Realizarán 'entrega digna' de restos del mayor Aníbal Talero, asesinado en la toma del Palacio

Realizarán 'entrega digna' de restos del mayor Aníbal Talero

Noviembre 19, 2018 - 07:58 a.m. Por:
Colprensa
Raúl Alfonso Talero es hermano del mayor Héctor Aníbal Talero, uno de los uniformados asesinados en la toma del Palacio de Justicia en noviembre de 1985.

Raúl Alfonso Talero es hermano del mayor Héctor Aníbal Talero, uno de los uniformados asesinados en la toma del Palacio de Justicia en noviembre de 1985.

Colprensa / El País

El episodio de la Toma al Palacio de Justicia, que recientemente cumplió 33 años, tendrá este lunes un nuevo capítulo con la entrega digna de los restos del mayor Héctor Aníbal Talero, uno de los uniformados que en las imágenes de ese día se ve descendiendo de uno de los helicópteros que transportaron a los hombres que pretendían tomar el control del edificio asaltado por una facción de la guerrilla del M-19.

Para la época de los hechos, Talero era Capitán de la Policía y realizaba el curso de ascenso al grado de Mayor. Fue uno de los creadores del Comando de Operaciones Especiales, por lo que el entonces director de la Policía, general Víctor Delgado Mallarino, le encargó que encabezara la presentación de ese Comando ante unos generales de varios países de Suramérica.

Lea también:  Identifican restos de tres personas que murieron en toma del Palacio de Justicia

“Al finalizar los hechos, es cuando los notifican de lo que sucedía en el Palacio de Justicia. Es cuando se dispone todo para la recuperación del Palacio, pero a Aníbal no lo incluyeron porque no estaba en misión operativa en ese momento, pero él llegó en su vehículo y habló con el general Delgado Mallarino, por lo que fue autorizado de ser parte activa del operativo”, relató Raúl Alfonso Talero, hermano del mayor.

‘Halcón 1’ fue el nombre en clave que le dieron al mayor Talero, quien asumió como comandante del grupo que ingresó por la azotea.

Raúl Alfonso también hizo parte de la Policía. El día en que su hermano enfrentaba a los guerrilleros que se tomaron a sangre y fuego el Palacio, él estaba en Boyacá. Estando allí, escuchó que ‘Halcón 1’ había sido herido, sin embargo, en ese momento no asoció que fuera Héctor Aníbal.

“Eso que dicen que yo tuve un presentimiento, eso no es cierto – dice Raúl Alfonso -. Yo no tenía ni idea de que él estaba allá. A eso de las 6:00 p.m. me llamaron y me notificaron que mi hermano había sido herido, ahí es cuando hago la relación de que Halcón 1 era mi hermano”.

Lo que pasó

El entonces capitán Héctor Aníbal Talero, tras varias horas de combate dentro del Palacio, vio que uno de sus compañeros, el capitán Orjuela, estaba herido en una de sus piernas.

“Cuando lo entregó para que lo evacuaran, le pegaron un tiro de .50 y le volaron la cabeza. Cuando fui a hacer el reconocimiento en Medicina Legal, lo hice por unos elementos específicos: el chaleco antibalas, por la caja del reloj que se lo había regalado mi hermana y por las llaves del apartamento donde él vivía”, describe su hermano.

Con respecto al chaleco, Raúl Alfonso cuenta que ese era el que le correspondía al general Delgado Mallarino que se lo cedió a su hermano cuando le autorizó que hiciera parte del comando que ingresó desde el helicóptero.

Días después su familia, incluidas su esposa y sus dos hijas que en 1985 tenían uno y cinco años, le dieron cristiana sepultura, pues nunca hubo dudas de que se trataba de hijo mayor de Aníbal Talero y Melida Cruz.

No obstante, en febrero del año pasado se ordenó una exhumación de los restos del uniformado para hacer una reconfirmación de su identidad. La comparación del ADN la hicieron con muestras que le tomaron a Raúl Alfonso y a otra hermana.

“Nos explicaron que era un proceso de todos los fallecidos del Palacio de Justicia, eso fue una decisión de Fiscalía. Se demoraron en dar el veredicto porque, nos dijeron, no tenían recursos”, señala Raúl Alfonso.

La entrega digna tendrá lugar en las instalaciones de Medicina Legal. Al acto asistirán las hijas del mayor Talero quienes vendrán de Estados Unidos donde residen y para quienes, según su tío, ha sido un proceso muy duro.

El martes habrá una ceremonia en el Centro Religioso de la Policía, donde habrá una velación. Sin embargo, su hermano dice que aún falta un verdadero homenaje para un “héroe que dio la vida por defender el Palacio”.

“Ha habido un desconocimiento del Estado y de la misma Policía Nacional. ¿Cuándo han homenajeado a los miembros del Estado que estaban tratando de restablecer la institucionalidad? Eso nunca se ha dado. Esa es una de las luchas nuestras”, concluyó Raúl Alfonso.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad