger la micro. Es que aquí crear empresa no es tan fácil y así sea una empresa de menos de 10 trabajadores es valiosa y es importante.

Coronavirus en Cali

¿Cómo ve la posibilidad de que haya un rebrote del virus? ¿Sería un golpe fuerte para el sector empresarial?

La incertidumbre sigue. Esto no se ha terminado. Entonces tenemos que actuar con infinita responsabilidad. Nosotros desde las actividades económicas no hemos bajado la guardia en la utilización de los protocolos. ¿Qué nos está faltando? Mucha disciplina ciudadana, que el colombiano de a pie entienda que si no se cuida no solo está poniendo en riesgo su vida, sino la protección del empleo, la protección del sustento de los colombianos, de cada uno.

Lo positivo es que se está trabajando mucho con data precisa. Saber dónde está la persona contagiada, hacerle todo el cerco epidemiológico y poderlo controlar nos permite que si hay rebrotes, la manera de manejarlo será infinitamente focalizado, no habrá que cerrar ciudades completas.

Por eso es tan importante la disciplina y el manejo de la información, porque un cierre en condiciones como las que teníamos antes de septiembre, sería un golpe no para las empresas, sino para el empleo y para el sustento de millones de hogares colombianos.

¿Cree que los efectos para las empresas son muy profundos o es posible una recuperación pronta?

Las medidas que se han tomado han ayudado a mitigar, pero claramente aquí hay un impacto enorme, profundo.

Recuperar una empresa que ya cerró, volver a abrir, no diría yo que es imposible, pero sí es muy difícil. Ahora el trabajo que nos queda es lograr que no se sigan cerrando empresas, que no se sigan cerrando restaurantes, pequeños comercios, que no sigan desapareciendo microempresas.

Ese es el trabajo que tenemos que hacer. Porque volver a empezar para una empresa, cualquiera que sea su actividad, es muy difícil.

¿Qué cree que se puede hacer para recuperar el empleo que se perdió?

Hay muchos grupos trabajando para proponer iniciativas de reactivación. Nosotros desde el Consejo Gremial las hemos ido presentando, tenemos un paquete completo que ya cuando esté absolutamente definido se lo presentaremos al Gobierno, pero adelantando algunas cosas, diría por ejemplo, que hay dos elementos fundamentales: cómo fortalecer la oferta, es decir, mantener la actividad productiva, desde las empresas, desde el comercio, y cómo fortalecer la demanda, porque puede que tengamos abierta la actividad económica pero si la demanda no reacciona no estamos logrando el impacto que se quiere para el empleo.

Pero hay un tema en el que quisiera hacer énfasis: Colombia es un país que tiene una enorme cantidad de proyectos en distintas áreas económicas, que están estructurados, muchos financiados y lo que les está faltando es algún trámite, algún permiso ambiental, algún elemento.

Esos proyectos se vuelven los ‘mangos bajitos’ para tener un impacto rápido en la recuperación del empleo. Y me refiero a proyectos de infraestructura, minero-energético, de vivienda y desarrollo urbano, del agro.

Muchos de esos proyectos son de inversión privada. El Presidente ya lo habló cuando planteó su plan de reactivación y básicamente lo que estamos haciendo desde el consejo gremial, desde el sector privado, es alimentando esa base de proyectos, porque ahí es donde está el impacto inicial para la generación de empleo y para el tema de crecimiento.

Lea además: Cali tendrá centro de atención y apoyo a emprendedores del Valle

Sobre la vivienda

Camacol propuso 11 alternativas de reactivación que permitan que rápidamente se retome el rumbo de aporte a la economía nacional, entre otros: estímulos tales como el Frech a la vivienda del segmento medio (que ya tiene luz verde), suficiencia de recursos para los subsidios VIS, la creación de un mecanismo que garantice el acceso al crédito para los compradores a través del Fondo nacional de garantías, incorporación de suelo urbanizable, establecer un modelo de gerencia de proyectos estratégicos, promover la inversión en infraestructura urbana y equipamientos, promoción de proyectos exclusivos para renta, exportar vivienda nueva, entre otros.

Camacol Valle igualmente ha propuesto al Gobierno local y departamental una serie de incentivos que van de la mano con los presentados por la Presidencia del Gremio: incentivos de norma urbana y tributarios para la compra de vivienda nueva de interés social- VIS con incentivos tributarios para compradores, como la reducción del 50% del impuesto predial para quienes compren su vivienda nueva, mantener la estratificación de la vivienda por 10 años, reducir parcialmente impuestos y gastos de compraventa de vivienda nueva entre 2020 – 2022 (costos de escrituración y registro), creación de un fondo de garantía departamental para la compra de la primera vivienda VIP y VIS de los hogares.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS