Cabal y Farah: Juliana Vásquez, esposa de Juan Sebastián, habla sobre el título del US Open

"Es un sueño familiar": Juliana Vásquez, esposa de Juan Sebastián Cabal, sobre el título del US Open

Septiembre 08, 2019 - 12:00 a.m. Por:
Juliana Vásquez - Esposa de Juan Sebastián Cabal 
Juan Sebastián Cabal y Jacobo

Juan Sebastián Cabal y su hijo Jacobo tras obtener el título de Wimbledon.

Andrés Alvarado: Especial para El País

El título de Wimbledon me tocó vivirlo lejos de Juan Sebastián y haber vivido esta consagración tan cerca me permitió confirmar que todo es muy distinto.

Acá pude ver cómo estaban Juan Sebastián y Robert emocionalmente. Yo estaba convencida de que desde lejos los nervios eran peores, pero no. La energía que uno vive es muy distinta. Además de eso, ver cómo nuestro hijo Jacobo reaccionó a todo lo que vivimos acá en Nueva York nos llena de una alegría gigante. Es una gran bendición estar aquí junto a él, no queremos vivir nada más de lejos.

Lea también: "Estos triunfos sirven para abrir camino": Juan Sebastián Cabal y Robert Farah

‘Jaco’ se hizo famoso en redes sociales por entrar a la cancha tras cada partido, y les confieso que eso no se dio por iniciativa de ‘Sebas’ ni de mi persona, fue una cosa de él, nunca se lo impusimos.

Juliana Vásquez

Juliana Vásquez, Jacobo Cabal y Juan Sebastián Cabal.

Raúl Palacios / El País



Desde que él ingresa al estadio está desesperado, le grita al papá para que se dé cuenta dónde está. Solo cuando ‘Sebas’ le grita “ya te vi” se tranquiliza.

Recién terminaba cada partido estaba desesperado por meterse a la cancha para abrazar al papá y Robert y eso es impresionante.

Con decirles que el viernes eran las 8:00 de la mañana y Jacobo y Juan Sebastián ya estaban jugando. En serio que el amor que él tiene por este deporte para nosotros es una cosa espectacular.

Nosotros no queremos inculcarle ni meterle el tenis por los ojos, sino que nos gustaría que él escogiera y lo ha ido haciendo.

En este torneo él andaba con su propia raqueta e imitaba los movimientos de su papá en los entrenos. El tenis para nosotros es nuestra vida y es maravilloso.


Imagínense que Jacobo se ponía a jugar en el sitio donde todos los jugadores descansan y los mismos tenistas sacaban el celular para hacerle videos.

Es un niño de dos años y medio y tiene una derecha impresionante y un muy buen servicio. ‘Sebas’ y yo hemos estado en el proceso de enseñarle un poco más y ha avanzado mucho, ya tiene un gran conocimiento visual.
Nosotros somos una familia y sé que a ‘Sebas’ le motivó el hecho de voltear su mirada y darse cuenta de que nosotros estábamos en la tribuna.

Sobre todo ver a su hijo con el puño apretado en la tribuna y gritar “vamos, Colombia” o “vamos, papá”.

Creo que él pensó que como su hijo estaba ahí apoyándolo tenía que dar lo mejor de sí y luchar hasta el final, y esa fue una energía que se trasladó hacia nosotros en la barra, donde no permitimos que nadie decayera.

El amor de Jacobo no es solo por Juan Sebastián, pues también muere por Robert, sino que lo digan los videos que rondan en redes donde él corre a abrazar a su ‘tío’.

Quiero hacer énfasis en un detalle que hicimos en la final. Para los juegos anteriores, los entrenadores, la familia de ‘Sebas’ y la de Robert nos hicimos en puntos estratégicos de la cancha, nos repartimos. Yo estaba con un grupo aparte y Romy Farah estaba en otro lado.

Para la final hablamos con el entrenador y dijimos que sería importante que todos estuviéramos juntos, él accedió y por eso nos pudieron ver a todos juntos.

Yo estoy muy contenta por lo logrado por Juan Sebastián y Robert porque mi hermano Santiago ahora puede estar tranquilo de que no soy ‘morrocó’ (risas).

Los títulos de Wimbledon y del US Open son una alegría gigante, porque representan un sueño por el que ellos dos trabajan todos los días. Y no es un sueño de Sebastián, sino de todos nosotros.

Estoy segura de que la clave está no solo en el trabajo físico, sino también en el espiritual. Estos logros nos llenan a nosotros como personas, nos llenan de confianza y unión.

Tras el juego abracé a Robert, no tenía que decirle nada, no fue necesario. A ‘Sebas’ le dije que lo amaba, que había jugado excelente y que estamos muy orgullosos de él.

En Wimbledon el partido lo remató Robert y esta vez lo hizo ‘Sebas’. Son cosas del destino que me demuestran que la confianza que tengo en el desempeño de ambos no es ‘de gratis’. Ver que ‘Sebas’ tuvo la oportunidad de celebrar este triunfo tan importante junto a nosotros nos llenó de alegría.

Solo quiero decirles que hay Jacobo y Juliana para rato, porque nosotros en realidad perseguimos un sueño de familia y para que sea así tenemos que estar juntos y esa es una decisión que tomamos Sebastián y yo hace rato.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad