Así funciona el sexo en los tiempos del 'cacerolazo'

Escuchar este artículo

Así funciona el sexo en los tiempos del 'cacerolazo'

Diciembre 01, 2019 - 08:00 a. m. Por:
Redacción de El País
Sexo en los tiempos del 'cacerolazo'

En tiempos de crisis algunos buscan el sexo para desestresarse y otros por puro instinto de supervivencia.

El País

Después del ‘cacerolazo’ no necesariamente llega la calma, así lo han comprobado sexólogos consultados por El País, quienes consideran que son más las personas que buscan en la actividad sexual un desahogo o una válvula de escape en tiempos de conflicto, crisis social, violencia y confusión, y que obedece incluso a un instinto biológico, de supervivencia para garantizar la permanencia de la especie.

“En tiempos de crisis sociales, como la de Colombia, que viene desde hace tiempo pero está en una fase aguda, uno pensaría que la mente de las personas está enfocada en protegerse del peligro, del riesgo, que está centrada en emociones negativas, como el miedo, el odio, el enojo, y que de alguna forma eso reduciría la conexión con lo sexual y de hecho, en algunas personas funciona de esa manera, que están tan angustiadas por lo que está ocurriendo que anulan su deseo, su respuesta y sus encuentros sexuales. Sin embargo también se ha visto que nuestra biología hace que en situaciones de peligro se active con más fuerza el impulso sexual como una forma de garantizar la supervivencia de la especie”, asegura el sexólogo Ezequiel López Peralta.

Y cita los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, a los cuales sucedió un Baby Boom al año siguiente, es decir un aumento de la natalidad sobre el promedio de años anteriores.

El Centro Estadounidense para las Estadísticas de Salud indicó que el promedio de niños nacidos durante la vida de las mujeres aumentó en 2002 a 2,1. La tasa más alta desde 1971, que marcó la primera vez desde ese año que las mujeres estadounidenses estaban dando a luz suficientes niños para compensar la pérdida de población debido a las muertes.

Lea también: Baje al pudor de la cama: las 'locuras y fantasías' que las parejas callan

“Uno supone que después de semejante catástrofe la gente lo que menos piensa es en sexo, y sin embargo, la conclusión que la gente en realidad en un momento así también se deja llevar por ese instinto de supervivencia y tiene las relaciones con más frecuencia probablemente relajando ciertos cuidados (como los anticonceptivos) y esto hace que hubiera un aumento de la natalidad por sobre el promedio de los años anteriores al 2001”, opina López.

Sorprendente pero no imposible es encontrar en zonas de conflicto como Venezuela o Siria romances, bodas y nacimientos en los contextos más precarios, y es que aún en medio del hambre, la guerra, la incertidumbre y el sufrimiento, el amor no desaparece y los deseos sexuales tampoco.

Es más, según los expertos, el sexo puede ser esencial para sobrevivir en situaciones de crisis, en las que abundan la incertidumbre, el sufrimiento y los traumas. Incluso, desde que comenzó la crisis de los refugiados en Europa, Alemania que ha recibido más personas en busca de asilo que ningún otro continente, además de proveerlos de recursos, les facilitan mentores que les ayudan a encontrar pareja. Para la psicóloga clínica Nahid Aziz, “la vida continúa para quienes viven en zonas de conflicto. Su idea de sobrevivir se vuelve más intensa. Contraen nupcias y tienen hijos en medio de la guerra”.

En Colombia, el paro nacional, las marchas y sus efectos han generado muchos niveles de estrés, de ansiedad, “eso hace que se active el sistema reticular ascendente, toda la parte del sistema de emociones a nivel del cerebro, y por consiguiente, aumente la adrenalina”, explica Edison Pazmiño, médico sexólogo.

Le puede interesar: ¿Amor de lejos? La guía para que el amor no se acabe con la distancia

Y agrega: “Algunas personas se vuelven más activas en el conflicto y buscan una forma de recompensa o escape en la actividad sexual. Con la consecución del orgasmo se liberan neurotransmisores como la dopamina (centro del placer, regula motivación y el deseo), la serotonina (que regula el estado de ánimo), que causan relajación, bienestar y felicidad”.

También las marchas son lugares de encuentro de personas con intereses similares, comparten ideales, así que hallar al próximo amor de su vida al calor de las arengas, la música y los plantones es más que posible, pues las emociones están excitadas y la energía conecta directo desde lo pasional.

El cambio de rutina favorece el sexo, por ejemplo, cuando quien no marcha decide no salir con los amigos y llegar temprano a casa con su pareja, quien también pospone otros planes, y ese recogimiento sumado a la preocupación o las malas noticias encuentra su correlato en apostar, cacerola en mano, por el amor.

Sexo en los tiempos del 'cacerolazo'
Curiosidades

Segunda Guerra Mundial

Posterior a la Segunda Guerra Mundial, entre los años 1946 y 1965, varios países anglosajones— Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda— experimentaron un inusual repunte en las tasas de natalidad, fenómeno comúnmente denominado baby boom. Las personas que nacieron durante esta época son denominadas Baby Boomers, nacieron 76 millones de personas en ese período.

Hagamos el amor, no la guerra

Según el psicólogo Pablo Vallejo, la práctica de la sexualidad ha provocado cambios históricos en medio de conflictos entre países, incluso llegó a evitar una guerra bélica entre franceses y británicos durante el gobierno del Rey Eduardo Séptimo de Francia. El monarca era conocido por sus peculiares gustos sexuales, pues realizaba frecuentes visitas a lugares de diversión para hombres adultos. Con el fin de poder disfrutar sus visitas a burdeles franceses sin complicaciones, el monarca decidió firmar un “tratado de no agresión” entre Francia y el Reino Unido en el año 1904.

Lea además: ¿El calor aumenta el apetito sexual?, esto dicen los expertos sobre este 'mito'

Cuestión de supervivencia

“Cuando hablamos de adrenalina, noradrenalina y dopamina, estos son neurotransmisores o sustancias químicas que se producen en las neuronas y que frente a las reacciones de diferente índole, como situaciones de estrés, de angustia o ansiedad, se dispara la producción de estos, especialmente de adrenalina y noradrenalina que son unos vasoconstrictores y es lo que básicamente a la persona la pone en ese estado de estrés o ansiedad”, explica el terapeuta sexual y asesor clínico de pareja Edison Pazmiño.

“Ese nivel de tensión que producen las situaciones de estrés, cualquiera que estas sean, paro nacional, manifestaciones, crisis económica o social, se puede bajar a través de la actividad sexual, porque el organismo y el cerebro necesitan un sistema de regulación. Porque si mantenemos una intensa producción de neurotransmisores por estos días de tensión, es cuando se aumenta la presión arterial, los infartos, entonces el organismo, sabiamente busca activar estos mecanismos de equilibrio y estos centros que permiten buscar esa actividad sexual en la que termines drenando”, agrega.

Vea también: ¿Le gustan mayores?, este es el secreto del 'sex appeal' de los hombres de más de 45 años

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad