Precio de la gasolina podría subir entre $500 y $700 para fin de año, afirman expertos

Julio 09, 2022 - 01:12 p. m. 2022-07-09 Por:
Colprensa - La República
Incrementos

El Ministerio de Minas y Energía anunció el pasado 2 de julio el primer aumento de $150, incremento que dejó en $9.180 el galón de gasolina y $9.018 el diésel.

Colprensa

Hace una semana el país vio el primero de muchos aumentos graduales al precio de los combustibles que hará el Gobierno Nacional para paliar el déficit del Fondo de Estabilización de los Precios de los Combustibles (Fepc), cifra que llegará, según estimaciones del Comité Autónomo de la Regla Fiscal (Carf), a $34 billones para final de año, lo que representa 2,7% del PIB.

El Ministerio de Minas y Energía anunció el pasado 2 de julio el primer aumento de $150, incremento que dejó en $9.180 el galón de gasolina y $9.018 el diésel. Esta subida será el único que hará el presidente Iván Duque antes de su salida: Gustavo Petro deberá enfrentar la cuantía de las próximas alzas de los precios.

Lea aquí: Lo que dicen las casas de cambio sobre cómo se está moviendo el mercado del dólar en el país

Julio César Vera, presidente de la Fundación Xua Energy, afirma que de mantenerse este ritmo en el aumento del valor, los consumidores podrían ver para diciembre un encarecimiento de los galones que oscila entre $500 y $700, en caso de que el gobierno entrante siga con el proceso de desmonte de los subsidios.

“Los precios quedarían entre $9.700 y $9.900 para el galón de gasolina y en el caso del diésel el costo se acercaría a $9.400 y $9.600”, aseguró el experto. En todo caso, se trata de cifras especulativas y aún falta ver qué movimientos hacen las carteras de Hacienda y Minas y Energía para continuar con el aumento de los precios. El experto destacó que el aumento no sería suficiente, pero se trata de “una señal coherente con el mercado y el abastecimiento energético del país”. El aumento de los precios de los combustibles incide directamente en la inflación, cuyo dato no parece ceder y para el mes de junio fue de 9,67%.

Vera destacó que los aumentos graduales rompen la tendencia entre la inflación y el precio de los combustibles. Sin embargo, el precio en Colombia permaneció estático por mucho tiempo, con ligeros incrementos, pero que no alcanzaban a hacer frente a la subida de los precios internacionales. “Eso ya se había logrado, pero habernos quedado quietos tanto tiempo ha generado un efecto en que cualquier aumento va a generar un incremento directo en la misma proporción sobre todos los bienes y servicios”, aseguró.

Según datos de la Asociación Colombiana del Petróleo, tomando como referencia los precios de Bogotá, desde marzo de 2020 los precios de los combustibles estuvieron por debajo de $9.300.

Desde entonces ha habido fluctuaciones a la baja y pequeñas subidas: por ejemplo, el precio de la gasolina estaba para noviembre del año pasado en $8.991 y en enero de 2022 subió a $9.372, precio que se mantuvo hasta la subida reciente de $150 anunciada por el Gobierno Nacional y el precio en Bogotá quedó en $9.522 el galón, cifra que no se veía desde finales de 2018. Esta estabilidad en los precios ha sido gracias a la labor del Fepc; a pesar de amortiguar la subida de precios, ahora el Gobierno deberá girar $28,5 billones al Fondo entre 2023 y 2025 para cubrir el alto déficit, según datos del Carf.

Diego Mesa, ministro de Minas y Energía, ha destacado que el Fepc ha sido una herramienta útil para amortiguar el impacto de la inflación sobre las familias en situación de vulnerabilidad. “Si se incrementan los precios de los combustibles, habría una afectación en el flete de transporte de los alimentos y esto tendría un efecto cascada que incidiría en las familias”, aseguró.

Le puede interesar: ¿Cuáles serían los efectos para Colombia si Estados Unidos, su principal socio comercial, cae en recesión?

Vera asegura, sin embargo, que mientras que el país no tome la decisión de seguir la tendencia internacional de precios “no hay fondo que aguante porque se vuelve un saco roto”. El experto afirma que no es sostenible un fondo como el actual en la medida en que el Gobierno Nacional no responda a las fluctuaciones del precio internacional con unos movimientos al alza y a la baja que permitan seguir el comportamiento mundial.

“Pero si en definitiva la decisión es no subir precios y subsidiar de forma definitiva el precio de los combustibles, el fondo no funcionará”, dijo.

Sergio Cabrales, docente de la Universidad de los Andes, recordó que la subida gradual de los precios de la gasolina y el diésel aumentará los costos de los transportes y presionará la inflación al alza, puntos que más comparten.

VER COMENTARIOS
Publicidad