Por estas razones Cali es la nueva capital cinéfila de Colombia

Por estas razones Cali es la nueva capital cinéfila de Colombia

Agosto 04, 2019 - 07:20 a.m. Por:
Redacción de El País
Cinemateca La Tertulia

La Cinemateca del Museo La Tertulia se ha convertido en el lugar más importante para el cine independiente de la ciudad, y uno de los más importantes del país.

Foto: Especial para El País

¿Por qué continuamos hablando del ‘Caliwood’ y por qué perdura la idea de que la ciudad es una meca del cine colombiano?

Las razones son muchas, y entre ellas está el hecho de que la ciudad tiene algunos de los cineastas jóvenes más importantes de la actualidad en Colombia, como César Acevedo, Óscar Ruiz Navia o Jorge Navas. También, el hecho de que algunos de los hitos más importantes del cine colombiano en los últimos cinco años se han producido en Cali: el galardón más importante que se haya llevado una película colombiana en toda su historia fuera para la producción caleña ‘La tierra y la sombra’, y es la Cámara de Oro que se entrega en Cannes.

Y la verdad es que la movida cinematográfica caleña es incesante y se renueva cada año. Esa es la opinión que tiene Gerylee Polanco, productora cinematográfica y directora de la Cinemateca del Museo La Tertulia. Polanco ha podido atestiguar desde hace varios años, por ejemplo, como Cali se ha convertido en un referente mundial para la escritura de guion, gracias a la Residencia Iberoamericana de Guion que se realiza cada dos años en la ciudad. Por estos días, justamente, la ciudad tiene una ilustre invitada en el tema, Paz Alicia Garciadiego, quien dictará entre el 5 y el 8 de agosto un taller de escritura de guion, dentro de las actividades de la V Residencia Iberoamericana de Guion que tiene a Cali como sede internacional.

Paz Alicia es una de las más reconocidas guionistas de América Latina, ganadora del Osella de Oro al Mejor Guion en el Festival de Venecia de 1999 por la película ‘Profundo Carmesí’, y escritora de películas como ‘El coronel no tiene quien le escriba’ y ‘La virgen de la lujuria’.

“La Residencia es un evento internacional que ha posicionado a Cali a nivel mundial como una ciudad en la que se escribe guion, y por eso es que podemos tener visitantes tan importantes como Paz Alicia Garciadiego”, sostiene Polanco.

Pero además de la mexicana, la Residencia ha juntado por estos días en Cali cineastas y guionistas de México, Perú, Venezuela, Argentina, España, para no hacer otra cosa que hablar de cine, que crear cine, en una ciudad cuya vocación no solo es salsera, sino también innegablemente cinéfila.

Ahora bien, si se mira desde otro punto de vista, el amor por el cine que profesan los caleños es evidente. Cali, según las estadísticas de Proimágenes, fue la segunda ciudad en donde más asistentes a cine se contaron, con más de 11 millones en 2018.

Es como si cada caleño hubiese ido a una sala de cine en promedio unas cinco veces al año, una cifra que supera a ciudades como Medellín. Y ese amor por el cine puede notarse perfectamente en el fenómeno que ha vivido la Cinemateca del Museo La Tertulia en los últimos meses, luego de su renovación.

Este espacio, uno de los más importantes para el país para la exhibición de cine independiente, se ha convertido en una especie de templo deseado por los cineastas colombianos que como Rubén Mendoza, lo buscan constantemente para presentar sus películas. La Cinemateca, además, ha sido el espacio en el que se ha realizado la premier de películas tan importantes como ‘Dolor y Gloria’, el más reciente filme del español Pedro Almodóvar, o ‘La casa de Jack’, la última producción del siempre escandaloso Lars Von Trier.

Ahora mismo el cineasta y fotógrafo neoyorkino Kurt Hollander se encuentra proyectando un ciclo de cine underground con algunas de las películas de culto más importantes de Europa y Estados Unidos filmadas en la segunda mitad del siglo XX.

“Es un ciclo de un cine que no era independiente y que tampoco hacía parte de Hollywood, sino un cine underground, de bajo presupuesto, pero realizado por directores que eran muy creativos y unos grandes artistas. Son películas que en su momento no fueron aceptadas pero que poco a poco se han ido convirtiendo en películas de culto y han reclamado toda su validez artística”, dice Kurt Hollander, el curador de la muestra.

Ciclos que, agrega Hollander, pueden programarse en la ciudad porque hay un público ávido por las experiencias cinematográficas.

Entre el 22 y el 26 de agosto, además, se inicia el ciclo de cine rosa, un ciclo de películas que reinvindican la diversidad sexual y que este año se propone hacerle un homenaje al gran escritor y periodista chileno, Pedro Lemebel.

Tal avidez por el cine explica, además, el hecho de que la ciudad tenga un fuerte circuito para el cine independiente, en el que puede enumerarse, además de la Cinemateca de La Tertulia, el Cine Foro Andrés Caicedo en la Plazoleta Jairo Varela, o cine clubes con un público constante como el de la Universidad del Valle, de la Biblioteca Departamental, del Centro Cultural Comfandi o de la Fundación Hispanoamericana.

Le puede interesar: El Circo Camaleón: la increíble unidad del Ejército que apuesta por la risa

Cali, ciudad de festivales

Otra de las razones que evidencian la vocación de amor por el cine de la ciudad es el gran número de festivales y eventos cinematográficos que se presentan en Cali.

Además del Festival Internacional de Cine, que es uno de los más buscados por cineastas independientes de América Latina y del que este año se realizará la decimoprimera versión, Cali tiene eventos como el Festival de Animación La Truca, que reúne a cineastas dedicados al cine de animación de toda América Latina.

También se cuenta el Festival FESDA, dedicado al video y al cine comunitario, que recoge las experiencias artísticas y cinematográficas de algunas de las zonas más marginadas de la ciudad.

Otra de las grandes fiestas cinematográficas que vive la ciudad es
el Festival de Cine Futbolero, que se realiza todos los meses de agosto,
o el Festival de Cine Infantil y Juvenil Calibélula, que se realiza en el
mes de noviembre.

Otro de los eventos de cine independiente que tiene la ciudad es el Festival Cortos Cali, dedicado exclusivamente a la producción de cortometrajes, tanto de ficción como documentales, y que también se realiza en el segundo semestre del año; el Festival Cinespacio, organizado por estudiantes universitarios y el Festival Corto Circuito, que se realiza todos los meses de julio, y que trae los mejores cortometrajes realizados por latinos en New York a la ciudad.

No hay duda de que una de las vocaciones existenciales de la ciudad, una de las que mayores triunfos le ha dado, también, tiene que ver con la cámara en movimiento, con esa pasión desenfrenada a la que se llama cine.

Una ciudad animada

La animación se ha convertido para Cali en otro de sus fuertes en la producción cinematográfica. La primera película animada en 2D dirigida por una mujer es ‘El libro de Lila’, fue realizada en Cali y dirigida por Marcela rincón.

La historia transcurre en Cali y en un escenario imaginado por los personajes. En 2018, además, se estrenó ‘Virus Tropical’, dirigida por el caleño Santiago Caicedo, y basada en la obra de la artista colombo-ecuatoriana Power Paola. Ahora mismo en la ciudad se están desarrollando varios proyectos que se estrenarán en los próximos años.

La producción de cine animado se viene fortaleciendo además con Festival Internacional de Animación ‘La Truca’, organizado por la Universidad Icesi, Pontificia Universidad Javeriana Cali, Universidad del Valle y Universidad Autónoma de Occidente, con el objetivo de visibilizar la producción de cine animado en la ciudad.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad