Niño fue velado por tres días a la espera de su resurrección en Socorro, Santander

Escuchar este artículo

Niño fue velado por tres días a la espera de su resurrección en Santander

Septiembre 03, 2019 - 11:57 a.m. Por:
Redacción de El País con información de Vanguardia

El cuerpo sin vida de un menor de tres años fue recuperado por las autoridades y llevado a Medicina Legal, luego de llevar tres días sin ser sepultado en una vivienda del municipio de Socorro, departamento de Santander.

De acuerdo a las denuncias reportadas por el medio Vanguardia, al parecer el menor no había sido sepultado porque sus familiares estaban esperando que resucitara.

Sus familiares pertenecen a una comunidad religiosa que no fue especificada por las autoridades, y en la que se cree que el niño iba a resucitar. 

El aviso a las autoridades lo dio el pastor de la comunidad, luego de que no ocurriera el 'milagro' tras los tres días de velación.

El diario Vanguardia citó al capitán Cristian Ariza Hernández, quien dijo que al llegar al sitio encontraron el cuerpo del menor que ya se encontraba en proceso de descomposición: "de inmediato se iniciaron labores de levantamiento y se solicitó a Medicina Legal investigación del caso".

El coronel Juan Carlos García Cepeda, comandante encargado de  la Policía de Santander,  explicó que al parecer el niño murió por una cardiopatía que estaba siendo tratada, y que las creencias de sus padres los hicieron tomar la decisión de esperar.

El cuerpo del menor fue llevado hasta la sede de Medicina Legal en el municipio de San Gil y después de exámenes, será entregado a sus padres para que sea sepultado.

Sin embargo, el caso ha despertado revuelo en Santander y ha revelado que en la casa donde se encontraba el cadáver habitan muchas personas pertenecientes a una secta.

"En Socorro siempre se ha sabido del lugar. Pero es tanto el misterio y tal vez el miedo lo que ha llevado a que nadie denuncie o haga algo al respecto. Sé que hay personas que llegan buscando ayuda para salir de problemas de drogas, depresiones y todo tipo de angustias. Pero se quedan allí. Dicen que allá mismo cultivan sus alimentos y con el tiempo se ha formado una comunidad”,  dijo una mujer que pidió no ser identificada al diario Vanguardia de Bucaramanga.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad