Manifestaciones en Popayán terminan con enfrentamientos entre policía y estudiantes

Manifestaciones en Popayán terminan con enfrentamientos entre policía y estudiantes

Noviembre 08, 2018 - 11:41 p.m. Por:
Colprensa
Estudiantes y Policías se enfrentaron en medio de la jornada de protesta que se adelantó en Popayán.

Estudiantes y Policías se enfrentaron en medio de la jornada de protesta que se adelantó en Popayán.

Colprensa

Los integrantes de la Fuerza Pública y los estudiantes se enfrentaron en medio del desalojo que se dio en el Parque Caldas, en Popayán, donde estaba un Campamento Universitario.

Heridos, daños al mobiliario urbano, denuncias de brutalidad policial y uniformados lesionados son los resultados de esta jornada de movilización por la falta de presupuesto a la educación pública.

Las calles del Centro Histórico de Popayán se convirtieron en un verdadero campo de guerra, luego que los integrantes del Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, de la Policía, se enfrentaran contra los estudiantes que integraban el Campamento Universitario, el cual llevaba 17 días instalado en el Parque Caldas.

En un principio, y durante la movilización, no se presentaron enfrentamientos, de hecho la Policía ayudaba a controlar el tráfico vehicular durante la movilización, para evitar contratiempos entre los conductores y los marchantes. La actividad se hizo por las principales calles de la ciudad, como sucedió en otras partes del país, en rechazo a la anunciada ley de financiamiento.

Lea también: Conductor atropella a jóvenes en el norte de Bogotá durante manifestaciones

Sin embargo, a eso del medio día, cuando los estudiantes volvían al Parque Caldas, se inició la confrontación entre estos bandos.

En este punto de la historia, las versiones se multiplican sobre cómo inició, porque de un momento a otro este espacio tradicional de la ciudad fue el escenario de enfrentamientos, donde algunos estudiantes, con capucha, empezaron a destruir las tapas de las alcantarillas para obtener elementos para atacar a la Fuerza Pública.

El Esmad, por su parte, fue copando los cuatro puntos de acceso al parque, y poco a poco se fueron acercando donde estaban ubicadas las carpas. A la par con esto, frente a la facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales se vivía otra pelea, luego que los uniformados empezaran a lanzar gases lacrimógenos. Esta misma escena se repetía entre la Torre del Reloj, la Gobernación y la Alcaldía. Llovían piedras y balas de gomas.

Tras unos minutos de insultos, llegaron las papas explosivas y luego más gases lacrimógenos, momento aprovechado por los policías para terminar de sacar a los estudiantes y después empezar a destruir los cambuches, carpas y mesas usados como campamento.

En medio de esta confrontación quedaron empleados de bancos, entidades gubernamentales y planteles educativos, quienes evacuaban sus sitios de labores tapándose la boca para evitar los efectos del gas lacrimógenos; otros corrían para no ser alcanzados por las piedras.

Luego del violento desalojo, los ánimos no se calmaron y a la fuerza, otros estudiantes la emprendieron contra la sede del Instituto de Crédito Educativo y Estudios Técnicos en el Exterior, Icetex. En cuestión de minutos destruyeron todo el mobiliario, el cual terminó en cenizas luego de ser arrojado a la calle. Pasaron los minutos, y luego de desplazarse a las otras sedes de la Universidad, como las facultades de Ingeniería, Educación y de Salud, donde otros estudiantes obstaculizaron el tráfico vehicular quemando llantas.

“Cuando estábamos tomando decisiones, en un consejo de seguridad, se conoció que el personal que estaba en el parque era atacado con explosivos de elaboración artesanal, papas bombas, entonces nuestros oficiales empezaron a repeler el ataque para evitar alguna tragedia, para ya después desalojar a los estudiantes que pernoctaban en este espacio público, entonces se adelantó la decisión de retirar a estos manifestantes para garantizar el derechos a los demás de movilizarse por este lugar”, dijo el comandante de la Policía en Popayán, coronel Nelson Díaz, al exponer que la decisión de retirar a los estudiantes fue tomada por unanimidad por las autoridades administrativas de la ciudad.

Al caer la noche, el panorama era tenso en varios puntos de la ciudad, obligando a la Policía a sacar a todo su personal a la calle, mientras que los estudiantes se mantienen en su postura de protestar. El balance, hasta ese momento, era de cinco estudiantes heridos, uno de ellos capturado y un policía del Esmad lesionado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad