Escuchar este artículo

Por crisis del Covid-19 más de 400 restaurantes cerraron definitivamente en el Valle

Abril 29, 2020 - 11:55 p. m. Por:
Redacción El País

Según datos de Acodrés, más de 2000 negocios están en suspensión, sin contar con los informales que hay en la ciudad.

Jorge Orozco - El País

Las cifras de la industria gastronómica en la ciudad de Cali son dramáticas, pese a que muchos empresarios han buscado la manera de operar en medio de la cuarentena por la emergencia sanitaria del Covid-19.

Datos de Acodrés en el Valle del Cauca, gremio que agrupa a los restaurantes, indican que al 20 del abril 146 negocios empezaron las gestiones para acogerse a la ley de insolvencia; 432 cerraron definitivamente sus puertas; 899 establecimientos están trabajando con la modalidad de domicilio y más de 2000 negocios están en suspensión. Esto sin contar las cifras de los negocios informales que hay en la ciudad.

“Los que ya tomaron la decisión de cerrar dejaron 1296 desempleados en este momento, lo hicieron porque no tienen flujo de caja, muchos tenían poco tiempo en el mercado y no cuentan con músculo financiero para aguantar”, explicó Brany Prado, director del gremio.

Agregó que sólo el 4 % de los restaurantes, que están bajo modalidad de arriendo, han podido llegar a un acuerdo con los dueños de los locales y “muchos deciden mejor liquidar la empresa y por ende acabar ese sufrimiento”.

Puede leer: Caleños narran crisis del Covid-19: así es estar varado en un crucero en el Caribe

Según Acodrés, las ventas a domicilio han sido una alternativa importante para algunos empresarios, sin embargo, estas solo han representando hasta el momento el 11,3% de las ventas que generalmente obtenían los negocios en los restaurantes, atendiendo en mesa. Se calcula que la industria gastronómica de la ciudad están teniendo pérdidas por $40.000 millones, sin contar el impacto en el empleo.

Uno de los empresarios que se mantiene en el negocio hasta ahora es Juan Pablo Arteaga, propietario de Telogy, un restaurante en Granada. Él cuenta que desde el 20 de marzo tiene las puertas cerradas de su negocio y que hace poco decidió incursionar con los domicilios. Sin embargo, afirmó que estos apenas llegaron el fin de semana pasado al 3% de las ventas promedio, que tenían antes de la cuarentena, y que podrían ascender al 10% en el mes, según sus estimaciones.

“Es decir que esas ventas aún son bajas, en nuestro caso hemos sorteado la situación con nuestro producto té en hebras, que hemos movido por las redes sociales y eso ayuda a cubrir los gastos. Teníamos 7 empleados y nos quedamos con 2. Hasta este momento no hemos llegado a un acuerdo con los propietarios del local para los pagos de estos meses”, cuenta.

Agregó que los empresarios se siente asfixiados porque deben pagar arriendo, servicios y demás obligaciones y que no encuentran apoyo de los gobierno ni local ni nacional. “Las alternativas que nos brindan de créditos no son buena opción para nosotros porque existe la incertidumbre de lo que pasará en el futuro cercano con el sector y si todo volverá a ser con antes. Necesitamos flujo de caja para reinventarnos y trabajar”, reiteró.

Alternativas

Juan Pablo Arteaga considera que una forma de ayuda para el sector sería que el Gobierno autorice que los restaurantes paguen un arriendo, según las ventas durante un periodo de tiempo y que puedan diferir a 12 meses el pago de los servicios público de los meses de marzo, abril y mayo.

Al respecto Brany Prado dijo que “hemos pedido al Alcalde que el impuesto ICA de este año, que nos tocaría pagar en 2021, no se le cobre al sector y que los servicios públicos se cobren como si fuera residencial y no comercial”.

Lea también: Para evitar contagios de Covid-19, el MÍO suspende 81 paradas en barrios con más casos

Agregó que muchos quieren entregar los locales, pero les cobran grandes penalidades y que, además, no pueden hacer los trasteos. “El panorama es oscuro, necesitamos auxilios, alivios. Este sector hace un gran aporte al empleo, al turismo y si el Gobierno local no toma medidas urgentes y determinantes, tendremos una industria reducida al 5% de lo que era antes”, afirmó.

El secretario de Desarrollo Económico de Cali, Argemiro Cortés, dijo que “conocemos la situación del sector de la gastronomía, la verdad es que todo lo que tiene que ver con bares, restaurantes y el sector turístico pasa una situación difícil”.

El funcionario aseguró que antes de que termine esta semana se hará un encuentro entre el Alcalde y los empresarios de la gastronomía para escuchar y buscar opciones de apoyo de manera conjunta. La Alcaldía de Cali y la Gobernación donaron bonos para esta industria que fueron entregados a los trabajadores. Se estima que hay más de 4000 personas cesantes en el sector.

Experiencias

Platillos voladores, uno de los restaurantes más reconocidos de la ciudad de Cali por su servicio a la mesa y su fusión de la comida típica colombiana, ahora ofrece platos listos a domicilio entre las 12:00 pm a 3:00pm y las 6:00 pm y 9:00 pm.

En el caso de los restaurantes de comidas rápidas, el modelo de negocio se adaptó más fácilmente y ha explotado este canal de venta a través de diferentes plataformas digitales como Rappi, Uber Eats, y Domicilios.com.

Un ejemplo es TDT- Tierra de Todos, el cual está fortaleciendo este canal de venta durante la crisis, destacó un informe de la Cámara de Comercio de Cali.

Rectificación

El pasado 30 de abril en su edición impresa (página A7, sección Activos) y en su portal web (sección Economía), El País publicó una noticia titulada: Por crisis del Covid-19 más de 400 restaurantes cerraron definitivamente en el Valle.

La misma fue ilustrada con varias fotografías de establecimientos comerciales del sector gastronómico en Cali, entre las cuales aparece una de las fachadas de los restaurantes 1975 Café y Summer 75.

Lo anterior generó confusión entre algunos lectores, quienes asumieron que dichos establecimientos habían cerrado definitivamente sus puertas como consecuencia de la actual emergencia sanitaria.

El País se permite rectificar dicha información y aclara que no es así. Ni en el pie de foto de la mencionada imagen, ni en el texto de la noticia en la que se publicó, se señala específicamente que estos dos restaurantes hayan cerrado definitivamente su operación.

La foto, en este caso, se usó para ilustrar el panorama general dado a conocer por la Asociación Colombiana de Restaurantes, Acodrés, fuente principal de la noticia, y que se menciona en el segundo párrafo de la nota de la siguiente manera:

"Datos de Acodrés en el Valle del Cauca, gremio que agrupa a los restaurantes, indican que al 20 del abril 146 negocios empezaron las gestiones para acogerse a la ley de insolvencia; 432 cerraron definitivamente sus puertas; 899 establecimientos están trabajando con la modalidad de domicilio y más de 2000 negocios están en suspensión. Esto sin contar las cifras de los negocios informales que hay en la ciudad".

El País lamenta las molestias causadas por la interpretación inadecuada que hayan hecho algunos lectores de esta noticia, y se permite informar que los restaurantes 1975 Café y Summer 75 siguen operando, han adecuado su operación al mercado de los domicilios y, pese a la difícil situación, mantienen completas sus nóminas.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS