Finanzas personales: una caleña las explica de forma fácil y divertida

Escuchar este artículo

¿Problemas con sus deudas?, esta caleña explica finanzas personales de forma fácil

Marzo 03, 2021 - 11:30 p. m. Por:
Susana Serrano - reportera de El País
Ana Milena Londoño, economista

Ana Milena Londoño quiso dar una guía a los jóvenes que desean independizarse.

Foto: Especial para el El País

Para la comunicadora social Ana Milena Londoño, autora del libro ‘Recetas para sobrevivir’, manejar el dinero es como cocinar, “uno necesita dos o tres cosas básicas y el resto es creatividad”. Según su experiencia, las finanzas del hogar son tan fáciles como seguir recetas de cocina, “mientras uno le ponga empeño”.

“Uno no necesita fórmulas matemáticas complicadas, para entender que usando adecuadamente los recursos, sin gastar más de lo que gana, se pueden lograr cosas que antes se creían imposibles”, dice Londoño, luego de especificar que al hablar de finanzas para el hogar o personales, ella hace referencia a cosas básicas y cotidianas, sin terminologías complejas.

Todo lo que la autora expone en su obra surgió de un aprendizaje empírico y de la observación de una sociedad “culturalmente acostumbrados a las deudas” y que vive bombardeada con tarjetas y créditos preaprobados, que hacen que sea “muy sencillo” que cualquiera caiga en la trampa de las deudas, de la cual no es fácil escapar.

“Es como cuando tienes una adicción y tratas de salir, pero te ponen tres o cuatro tarjetas en la mano, que dan la facilidad de conseguir lo que quieras al instante, y vuelves a caer”, explica Londoño, quien compara las tarjetas de crédito con “grilletes al pie”.

“Cuando nosotros queremos algo lo queremos ya”, sentencia Londoño. Pero no siempre se tiene el dinero para poder conseguir ese vestido, ese auto o para hacer ese viaje en el instante en el que se desea. En ese momento aparece la tarjeta de crédito, como ese “diablito en el hombro que te dice: “¿Por qué tienes que esperar cinco meses para viajar? Puedes ir ya mismo y simplemente pasas la tarjeta. Y a uno le brillan los ojos, porque se lo merece ya, y pasa la tarjeta a varias cuotas con interés”.

Lea además: Las memorias barriales de la Comuna 1 que se exponen en La Tertulia

Al final todo se reduce a qué tan “esclavizado” esté la persona a la “ansiedad de tener las cosas al instante”, aclara la autora, quien opina que si uno es capaz de pagar durante dos años una deuda, perfectamente podría reunir la plata antes de la compra. “Hay que ir graduando la felicidad”, considera. Pero con esto no quiere decir que las personas solo trabajen para pagar los gastos fijos y se olviden de los viajes o las salidas a comer. Lo que ella propone es una planificación de los gastos y tener un presupuesto para aquello que no es necesario pero sí deseado. De esa forma se tendrá un monto para los ‘gusticos’ y se evitará el endeudamiento innecesario y entrar a gastar más de lo que se gana al mes.

“La clave no está en que uno gane más o menos dinero, sino en que uno sepa administrar lo que tiene. No es necesario ser multimillonario para saber manejar la plata y vivir cómodamente. La planeación no me impida gozar de los beneficios, pero me permite saber en qué tengo que poner sí o sí el dinero (los gastos fijos) y dejar un monto para los gustos. Cuando tienes un manejo básico y adecuado de la plata, puedes vivir bien y dormir tranquilo, sin deudas que te ahoguen y te quiten la paz”, dice Londoño.

Según la autora, si al emplear esos cambios las personas ven resultados positivos, empiezan a entender que las costumbres pasadas no eran sanas ni brindaban una verdadera tranquilidad. Pero renovar “implica voluntad y en algunos caso hasta coaching y acompañamiento”, porque es fácil volver a caer en las deudas, sobre todo cuando se tiene arraigada la costumbre. Pero, ella cree que cualquiera puede cambiar y tener un mejor manejo económico.

“Sueño con generaciones de hombres y mujeres menos endeudados y más felices. Tenemos una cultura del endeudamiento muy grande y una cultura del ahorro muy pequeña. Si nosotros tenemos capacidad de pago, para asumir una deuda, es porque tenemos la capacidad de ahorrar ese dinero, solo que estamos haciéndolo al revés”, recalca.

Aunque Londoño no considera que su libro “vaya a solucionar todo”, sí cree que con él puede acortar el camino de los jóvenes y brindarles pautas que les permitirán entender aquellas cosas que se aprenden a través de la experiencia.

En su libro Lodoño también invita a las personas a entrar más a la cocina, con algunas recetas sencillas que incluye en su obra, primero porque en la cocina es donde uno “aprende sobre finanzas básicas de la casa” y segundo, porque “cocinar también brinda felicidad”.

Lea además: Las memorias barriales de la Comuna 1 que se exponen en La Tertulia

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS