Cabal y Farah: Patrick, el padre de Robert, habla sobre el título del US Open

Escuchar este artículo

"Quiero que Juan Sebastián y Robert sigan siendo muy felices": Patrick, padre de Farah

Septiembre 08, 2019 - 12:00 a.m. Por:
Patrick Farah- padre de Robert Farah
Robert Farah

Robert Farah, tenista caleño nacido en Canadá.

Andrés Alvarado: Especial para El País

Las sensaciones por este nuevo título de Juan Sebastián y Robert son absolutamente indescriptibles. Mucho orgullo y alegría por ver el trabajo tan maravilloso que están desarrollando.

Son más de 25 años desde que se conocen, pues jugaron su primer partido como adversarios cuando tenían cinco años.

No me gusta hablar de que lo suyo fue una lucha, sino un proceso bastante largo para llegar a la excelencia, como cualquier proceso para ser exitoso en algo.

Lea también: "Estos triunfos sirven para abrir camino": Juan Sebastián Cabal y Robert Farah

A diario se trabajó, se alimentó lo que se tenía que alimentar para conseguir los objetivos que hoy alcanzan. Lo hicieron con una gran disciplina y concentración.

Ellos, en el US Open, guardaron un enfoque y una intensidad muy alta y cuando esta calidad está, llegas a la excelencia. La excelencia hace que el juego que has practicado por 30 años se desarrolle a máximo nivel.
Claro que al ver a mi hija Romy en Nueva York me dieron ganas de estar allá y de hecho planeaba estar para la final, pero no pude porque estoy tramitando mi visa británica con el fin de acompañar a los muchachos en el Torneo de Maestros.

Juan Sebastián y Robert son compañeros, adversarios y amigos desde la más tierna infancia. Han hecho parte de un mismo grupo de trabajo muy temprano, con la Liga del Valle, en los entrenos que tenían conmigo, y luego fueron parte del equipo de Colsánitas.

Su secreto es que cuentan el uno con el otro desde siempre y más desde que empezaron a jugar dobles como profesionales.
Al principio los resultados no eran buenos, porque tú no llegas de un día para otro a destacarte, El camino es largo y arduo.


Ha sido un camino largo en el que hay que recalcarles la paciencia y la disciplina para mejorar en todos los aspectos: mental, psicológico, técnico, táctico y alimenticio.

No han dejado de lado nada de lo importante para el desarrollo de un deportista de alto nivel.

Esto es un equipo, uno de los dos puede lucir mejor que otro, pero no puede ganar partidos solo, y eso lo han entendido. Luchan y aportan los dos para ganar.

Mi esposa y yo tenemos un acento que traiciona nuestra identificación con Colombia, pero yo me identifico infinito con la tierra que nos dio la posibilidad de salir adelante.

Es importante ver las cosas de una forma más global, si vuelves a ver la final tienes que mirar el enfoque que tuvieron, su concentración. No existía nada más que ellos dos y la cancha.

Lo que más me gustaría es que ellos sigan siendo felices en su oficio, en su actividad, que sigan teniendo este nivel de compromiso con la forma cómo viven y cómo entrenan. Esto tratamos de cosecharlo día a día.
Sería buenísimo ganar el Torneo de Maestros, pero eso no se logra si ellos no son felices, y la felicidad es la que les da la entrega.

Robert tiene un revés atómico, lanza unos misiles con su raqueta y es innegable que ha progresado en todos los aspectos del juego, sobre todo en sus reflejos y consistencia.

La base de su éxito está a nivel mental. Tienen mucha confianza el uno en el otro, si fallan, el compañero les ayuda, ellos no se recriminan si alguno falla. Aparte de eso, a nivel técnico se complementen mucho. Uno es potencia, otro es la mano.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad