Estos son los jugadores inamovibles de Queiroz en el proceso de la Selección Colombia - Copa América 2019

Estos son los jugadores inamovibles de Queiroz en el proceso de la Selección Colombia

Junio 30, 2019 - 11:55 p.m. Por:
Filiberto Rojas Ferro - Enviado especial de Colprensa a Brasil
seleccion colombia

David Ospina, Yerry Mina, Dávinson Sánchez, Wílmar Barrios y James Rodríguez, la columna vertebral de la Selección Colombia.

Diseño: El País

Ganar tres partidos, empatar uno, no recibir gol, ser el mejor equipo de la primera ronda, revertir la racha negativa frente a Argentina y mostrar un juego colectivo que no se veía antes, son muestras de lo positivo que dejó la Copa América de Brasil para la Selección Colombia de Fútbol de Mayores.

Pero todos esos valores que suman para el camino del futuro se fortalecen con lo que siempre busca y quiere un equipo: una columna vertebral sólida.

Además de los resultados, a la Selección de Queiroz se le ve mucho más fuerte en defensa y con variantes de primer nivel en ataque, que le generan al portugués esa confusión para encontrar al mejor, entre muy buenos jugadores.

Es así como el exestratega de Irán y su cuerpo técnico encontraron en la Copa América a sus pilares, a cinco inamovibles que proyectan a la tricolor para lo que viene en el inicio del camino para Catar-2022, que citará a los seleccionados suramericanos a partir de marzo del 2020.

Son cinco estelares, cuatro que se ratificaron desde el ciclo anterior y uno que se consolidó y se llevó el rótulo de ser el mejor jugador de Colombia en Brasil.

El punto bajo es que en ese grupo de cinco pilares no hay un delantero. Es que aunque Duván Zapata pareciera ser el indicado para tomar la posta de Falcao García en la zona de ataque, Queiroz no se decidió; prueba de ello fue la suplencia de ‘El Toro’ en el juego frente a Chile.

Igual es el caso de los extremos, donde una lesión le cambió los planes al portugués. Primero se la jugó con Luis Fernando Muriel, pero el atlanticense salió lesionado a las primeras de cambio del debut ante Argentina.

Luego fue el turno de Roger Martínez, que lo hizo muy bien en los dos primeros juegos, pero no se destacó contra los chilenos. Luis Díaz tuvo una buena incursión contra Paraguay, pero no mostró mucho en los minutos ante los australes. Sin duda la zona de ataque sigue siendo el dolor de cabeza para Queiroz.

David Ospina
Con 99 partidos en la Selección Colombia, a solo uno de llegar al club de los 100, el arquero antioqueño David Ospina no tiene discusión. Desde que arribó a la tricolor como titular, en la Eliminatoria para Sudáfrica-2010 contra Bolivia en Bogotá, David no ha soltado el arco de la Selección Colombia.

Su actualidad con sus clubes nunca ha sido un impedimento, porque si juega o no juega en la liga que esté, siempre responde con el equipo colombiano. Es prenda de garantía de seguridad para los colombianos, porque en los momentos claves ha protagonizado atajadas que son como goles para el equipo nacional.

En esta Copa América de Brasil, David de nuevo demostró que es el mejor de Colombia y aunque Álvaro Montero se muestra como una buena alternativa para el futuro, Ospina es el titular indiscutido.
Así, se consolida como el primero de los cinco pilares del equipo de Carlos Queiroz.

Yerry Mina
El defensa de Guachené es otra confirmación del significado de vestir la tricolor, porque a pesar de no tener una buena temporada en el Everton de Inglaterra, con lesiones que lo alejaron del campo, cuando llega a la Selección se viste con la armadura de un guerrero que lo deja todo en el arena.

Con 24 años de edad, Mina no solo brinda seguridad en defensa, también es una variante en ataque, porque haber sido el goleador de la Selección en el Mundial de Rusia con tres festejos, hacen del central caucano un arma muy importante en el juego aéreo, donde su 1,95 metros de estatura hace la diferencia.

En Brasil no tuvo la oportunidad de festejar, pero sí fue uno de los que más carácter mostró en la cancha. Ahora, su reto será consolidarse en el fútbol inglés.

Dávinson Sánchez
Colombia encuentra la solidez defensiva por el complemento perfecto que Mina encontró en Dávinson Sánchez, quien con 23 años ya es uno de los centrales más cotizados del mundo, pues a su imponente presencia física le suma la calidad que tiene con el balón. El despeje nunca es la primera opción para Dávinson, para quien controlar y salir jugando es prioridad.

El joven defensa que se inició profesionalmente con Juan Carlos Osorio en Nacional y rápidamente dio el salto a Europa, primero en el Ajax de Holanda y luego en el Tottenham de Inglaterra, es la gran joya del fútbol colombiano.

Sin embargo, el central caucano a veces se excede en su confianza con el balón y eso le juega en contra en algunos duelos directos. Eso seguramente lo corregirá con el paso de los partidos, pues su juventud le augura muchos juegos con la Selección. ‘Dao’ y Yerry guiarán a Jhon Lucumí, central de 20 años que da sus primeros pasos en la tricolor.

Wílmar Barrios
El mejor jugador de la Selección Colombia en la Copa América de Brasil. El motor del mediocampo, el encargado de dar el equilibrio al equipo es el cartagenero Wílmar Barrios, quien con su capacidad para anticipar, su rapidez y estado físico para correr todos los balones, ya hizo que la ‘Roca’ Carlos Sánchez sea leyenda.

Parecía difícil encontrar tan rápido a alguien que ocupara el lugar de uno de los mejores jugadores de la era de José Pékerman, pero en el Mundial de Rusia Wílmar se empezó a presentar como el remplazo natural de la ‘Roca’ y en esta Copa América de Brasil se afianzó y se adueñó de uno de los lugares fijos en la titular.

Luego de iniciar en el Tolima y dar el salto a Boca Juniors de Argentina, parecía que se iba a perder en el Zenit de Rusia, pero allá elevó su nivel para llegar a Brasil con su más alto nivel de rendimiento deportivo, siendo figura en el partido contra Argentina y clave frente a Catar.

James Rodríguez
Cuando James está en la cancha, Colombia es una y cuando no está. es otra, porque el ‘10’ de la tricolor es el jugador distinto, es quien potencia el juego ofensivo.

Así como en los casos de David Ospina y Yerry Mina, nunca importa el momento que James viva en el club, porque cuando se pone la piel de la Selección se transforma y es el líder con el balón, el encargado de generar el fútbol ofensivo con un talento innato en su zurda, al que le agregó en esta Copa América ese sutil centro de borde externo.

Su sentimiento, amor y respeto por la camiseta se combinó con una alegría que se podía notar en la zona mixta, donde compartía con los medios.

Ahora tendrá 20 días para descansar y elegir su nuevo rumbo. Su salida del Bayern Múnich lo lleva de tránsito por Madrid para esperar la mejor oferta deportiva, con opciones en Italia, Inglaterra, España y Francia.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
Comentarios