Lemebel, el documental sobre el reconocido activista chileno, será presentado en el Festival de Cine de Cali

Escuchar este artículo

Lemebel, la historia del reconocido activista chileno, en el Festival de Cine de Cali

Noviembre 08, 2019 - 11:57 p. m. Por:
Jefferson Ospina, reportero de El País
Lemebel

El artista, escritor y activista homosexual Pedro Lemebel.

Especial para El País

Un hombre. Homosexual, hijo de un panadero y un ama de casa. Chile. Años 70. Pinochet está en el poder y asesina y desaparece a sus opositores.

Dos bandos: a favor o en contra, derecha o izquierda, la élite y el proletariado. El mundo, aparentemente, era binario, era el mundo de la Guerra Fría.

Y en ese panorama hostil Pedro Lemebel, quien luego sería artista, escritor, cronista, y para entonces ya era homosexual, era también un marginado que no tenía cabía en ninguno de esos mundos.

Es probable que durante los años de la dictadura de Pinochet en Chile, entre 1973 y 1990, no hubiese un destino más contradictorio, más extremo, una condición mayor de paria que la que sufrió Pedro Lemebel: no solo era un hijo de proletarios en un mundo dominado por la exclusión social, sino que también era un homosexual en un mundo en el que la izquierda los desdeñaba a ellos. ¿Dónde habitar? ¿Qué lugar hay para un hombre o una mujer en ese universo?

Lea además: Concierto 'Cantos de vida y alegría' se realizará este sábado en Cali

Ese es el interrogante que a lo largo de 96 minutos intenta responder el documental ‘Lemebel’, sobre el reconocido activista homosexual, cronista y artista chileno, que se presenta por estos días en el Festival Internacional de Cine de Cali. Un documental que fue estrenado en la pasada edición del Festival de Cine de Berlín, en donde se ganó el premio a mejor película de temática LGBTI.

Los primeros 15 minutos pueden resultar de difícil lectura, sobre todo para quien no conoce la figura de Lemebel. El documental no está pensado como una biografía audiovisual ni mucho menos como un programa de televisión de Discovery. No. Poco a poco el espectador va descubriendo la figura del artista y comprendiendo la dimensión que le interesa a su directora, Joana Reposi Garibaldi. Quizá el primer momento de chispa que ilumina al espectador ocurre cuando se presenta una entrevista de archivo que se le hizo a Lemebel a mediados de los años 80, cuando junto a su amigo Pancho, también homosexual, decidió crear el colectivo de artistas ‘Las yeguas del Apocalipsis’, dedicado a los performances de lo que podría llamarse arte homosexual.

“Mira, queremos hablar de los homosexuales, esos que no tienen cabida en este mundo. Los que la dictadura asesina y los que rechazan los socialistas y los comunistas. Nadie habla por ellos. Nadie dice nada del niño de 10 años que se tiene que enfrentar a sus amigos del colegio por ser homosexual. De eso queremos hablar, de esto que somos, ¿cachai?”, dicen los dos amigos en la entrevista.

Pedro Lemebel nació en 1952 y murió en 2015. Fue autor de más de 9 libros de crónicas y escribió para medios chilenos como Página Abierta y La Nación.

Y a partir de ese primer chispazo, el documental se convierte en un fuego continuo. Hay un fondo político y social ineludible: las violaciones de Derechos Humanos que se hicieron política instaurada del gobierno de Augusto Pinochet. Y sobre ese fondo Lemebel se convierte en un artista performático que quiere hablar de su condición de homosexual pobre. Era, como lo dice el propio artista, lanzarse a un abismo. La derecha chilena odiaba a los homosexuales tanto como a los comunistas, y los casos de homosexuales asesinados lanzándos de altos edificios no eran infrecuentes. Y la izquierda, como lo habían hecho Fidel y el Ché en Cuba, denigraba de ellos.

Así que Lemebel fundó su propio mundo, a contracorriente, agresivo, sin dar tregua, contra todo, un humanista pleno. Sus performances, que incluían muchos de ellos desnudos en espacios públicos, eran tanto para pedir justicia por los desaparecidos como para reivindicar el derecho a ser diferente en un mundo de machos proletarios y dictadores.

Y con ese discurso, presente a lo largo de todo el documental, el espectador va recorriendo la geografía del universo de Lemebel: el barrio donde creció visto a través de la nostalgia de su vejez; los lugares en donde presentó sus performances más icónicos, y la intimidad de su casa, en donde no puede vivir en paz si no hay música sonando.

Sobre las imágenes de archivo de Lemebel, va corriendo su voz en off que no habla de su infancia, que no habla de sus días de gloria, que no construye el relato ya contado hasta el hartazgo del niño salido de la pobreza que ejecuta la parábola del héroe contra todo. Tampoco es una colección de chismes sobre su convulsa vida íntima. No. Lemebel habla de su lucha y de la dureza de su soledad. La suya es una voz individual que resuena como un coro: “no me hablen a mí del proletariado. No. Yo hablo de aquellos a los que el propio proletariado ha rechazado”, dice, leyendo uno de sus libros.

‘Lemebel’, que se presenta de nuevo el próximo domingo a las 2:00 p.m. en las salas de Unicentro, es una voz profunda de un marginado que durante muchos años representó el destino de millones.

Películas para hoy

  • Los Colores de la Montaña, de Carlos César Arbeláez. Salsa Audiovisual 218 Centro Cultural de Cali. 10: 00 a.m.
  • Lo Que Arde, de Olivier Laxe, en la Cinemateca del Museo La Tertulia a las 2:00 p.m.
  • Yo, Imposible, de Patricia Ortega, en UniCali a las 2:10 p.m.
  • El Unicornio, de Isabelle Dupuis y Tim Geraghty, en la Cinemateca del Museo La Tertulia a las 6:00 p.m.
Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad