Club Colombia de Cali, su reinvención y nuevas apuestas por la pandemia

Escuchar este artículo

La reinvención y nuevas apuestas del Club Colombia por la pandemia

Marzo 06, 2021 - 12:22 a. m. Por:
Paola Guevara / Editora de Vé
Club Colombia

Según Óscar Morales: "Las empresas deben tener capacidad de reinventarse. Sí se puede".

Bernardo Peña / El País

Cuando se supo que Óscar Darío Morales Rivera aceptó ser el nuevo presidente del Club Colombia, de Cali, recién comenzada la pandemia en 2020, muchos lo llamaron para darle “el sentido pésame”.

Es que recibir la dirección de un club social, en pleno aislamiento social, parecía un contrasentido. Sin embargo este javeriano, contador de profesión, que fue vicepresidente financiero de Home Products, del Ingenio Riopaila y del Grupo Carvajal S.A., así como presidente de varias firmas, no teme los retos.

Retos como tener el Club cerrado seis meses, por las medidas de bioseguridad. Retos como que el edificio de oficinas que planeaban abrir en 2021 pasó de tener más del 80 % vendido a poco más del 40 %, por la estampida de muchos clientes que prefirieron retirarse. Retos como el cambio de época que hace que los clubes sociales tradicionales, en el mundo entero, estén atravesando por un recambio generacional que les exige renovar ideas fijas para atraer socios nuevos. Entre otras.

A Óscar Morales, sin embargo, le gusta la palabra “reinventarse”, y por eso el Club Colombia llegó a un acuerdo con el Club Shalom, ubicado al sur de la ciudad, para compartir esos bellísimos espacios naturales, de naturaleza, río, aire puro. Y a la vez, trasladar toda la experiencia de alta cocina del ‘Colombia’ al Shalom, con la creación de un restaurante.

Lea también: ¿Problemas con sus deudas?, esta caleña explica finanzas personales de forma fácil

Dos medidas que resultaron ser un acierto total, pues esta alianza ganadora no se habría dado si la pandemia no hubiera exigido adaptarse a los nuevos tiempos. Dos grandes instituciones de Cali, aprendieron a unirse para compartir sus puntos más fuertes. “Los socios están felices, e incluso han llegado nuevos socios, atraídos por los espacios del Shalom”, explica el presidente del Club Colombia, quien hace parte de más de una decena de consejos empresariales donde su criterio y experiencia son apreciados.

También, se modificó el concepto del nuevo edificio de oficinas, para permitir que una prestigiosa clínica tenga allí varios pisos de consultorios, con todo y entrada diferenciada para socios y pacientes, así que solo quedan dos oficinas por vender.

Óscar Darío Morales

Óscar Darío Morales, presidente de la Junta Directiva del Club Colombia.

Especial para El País

Otra medida que tomó el Club para esta reinvención obligada, fue fortalecer la conexión con los socios a través de las herramientas tecnológicas, hoy tan comunes.

Para la muestra, crearon clases de cocina por Zoom, para los socios, con el chef italiano Giuseppe Atzori, que han causado furor. También, el área de Delivery se reconvirtió para llevar la cocina del Club, considerada por muchos como la mejor de Cali, a los hogares de los socios, no solo con platos ya elaborados sino con los ingredientes para cocinar en casa.

Y ahora, vía Rappi, el Club ofrece platos diversos para los no socios a lo largo y ancho de la ciudad.

Lea también: Bibliotecas de Cali vuelven a abrir su puertas, detalles para visitarlas

"En la pandemia el negativismo y las quejas no son la salida, sino el trabajo hacia adelante, porque estos momentos no son un simple bache sino un cambio de largo aliento que llegó para quedarse".
Paula Echandía,
gerente del Club Colombia

Clases, charlas con expertos, ópera, muchas actividades culturales e informativas del Club se trasladaron a lo virtual, con lo que se multiplicó la asistencia a estos eventos. Y los socios más antiguos, por su parte, aprendieron a usar las nuevas plataformas desde casa para poder unirse a las actividades.

“Así que todos aprendimos, porque la pandemia ha sido una maestra”, y destaca que ha sido clave proteger a los empleados del Club con estrategias y cambios y adaptaciones, de tal manera que la creatividad sea la norma.

Cuando era joven probó la ginebra, y le pareció tan perfumada que no quiso volver a tener nada qué ver con el licor. La sobriedad en su vida no solo es regla etílica, desde siempre, sino una forma de vida donde la lucidez de la mente, el trabajo y los retos son un motor. El jugo de papaya, y varias horas de spinning a la semana, son fuente de vida sana pra él.

“Cuando el Club Colombia cumplió 100 años nos comprometimos a hacerlo durar 100 años más. Tener unas finanzas sanas, y la llegada de nuevos socios este año, al tiempo que los demás socios han permanecido, nos dan razones para el optimismo”, concluye la cabeza del Club.

Club Shalom

Imagen del Club Shalom, que en alianza con el Club Colombia tiene intercambio de experiencias y espacios desde ahora.

Especial para El País

Lecciones de la pandemia

Según Óscar Morales: “Las empresas deben tener capacidad de reinventarse. Sí se puede. Con dificultades, pero sí se puede. Si uno se queda en la queja, muere. Muere como empresa, como sector”.

Su consejo: “Aceptar que la tecnología es parte del ADN de una empresa. Llegó y no se va. Va a crecer y crecer. La gente de mi edad era un poco reacia, y hoy hasta el señor de 80 sabe entrar a Zoom y ver cine”.

A los jovenes: “Deben tener cuidado, porque la virtualidad es un mecanismo, pero debe haber conocimiento. Me da miedo, dentro de tres o cuatro años, que tengamos bachilleres y profesionales con una capacidad no deseable, por cuenta de la virtualidad”.

Club Colombia

Otra imagen de los espacios naturales del Club Shalom, ahora abierto a los socios del Club Colombia.

Especial para El País

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS