La historia de 'Xiomara', el canto de muchas versiones que suena en las salsotecas de Cali

La historia de 'Xiomara', el canto de muchas versiones que suena en las salsotecas de Cali

Enero 03, 2019 - 11:53 a.m. Por:
Jhon Edinson Patiño / Ingeniero Industrial, melómano, amante del bolero y del Jazz Latino. Investigador de los ritmos afrolatinocaribeños.
Tambor Conga Salsa referencia

El canto de 'Xiomara' refiere a un hombre consolando a un ex amor, al verla sufrir.

Redacción de El País

"Las lágrimas están desfigurando todita la belleza de tu cara
Domina tu aflicción dulce Xiomara,
Domínate y no sigas más llorando".

Xiomara, es un nombre femenino de origen español cuyo significado es 'La estrella hermosa del universo'. Muy seguramente, todos los que amamos y que de algún modo u otro hemos estado ligados por el gusto a la música afrolatino caribeña, hemos coreado y bailado las versiones de Xiomara, sobre todo aquellas prensadas en Clave de Guaguancó.

La grabación que constituye como punto de partida y referencia inicial, es la hecha por Irakere; posteriormente aquella que quedaría inmortalizada como un ícono de las salsotecas en Cali es la versión vocalizada por Herman Olivera con la Orquesta La Exclusiva. Lo que muchos de los melómanos y salseros del común de nuestra ciudad desconocen, es el misterio tejido detrás de esta grabación con nombre de mujer.

La primera referencia que se tiene acerca de esta grabación es el segundo LP de Irakere publicado en el año 1976, con el nombre de ‘Irakere’ prensado bajo el sello Areíto en Cuba y en el cual, de manera errada, se atribuye la composición a Evaristo Aparicio 'el pícaro' un músico rumbero natural de La Habana.

Luego vendrían nuevas versiones grabadas tanto en Puerto Rico como en Nueva York, algunas de las más escuchadas fueron precisamente aquellas que fueron realizadas por las orquestas Típica 73 en Puerto Rico, en el LP ‘Salsa encendida’ publicado en el año 1978 y vocalizado por el panameño Camilo Azuquita. Desde ahí comenzaría su viaje musical, inicialmente en Cuba y Puerto Rico, pasando por diversas versiones hasta llegar a la ciudad de los rascacielos, y ser grabada por la Orquesta La Exclusiva en la voz del sonero Herman Olivera, hacia el año 1988.

Irakere 1976

Lo cierto del caso, es que el año de origen de esta consoladora canción se desconoce por completo, ya que no existe una referencia exacta y cronológica que diga cuándo fue creada y publicada por primera vez en el acetato. La primera grabación no es precisamente la de Irakere, como muchos piensan, su origen se remonta mucho antes del año 1976 (cuando fue grabada por Irakere) y quizás, sin temor a equivocarme, a finales de los años 60 y principios de los 70, cuando por primera vez esta canción saldría prensada en un vinilo de 45 RPM por el colectivo cubano Los Muñequitos de Matanzas y que fuera grabada en formato de rumba de tambores.

Lea también: 'El País en clave de mujer: las historias detrás de cinco canciones clásicas'.

Florencio Calle

Florencio Calle, Compositor y percusionista cubano creador de Xiomara.

Redacción de El País

¿Y en cuanto a la autoría de la composición? He ahí el misterio, me atrevería a pensar y según conversaciones sostenidas con el melómano, radiodifusor y coleccionista Roberto Carlos Lujan, esta composición es atribuible al músico y director de Los Muñequitos de Matanzas, Florencio Calle apodado como 'Catalino'. Aunque en la mayoría de las versiones grabadas tanto en Cuba, Puerto Rico y Nueva York, los acetatos hacen mención al odioso “DR” (Derechos Reservados) omitiendo y desconociendo a su verdadero autor.

El canto consolador

La primera vez que escuché la canción fue a inicios de los noventa, cuando comenzaba mi andar por los “predios salseros” y me encontraba finalizando mis estudios de bachiller. Fue en uno de los circuitos salseros que solía hacer entre dos de las salsotecas más antiguas de Cali y actualmente activas, ‘Olafo’ sobre la Calle Quinta y ‘La Ponceña’ en el barrio Chapinero. Precisamente, no sería la versión hecha por Chucho Valdés e Irakere la que escucharía en primera instancia. Sería el canto esperanzador y consolador ejecutado por Herman Olivera con la Orquesta La Exclusiva, la versión con la cual tendría mi primer acercamiento hacia esta hermosa composición en las noches de viernes y sábados, donde se escuchaba a la juventud de los barrios populares entonar el grito: “Qué lástima, con Xiomara a mí me da” seguido del tremendo solo de trombón de Jimmy Bosch.

Orquesta La Exclusiva

Su lírica y arreglo musical me impactaron de tal manera que inmediatamente adquirí el vinilo gracias a ‘Juancho Producciones’ que en aquella época lo tenía exhibido sobre el césped del inolvidable parque de la música.

Ya de manera posterior, en el ir y venir por los surcos salseros de las audiciones y las salsotecas me daría cuenta de que la canción había sido grabada por Irakere en Cuba en los setenta; versión que siempre ha sido tomada como punto de partida por los salseros, desconociendo por completo el compositor y la primera grabación hecha por los Muñequitos de Matanzas, en clave de Rumba de Tambores, en un vinilo de 45 perdido en el tiempo y más aún en el olvido.

Así pues, para la juventud de salseros underground de los noventas, Xiomara se convertiría para ellos, en el canto de gallardía, de auxilio y para ellas, en el de la esperanza y el consuelo, canto que aún sigue vigente en las salsotecas de Cali, convirtiéndose en una de las canciones infaltables y solicitadas por los melómanos.

La canción, que refiere un hombre consolando a un ex amor, al verla sufrir y que con gallardía le canta: “Aunque sé que llevas profundo penar, que te martiriza noche y día. Como en esos tiempos en que tú eras mía, quiero que tus ojos vuelvan a brillar”. Acto seguido los pregones invitando a dejar la tristeza atrás:

"Dime de la pena que llevas
contigo Xiomara, que yo te
vengo a consolar.
Canta conmigo y ríe conmigo
Xiomara, y deja el llanto atrás.
Las lágrimas están desfigurando,
tu belleza angelical.
Levántate y no pidas más perdón,
y goza tu vida Xiomara".

El trombón de Jimmy Bosch también hace lo suyo, consolando e invitando a Xiomara al baile.

·Por qué estas triste y acongojada, si de gozar llegó la hora
Xiomara te estoy llamando,
Xiomara no me respondes".

Xiomara constituye el canto de consuelo y motivación hacia la mujer, dedicado a aquel ex amor sufrido y que por las vueltas del camino de la vida se vuelve a encontrar, es la gallardía del hombre inspirado en su pregón e invitando a aquel ex amor a dejar la tristeza a un lado “si de gozar llegó la hora”.

Tal cual, como el significado de su nombre “La estrella hermosa del universo”, la letra y el sonido de los metales invitan a Xiomara a no desfigurar su belleza con sus lágrimas: “Las lágrimas están desfigurando todita la belleza de tu cara” finalmente para invitarla al baile y al festival.

Lea también:

Versionando a Xiomara

Pasarían doce años de aquella grabación hecha inicialmente por Chucho Valdez en su segundo álbum con Irakere, versión siempre incluida en las audiciones de este gran pianista cubano y director de orquesta, para que la lírica y composición del músico cubano Florencio Calle, llegara hasta la ciudad de los rascacielos, y ser prensada en la salsa producida del Nueva York de los años ochenta, y es precisamente esta versión hecha en Nueva York, la que quedaría grabada en la memoria de los melómanos y salseros en Cali, sí claro, esa que hiciera la Orquesta ‘La Exclusiva’ con el arreglo del maestro Óscar Hernández y con la voz magistral del sonero del siglo XXI Herman Olivera.

Por lo pronto, Xiomara continuará vigente en las salsotecas, en la memoria de los salseros y de todas las salseras, en la de hombres y mujeres identificadas con su historia. Desde aquella composición hecha en Rumba de Tambores hasta el Guaguancó Newyorkino que Cali adoptó en la memoria discográfica de sus salsotecas.

"Y ahora que estamos en salsa, vámonos pal Carnaval".

Su historia

Estos son algunos de los trabajos en los cuales la canción ha sido grabada y arreglada.

Xiomara, 45 RPM por ‘Los Muñequitos de Matanzas’, primera grabación original compuesta por Florencio Calle 'Catalino', se desconoce el año de publicación de este 45 RPM.

‘Grupo Irakere’, Grupo Irakere de Chucho Valdés, 1976. LP Sello Areíto.
‘Chekere’, Grupo Irakere de Chucho Valdés, 1977. LP Sello Cuba Love Records (Nueva versión)

‘Salsa encendida’, Típica 73, vocal Camilo Azuquita, 1978. LP Sello Inca Records.

‘La Exclusiva’, Orquesta La Exclusiva, vocal Herman Olivera, 1988. LP Sello Marcando Records.

‘Pal bailador’, Johnny Polanco y su Conjunto Amistad, 2001. CD
‘Latitudes’, Alfredo de la Fé, 2015. CD.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad