Escuchar este artículo

Modelo Educativo Etievan: Un modelo de formación integral

Octubre 16, 2020 - 03:21 p. m. Por:
Redacción de El País
Lorena Dronett

Lorena Dronett junto al grupo de profesores del colegio durante una caminata.

Foto: Especial para El País

De Lorena Dronett Zúñiga puede decirse que ha sido el resultado exitoso de un modelo educativo que está invitando desde Cali a repensar la educación y la vida, creando una influencia en un grupo humano que afecta la comunidad en la cual se incluye, de una manera positiva. Fue matriculada en el Centro Educativo Etievan Colegio Encuentros a sus tres años de edad. Ingresó al área de párvulos (donde están los niños más pequeños), pasó a preescolar y ella misma relata que fue una niña inquieta acerca del mundo científico y artístico. Igual sucedió en su adolescencia, aunque con un sentido crítico amplio y positivo.

Se graduó de bachiller a los 17 años y posteriormente como psicóloga en la Universidad Javeriana de Cali. Laboró como profesional en sus primeros dos años en el Hospital Universitario del Valle.

Su tesis sobre ‘Patrones de Crianza’ fue meritoria, al abordar con propiedad el tema del maltrato hacia el niño, la mujer y los adolescentes.

Por el amor a su plantel regresó en calidad de egresada y ejerce allí como psicóloga de planta desde hace una década, tras aceptar el llamado de su rectora María Cristina Garcés, quien buscaba darle un giro al plantel en el área de convivencia. Hija de James Daniel Dronett, de ascendencia estadounidense (Qepd), y María Teresa Zúñiga, una abogada palmirana, Lorena afirma que “muchas de las grandes enseñanzas de mi vida las recibí de mis padres y en el Colegio a través de mis maestros”.

El programa académico del Colegio Encuentros se basa en el modelo Etievan que parte de una concepción tricéntrica del Ser y busca el desarrollo equilibrado y conjunto de los tres centros, educando la mente, el cuerpo y el sentimiento.

Lorena es testigo fiel de lo que aprendió en la institución para su vida gracias a ese audaz método.

Destaca que en Encuentros “la confianza fue uno de los mayores aportes para mi vida. Es no competir con los demás, sino conmigo misma y mis propias habilidades de pensamiento, y nunca necesité en la universidad que me empujaran, así trabajara o estudiara bajo presión”.

Pone de presente que “fue un proceso independiente muy fuerte, y eso lo logré en el colegio”, agrega Lorena. “Y sobre todo porque se respeta el sentido crítico del estudiante, lo cual es una ventaja frente a lo que requiere la sociedad de hoy”.

Al recordar sus vivencias como colegiala, dice que siempre fue juiciosa sin necesidad de acudir a formas innecesarias de rebeldía, dado que contaba con unos profesores que sabían orientar su fuerza adolescente hacia algo positivo.

La importancia del Ser

En el Colegio Encuentros el modelo Etievan hace especial énfasis en el Ser, en la búsqueda profunda de descubrir y conocer cuál es la naturaleza de lo que somos realmente como seres humanos, a través de la observación de nuestras manifestaciones, aprender a hacerme responsable de lo que soy y de lo que quiero llegar a ser, que no es otra cosa que conocerse a uno mismo con sus cualidades y debilidades.

En ese punto Lorena resalta que “se trata de que el estudiante reconozca tanto sus debilidades como sus potencialidades y sea consciente de que tiene la posibilidad de alimentar con esfuerzo estas últimas sin desconocer las primeras ni juzgarse por ellas”. Este factor se aplica todo el tiempo en la vida cotidiana de los alumnos, retando la mente, el cuerpo y el sentimiento.

De esta manera, este modelo ha comenzado a cambiar la pedagogía para que los jóvenes que se gradúan sean ante todo personas responsables de su propia vida, conscientes de lo que sus acciones pueden generar en ellos mismos y en su entorno, capaces de enfrentar con una mirada positiva cualquier situación por adversa que esta sea , más allá de los conceptos de éxito o fracaso.

De allí, anota Lorena, que hoy muchas organizaciones prefieran a quienes poseen las llamadas habilidades blandas, es decir, las que están ligadas a los valores del Ser Humano, el liderazgo, toma de decisiones, aceptación de las críticas constructivas, flexibilidad cognitiva y el trabajo en equipo.

Colegio Encuentros

La integración y el deporte figuran entre las actividades que promueve el Centro Educativo Colegio Encuentros como una forma de fortalecer el cuerpo y la mente. Aquí la psicológa Lorena Dronett (primera de izquierda a derecha en la fila inferior) con un grupo de sus alumnos.

Foto: Especial para El País

¿Cómo es la experiencia de estudiar en el Colegio?

En el Colegio Encuentros a diario hay nuevas vivencias. El plantel no solo brinda la formación académica con las asignaturas tradicionales, sino que ofrece opciones como el cuidado de la naturaleza, las artes, la música, el Hapkido, que es un arte marcial , que prepara para la vida en defensa personal, manejo de las emociones a través del reconocimiento del cuerpo y de sus propias posibilidades y un trabajo enfocado en el desarrollo de la atención.

En ese sentido, Lorena Dronett explica desde su visión de psicóloga y exalumna que “hoy los valores no se enseñan a partir de la palabra sino con acciones, y en eso el colegio hace mucho énfasis en que todo valor se enseña a partir de las experiencias y acciones”.

Todo ese conjunto de experiencias es lo que viven todos los estudiantes (niños y niñas) en su quehacer académico para alcanzar sus metas. Y así reforzar la disciplina y el constante tratar en el proceso formativo.

Anota que esas dinámicas facilitan que lo enseñado por los maestros se quede como experiencia en los alumnos y no solo algo para memorizar.

“Y aquí uno de los pilares del plantel es la identificación de las emociones para ser trabajadas y no reprimidas. Eso se enseña a los niños desde muy pequeños. Siempre se dice que las emociones son negativas y positivas, pero la verdad es que son solo emociones”.

De esta manera, los alumnos pueden expresar ira, rabia, miedo y otras emociones incómodas de una manera asertiva. “Aquí buscamos que ellos las trabajen de manera consciente para llegar a un modelo de justicia restaurativa”, señala.

Perfil para el mundo

Desde la base del modelo Etievan, todos los estudiantes egresados de las 23 promociones del Colegio Encuentros, han logrado muchas fortalezas para construir un perfil de seres humanos íntegros.

"Hoy, muchas de las organizaciones buscan lo que se denominan habilidades blandas, como el sentido de pertenencia, los valores humanos y la creatividad"
Lorena Dronett,
psicóloga y egresada del Centro Educativo colegio Encuentros

Desde su experiencia, la psicóloga Lorena Dronett Zuñiga, expone que ese ser humano sale al mundo con sus tres centros desarrollados: mente, cuerpo y sentimiento. Y de paso haber explorado sus diferentes habilidades no solo cognitivas, sino emocionales y de comportamiento para enfrentar la vida positivamente.

Sin embargo, destaca que hoy la sociedad presenta muchas facetas, como el de las llamadas familias disfuncionales. “En ese sentido se hace un acompañamiento importante a los alumnos para orientarlos y que desarrollen un sentido crítico positivo, la motivación, la mejora de la autoestima y la confianza en si mismos”.

Así, los niños, jóvenes y adolescentes adquieren mayor seguridad para resolver sus problemas en la edad adulta. Son ventajas con las cuales el modelo Etievan está de alguna manera revolucionando la pedagogía. Y Lorena Dronett Zúñiga, es un ejemplo de esa experiencia alcanzada desde su niñez y ahora como profesional, esposa y madre.

Dato:

El colegio fue fundado en 1982 bajo el apoyo de la Fundación para la Educación Integral, Fines. 

Para conocer mayor información del modelo educativo Etivan y del Colegio Encuentros ingresa a: https://www.elpais.com.co/especiales/colegioencuentros/, regístrate y conoce  un lugar para crecer feliz. 

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS