Baje al pudor de la cama: las 'locuras y fantasías' que las parejas callan

Escuchar este artículo

Baje al pudor de la cama: las 'locuras y fantasías' que las parejas callan

Noviembre 03, 2019 - 08:00 a. m. Por:
Redacción de El País
Pareja, cama, sexo, relación

Pareja, cama, sexo, relación, referencia.

El País

Tanto a los hombres como a las mujeres les gustaría proponerle a sus parejas algunas ‘locuras’ para el momento de un encuentro sexual. Sin embargo, en la mayoría de los casos estas propuestas se quedan solo en la mente de quien las quiere realizar y por miedo a ser rechazados o por simple pena, no se las cuenta a su pareja.

“El pudor en la cama recae más sobre las mujeres por el hecho de tener una crianza más restrictiva en relación a la crianza mucho más permisiva que tienen los varones. Esto hace que la mujer sea más pudorosa en un principio. Eso sí, también hay hombres muy reservados con lo que quieren en la intimidad”, explica el médico sexólogo Edison Pazmiño.

Frauky Jiménez Mazo, psicóloga clínica, dice que para eliminar la pena a la hora de contarle a la pareja los deseos o fantasías que se tienen en la cama, una buena idea es que al “mismo tiempo tomen una hoja y anoten las cosas que más les gusta, las que menos placer les da y también alguna fantasía. Posteriormente se la entregan a su pareja y discuten con cuales estarían o no de acuerdo”.

Lea también: ¿Amor de lejos? La guía para que el amor no se acabe con la distancia

Diana Pardo, psicóloga especialista en terapia de pareja, dice que “hay que generar una comunicación profunda y relajada. Un buena opción para compartir las fantasías puede ser después de tener una relación sexual, pues hay que aprovechar la actitud receptiva que la que se queda”.

Lo que ellos quieren

1. Que las mujeres tomen
el control de la relación

A los hombres les gustan las mujeres confiadas y con actitud y también aquellas que toman el control. Por eso a muchos les gusta que los aten, que le digan qué hacer, o que la mujer sea la que indique los juegos previos a la relación sexual. En los últimos años ellos están perdiendo el miedo a parecer ‘menos hombres’ si se dejan hacer cosas por su pareja. Eso sí, todavía hay muchos a los que les da miedo comunicar este deseo.

2. Hablar un poco más

Hablar con el otro es el secreto, y les gusta tanto a los hombres como a las mujeres. “Hay que estar muy atentos y explicarle a su pareja, con mucho ciudado, lo que te gusta y lo que no”, aseguró una fuente consultada por El País, y agregó que al fin y al cabo, las relaciones sexuales son un tipo más de interacción. A muchos hombres les gusta hablar y oír a la mujer, pues quieren saber qué quiere.

3. Tener actividad sexual en lugares fuera de la alcoba

“Muchos hombres sienten pena de manifestar que quieren hacer el amor en un lugar no habitual, pues temen que su pareja piense algo negativo de ellos. Eso aunque es emocionante termina dando cierta pena y muchos prefieren quedarse callados”, afirma el médico sexólogo Edison Pazmiño. El experto agrega que esto es algo que no solo se presenta en los hombres, sino también en las mujeres.

4. Explorar nuevos juegos

A pesar de que muchas mujeres se niegan a practicar el sexo anal, es algo que al 99 % de los hombres heterosexuales siempre les llama la atención. Eso sí, si su pareja le dice que no quiere tener este tipo de relación, no le insista y solo respete su decisión. Puede que la negativa de las mujeres a realizar estas prácticas sea lo que haga que ellos lo vean como un reto emocionante. Sin embargo, hay muchas de ellas que están ahora más dispuestas a hacerlo.

5. Que les den más cariño

Edison explica que “los hombres también quieren compartir con sus parejas y estar juntos. Nosotros no siempre estamos pensando en el tema de la genitalidad. Muchas veces el hombre busca tener esa presencia y ese trato sin necesariamente llegar al encuentro sexual”, dice el experto, y agrega que aunque pareza raro el hombre también demanda atención y quiere que la mujer, no solo a la hora del sexo, sea detallista con nosotros. Muchos hombres carecen de afecto y de cercanía.

Lo que ellas quieren

1. Que descubran sus zonas erógenas

Todas las mujeres tienen un lugar en su cuerpo que cuando es besado o acariciado les produce una sensación inexplicable de placer. Para algunas es el cuello, para otras está justo detrás de la nuca, y hay quienes pierden el sentido, con un leve soplo en el oído. A ellas les gusta que sus parejas descubran estas zonas sin necesidad de tener que decirle. Un juego previo en busca de este lugar puede mejorar mucho la relación.

2. Que las miren a los ojos

Según los expertos, que el hombre mire a la mujer es importantísimo. No solo porque se sienten más sensuales, sino porque necesitan “saber” que usted está ahí con ellas. Eso no significa que los hombres tienen que estar con los ojos abiertos todo el tiempo, pero sí deben comunicar con la mirada que en ese momento están absolutamente conectados el uno con el otro.

3. Incluir una tercera persona en los encuentros sexuales

“Este caso ya lleva una implicación un poco más alta y hay que revisar los acuerdos que se han realizado con anterioridad en pareja. Quizás muchas mujeres tienen la fantasía de estar con dos hombres al mismo tiempo, pero no lo manifiestan porque consideran que lo más probables es que su pareja se ponga celosa. Además, esto causa pena”, afirma el médico sexólogo Edison Pazmiño. Es importante aclarar que aplica igual para hombres.

4. Un abrazo al final de todo

Según los expertos, una de las cosas que más frías deja a las mujeres, y que hacen que pierdan el interés en usted, es que tras el acto sexual usted no se manifieste de alguna manera. Lo que usted como hombre debe hacer después de tener relaciones con ella es abrazarla. Ni más, ni menos. Trate de arquear los brazos, acérquese y sienta a la persona con la que acabas de estar. Hay estudios que dicen que más del 50 % de los hombres no son cariñosos después del sexo.

5. Un mayor preámbulo

“La principal queja de las mujeres sobre sus parejas es que ellos le dedican poco tiempo al preámbulo. Es decir, que los hombres cuando tienen una erección quieren llegar lo más rápido posible a una penetración”, afirma Edison. El experto afirma que esto para ellas resulta un poco aburrido y mucho más cuando es una relación ya consolidada, pues un juego previo diferente hace que el encuentro sexual salga de la rutina. Si no hay juego previo los encuentros serán monótonos y se deteriorará la relación .

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad