Estas son las dos novelas gráficas de Mario Mendoza y Keko Olano

Escuchar este artículo

Las dos nuevas novelas gráficas de Mario Mendoza y Keko Olano

Octubre 21, 2019 - 11:55 p. m. Por:
Anderson Zapata, reportero de El País
Ilustración de novela gráfica

'Imágenes premonitorias' es una de las novelas gráficas de la autoría de Mario Mendoza y Keko Olano.

Ilustración tomada del libro ‘Imágenes premonitorias’

Tormentas prolongadas, inundaciones, sequías interminables y migrantres cruzando Centroamerica son algunos de los hechos que se presentan en la nueva novela gráfica ‘Imágenes premonitorias’, que estrenó en la FIL Cali 2019 el escritor colombiano Mario Mendoza junto al ilustrador caleño Keco Olano.

A esta novela le sigue ‘Están entre nosotros’, el segundo cómic de esta serie en la que diez personajes deberán enfrentar una catástrofe inminente. En entrevista con El País Mario Mendoza habló sobre los retos que afronta al momento de escribir un cómic y explica por qué ahora le gusta trabajar en grupo y no en solitario.

Le puede interesar: Así fue la presentación de 'Gabriel Ochoa Uribe' en la Feria del Libro de Cali

"Hace pocos días, por consejo de Keco, me compré
el cómic ‘Arrugas’ y me encantó la fuerza del guión porque yo tengo a mi mamá en un ancianato. Esto me conmovió profundamente y creo que a esa novela gráfica le fue muy bien porque muchos tenemos a nuestros padres en estas instituciones y eso es algo muy duro”.
Mario Mendoza
Escritor

Con estas dos nuevas historias ya serían tres novelas gráficas las que usted ha realizado junto al ilustrador Keco Olano, ¿cómo ha sido ese trabajo en grupo?
Desde que el año pasado llevamos al cómic a ‘Satanás’ fue algo muy importante porque me sentí muy cómodo escribiendo el guión.
Cuando Keco me dijo que se sentía cómodo con el guión para mí fue algo extraordinario y, a partir de allí, me di cuenta que yo había agotado un camino por el lado literario. Ya publiqué mi libro ‘Akelarre’ y ese para mí es el cierre  de todo un universo narrativo. Allí me di cuenta que había una curva que se había abierto a través del guión de ‘Satanás’ y enseguida inicié junto a Keco a planear una trilogía gráfica que se llama ‘Misterium’.
Hacer estos cómics es una experiencia fantástica y trabajar en grupo es encantador porque los diseñadores participan todo el tiempo. Yo no soy un escritor autoritario.

Imágenes Premonitorias

¿Por qué dice que trabajar en grupo es algo encantador si siempre ha trabajado en solitario?
El trabajo literario implica trabajar dos o tres años en una novela y eso es asfixiante, claustrofóbico y carcelario. En cambio, cuando hago cómics dialogo todo el tiempo. Yo hago una primera versión del guión  y a partir de ese texto, junto a Keco, iniciamos a ajustar detalles. A los ilustradores les damos la posibilidad de que ellos se expresen, pues es muy difícil obligar a un artista a que ilustre algo que yo deseo. Si eso fuera así terminaría discutiendo con el ilustrador y finalmente separándonos. A un artista como Keco hay que proponerle un universo y dejar que él se exprese tranquilamente y que se sienta cómodo.

“En Colombia no tenemos historias poderosas de ciencia ficción, pero esto
no significa que no tengamos grandes exponentes”.
Mario Mendoza
Escritor

¿Qué reto ha significado escribir cómics? ¿Es un proceso muy diferente al de escribir una novela?
Es algo fascinante. Cuando veo partes del storyboard me sorprendo porque la verdad es que yo escribo la escena, pero la lectura  de esa escena depende del director, igual a como ocurre en el cine. Por ejemplo, yo simplemente escribo: tres personas se encuentran en el lobby del hotel. Pero en esa simple escena el director puede ubicar la cámara arriba, o en el piso, la puede girar y la escena se puede volver algo fascinante  gracias al director. Por eso digo que yo escribo una escena, pero Keco, que en este caso sería el director, la interpreta y él es el que divide en dos o tres viñetas la historia.  Cuando veo los dibujos de lo que escribí mi sorpresa es mayúscula. Yo espero que la gente vaya entendiendo que en los cómics y en la novela gráfica el protagonismo del guionista no existe. No es como en la literatura, yo sé que ahora les queda difícil porque he escrito varios libros y se fijan mucho en mí, pero aquí mi función es menor y los que  construyen todo son los ilustradores.

¿Cómo es el proceso para llevar estas dos historias al cómic?
Inicialmente le pregunté a Keco y le sugerí que realizáramos unas historias por cierta línea literaria. Posteriormente él opina sobre la idea y debatimos. Yo le consulto todo porque  tenemos que ir de la mano y estar de común acuerdo y después, cuando le entrego el guión, él lo interpreta y hace cambios y modificaciones. Por ejemplo, en uno de los personajes de ‘Imágenes premonitorias’ Keco me dijo que ese personaje para poder construir un búnker debía  tener nociones de arquitectura o  de ingeniería. Entonces, si es un ingeniero sería muy bueno que estuviera obsesionado con el Cubo de Rubik y que dicha obsesión se transformara en el diseño del búnker y así poder representar un trastorno obsesivo compulsivo.

Están entre nosotros

La voz de keco

¿Cómo es el proceso para transformar en imagen los textos que Mario le entrega?
Hay dos procesos. El primero es uno mental y el otro es uno técnico. El proceso  mental consiste en imaginarse la historia. Sentirla. Aquí uno puede iniciar a pensar cómo van a ser los ritmos, la atmósfera, ver cuál es el enfoque que se le va a dar a los personajes. Este es un proceso interior. 
En el momento en que todo esto ya toca traducirlo a imágenes se debe iniciar el proceso técnico y la elaboración del ‘story board’. Aquí ya se inicia a planificar la historia a nivel de bocetos. Se utilizan una serie de técnicas que son muy parecidas a las que se utilizan para hacer un proceso cinematográfico. Es en este momento donde se debe adaptar el guión a una secuencia de imágenes. El gran reto de esta parte es crear una historia pero que sea intensa.

¿Cuánto tiempo se tarda la elaboración del libro?
Para estos dos nuevos libros contamos con la ayuda de un ilustrador invitado y eso hace que el proceso sea muy enriquecedor. En este par de historias mi función cambia y lo que hago es dirigirla. Mi trabajo también consiste en realizar los ‘storyboard’ y hacer un acompañamiento a lo largo de la creación de la novela. Cada uno de estos cómics puede tardar en desarrollarse siete meses.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad