Colombia es el país con el mayor porcentaje de niños que crecen sin sus padres

Escuchar

Colombia es el país con el mayor porcentaje de niños que crecen sin sus padres

Julio 07, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Colombia es el país con el mayor porcentaje de niños que crecen sin sus padres

Durante los últimos años, en Cali, el porcentaje de emba- razos adolescentes creció mucho más que en otras capitales colombianas. El año pasado, ese incremento fue del 4%.

Además de Sudáfrica, Colombia es el lugar del mundo donde hay más niños creciendo en hogares con padres ausentes y reemplazados, en muchos sentidos, por otros familiares: abuelos, tíos, primos, hermanos. Los niños crecen en medio de dinámicas distintas.

Esto empieza como un ejercicio para la imaginación: suponga que es necesario hacer un retrato. Tomar una foto familiar. Una foto de la familia de este tiempo, de estos tiempos. No es la foto de su familia, ni de la familia del vecino, ni de la familia de su novia. Una foto de LA familia. Familia como institución convencional. Lo que se necesita es una foto universal, que pueda ser entendida por cualquiera en cualquier parte. Algo parecido a lo que hacen los publicistas para promocionar mantequillas, carros y planes vacacionales, donde aparece mamá, papá e hijos sonrientes bajo la luz amarilla de un sol barrigón. La diferencia es que aquí, en este ejercicio, no hay modelos que puedan ubicarse sobre un césped verde como fichas de Lego. ¿Cómo imagina entonces la foto? Hace tres siglos, el estadounidense Benjamin Franklin, que además de político fue científico, inventor y escritor de poemas, dijo que la familia se fundaba en el matrimonio y que a partir de dicha unión se desarrollaban los vínculos humanos que luego se reproducirían en la sociedad. El siglo pasado, el papa Juan Pablo II dijo que la familia se definía como el conjunto de personas emparentadas entre sí que vivían juntas. En este siglo, llegar a definiciones tan exactas, basadas sobre supuestos tan precisos, parece cada vez más difícil. Hablar hoy de la familia, es hablar de posibilidades y variables que al combinarse dan distintos resultados. Hacer hoy un retrato familiar, más que trabajo de fotógrafos, lo es de estadígrafos.Teniendo en cuenta esto, Child Trends, un centro de investigación con sede en los Estados Unidos y más de treinta años de historia, acaba de publicar el Mapa Mundial de la Familia: los cambios y su impacto en el bienestar de la niñez, un informe que “estudia el estado de la vida familiar a nivel mundial para aprender más acerca de cómo las tendencias lo afectan”. Para eso, con el apoyo de cinco universidades (entre ellas La Sabana de Bogotá), fue recogida información de 45 países elegidos de tal manera que, al ser tomados en conjunto, “representan a todas las regiones del mundo, así como a la mayoría de su población”.Una de las conclusiones del Mapa, es la confirmación de una deducción popular: aunque todavía representan la mayoría mundial, las familias de dos padres (biparentales) cada vez son más escasas. De acuerdo con el estudio, la probabilidad de que un niño crezca junto a sus dos papás es un privilegio cada día más lejano de este lado del mundo. Aquello, que hace un par de siglos era pura lógica natural, ahora es casi un lujo, con mayores posibilidades para gente de Asia, el medio Oriente y parte de Europa.A partir de allí se derivan varios cambios y tendencias. Por ejemplo, Israel es el país donde los hijos mayores de 15 años más conversan con sus padres sobre temas políticos y sociales. Después de Israel está Italia, donde las conversaciones sociopolíticas se dan en el 28% de los hogares. Y luego, como excepción a la regla, figura Argentina. El caso de Argentina se explica porque en el momento en que fue recogida la información, ese país afrontaba una crisis económica e institucional que disparó esta tendencia. En las familias han cambiado hábitos que antes eran casi sagrados: comer con los papás, hablar de la felicidad de crecer con ellos y con los hermanos y con los tíos. ¿Hace treinta años podía alguien dejar a los padres con la mesa servida? ¿Podía alguien renegar abiertamente de su familia? Sí, todo es distinto. Las cenas familiares como ritual diario son, también, un asunto ya lejano de este lado del planeta. En cambio en Italia, en el 94% de los hogares, aún pasa. En América Latina los porcentajes solo se elevan en Argentina (86%), Brasil(80%) y Chile (80%). En lugares como Colombia, ni siquiera hay información al respecto.Lo que sí está medido en nuestro país, es que -además de Sudáfrica- no hay otro lugar en el mundo donde los niños crezcan con tantos adultos a su alrededor: tíos, primos, abuelos, primos de los primos, parientes políticos. En parte, como consecuencia de lo comunes que aquí son los hogares 'reconstruídos' -los míos, los tuyos y los nuestros-, los niños están creciendo, cada día más, con mayor número de adultos al lado. Según el estudio, eso ocurre en el 61% de los hogares con hijos. En el Mapa de la Familia, Colombia es un país oscilante entre los promedios. Solo hay un ítem donde su nombre aparece en el primer lugar: Colombia es el país con el mayor porcentaje de niños creciendo sin sus padres. Es decir, hijos que se crían con sus tíos o con sus abuelos por la misma razón: hogares reconstruidos. Pero ya no reconstrucción tipo 'los míos, los tuyos y los nuestros', sino reconstrucciones de supervivencia: padres que se fueron, madres que murieron, papás asesinados, mamás secuestradas. En Colombia, la reconstrucción de los hogares es, en gran medida, una reconstrucción de la supervivencia. Niños que deben crecer con un abuelo, un tío, los hermanos, algún primo, simplemente porque no hay nadie más que se pueda hacer cargo de ellos. Esta situación, ocurre en el 12% de hogares. En este país, la violencia también ha transformado las familias.El médico Álvaro Sierra, director del Instituto de la Familia de la Universidad de la Sabana, dice que, efectivamente, la violencia que sobre el país cae en formas tan distintas, ha cambiado la constitución familiar de los últimos años: “En las calles se ve: familias desplazadas creciendo con alguno de sus integrantes desaparecido o muerto. Esa violencia, de manera directa o indirecta, ha generado también niños distintos; niños yendo a la escuela con hambre, propensos a la deserción escolar, víctimas fáciles del pandillismo, del consumo de drogas. La familia no se va a acabar. Existe desde que existe el hombre. Pero cambia, por diferentes circunstancias cambia”. Sabiendo entonces todo esto, ¿cómo se imagina usted hoy un retrato de familia?La violencia ha cambiado la conformación familiar en Colombia

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad