Demandas por cuota de alimentos: el de Roger Martínez es solo un caso entre miles

Demandas por cuota de alimentos: el de Roger Martínez es solo un caso entre miles

Junio 23, 2019 - 08:00 a.m. Por:
Alda Livey Mera Cobo / Reportera de El País 
Cuota alimentaria / Imagen de referencia

Cuota alimentaria, la ‘tarjeta roja’ para muchos padres

El País

Todos los colombianos están felices con el jugador Roger Martínez, porque con su gol la Selección Colombia debutó con triunfo en la Copa América. Todos alaban al futbolista, excepto dos jóvenes mujeres que le han interpuesto demanda por inasistencia alimentaria al delantero, acusándolo de no responder por la cuota de manutención de los hijos que ellas alegan son de él.

Los colombianos se enteraron cuando el delantero casi no puede salir del país por una de esas denuncias, pero no es el único que incurre en esta acción.

Solo en lo que va corrido de 2019, en Cali se han recibido 1025 demandas contra padres por este motivo, y 416 de otros municipios, según cifras de la Fiscalía. Con estos casos, hay activos 1441 procesos en el departamento por padres que no cumplen con sus obligaciones de sostenimiento de sus hijos.

Lea también: Personas en unión libre que se separen podrían solicitar cuota alimentaria: Corte

Pero esos son solo los que pasan a demanda de la Fiscalía, porque el padre incumple ya una cuota impuesta por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF). Sin embargo, el número de solicitudes de conciliación de cuota alimentaria que recibe esta entidad es mucho mayor.

Estadísticas del Sistema de Información Misional del ICBF, en Bogotá, reportan que en el Valle del Cauca en 2017 se registraron 4095 solicitudes de conciliación interpuestas por madres que reclaman al padre de su hijo, la cuota de manutención.

En 2018 la cifra creció a 4418, es decir, 323 casos más. Y hasta el 31 de mayo de 2019, van 2260 casos registrados, lo que hace suponer que faltando siete meses para acabar el año, la cifra puede acercarse a los 5000.

Uno de esos casos recoge la situación de Carolina Llamosa, 28 años, madre de un niño de 9 años. Ella y el padre del niño, F.V.M., se separaron cuando el pequeño tenía 4 años. Él dejó de darle el aporte económico que le correspondía al niño, entonces ella optó por no dejarlo ver de su padre.

Entonces, él la reportó al ICBF. Pero al hacer el proceso, el abogado de familia decidió imponerle a él una cuota de $200.000 mensuales para la alimentación del niño.

“Él da la cuota, pero voy a renovar la demanda porque él no se da por enterado de si el niño necesita ropa, calzado y no aporta el 50 % que otorga la ley para educación, recreación y los gastos adicionales; él paga un mes intercalado la pensión del colegio, pero nunca da para llevarlo a una actividad lúdica o recreativa para el buen desarrollo del pequeño”, relata la mujer.

Añade que él se lleva el niño cada 15 días los fines de semana, pero él pasa es con los abuelos porque el papá se va con sus amigos o con su novia, “a veces me lo trae a las 11:00 de la noche y sin hacer las tareas; él piensa que el niño es un animal al que solo hay que darle comida, y ni un animal, porque a estos les brindan más cuidado”, se queja ella.

La madre está cansada de tener que pedirle y rogarle para todo lo que necesita su hijo. “Siempre dice que no tiene plata, pero me doy cuenta cuándo y cuánto le pagan, porque él es tecnólogo de calidad y trabajamos en la misma empresa”, cuenta Carolina.

La mujer relata que su hijo iba a natación por una beca que tenía, pero el beneficio terminó y le propuso a él que le siguieran pagando el curso al niño entre los dos, mitad y mitad, pero él no aceptó. Algo muy importante, dice ella, porque su hijo padece de una distrofia en una de sus manos, por lo cual la actividad física le sirve de terapia, pero ni así él le dio importancia.

Todos estos motivos son los que hacen que miles de mujeres se acerquen a las comisarías de familia, a la Policía, a la Fiscalía y al ICBF a interponer este recurso de conciliación.

Pero además del síndrome de la “paternidad irresponsable”, muchos hombres acuden al recurso de negar a sus hijos. Y aún cuando son requeridos por la autoridad competente a la audiencia de conciliación de la cuota alimentaria, exigen la prueba de ADN con el ánimo de comprobar genéticamente que no es su descendencia.

Así lo confirma la Subdirección de Restablecimiento de Derechos (Grupo Filiación) del ICBF, regional Valle, cuyas cifras dan cuenta de que durante los años 2017, 2018 y lo corrido de 2019, con corte a mayo 31, se han atendido 785 casos de pruebas de ADN.

Las solicitudes son ordenadas por los Jueces de Familia o los Tribunales o los Defensores de Familia, y los exámenes en el marco del contrato con el Instituto Nacional de Medicina Legal.

De acuerdo con estas cifras, de los 785 casos atendidos en 2017, 2018 y lo que va de 2019 hasta mayo 31, 389 solicitudes de la prueba de ADN han sido ordenadas en Cali, por los juzgados de familia y centros zonales del ICBF, es decir, casi la mitad (49.5 %).

Como le pasó al jugador Roger Martínez, en Cartagena, a quien se le impuso una prueba de paternidad en el caso del niño Dereck David, pero no la ha cumplido. Y de su hija Cataleya, la mamá, Jennifer Villalba, dice que fueron los padres del jugador quienes exigieron una prueba genética, que se hizo con la sangre de ellos, no con la del jugador.

Una abogada de familia, contratista del ICBF en Cali, que reservó su identidad, dice que al día entran unas 600 demandas a los juzgados de la ciudad por temas relacionados con niños, incluidos los de separación y divorcios, donde se define la cuota alimentaria. “Pero también los hay de padres que no cumplen sus obligaciones aún viviendo con la esposa y los hijos, y casos donde a la mujer no le gusta hacer nada y el que responde por todo lo del niño es el papá”, dice la abogada de familia.

La problemática no es exclusiva de los estratos de menores ingresos, sino que, por el contrario, se presenta hasta en hogares de mayor solvencia económica.

La abogada dice que la razón principal por la cual los hombres eluden la obligación económica es por la enemistad en la que quedan con la esposa y para darle más rabia, le niegan los derechos al propio hijo.

Pero el otro factor por el cual los hombres le niegan la cuota de manutención a sus hijos es por física irresponsabilidad. “La mayoría dice que no tienen plata, pero casi siempre tienen para todo, para el trago, porque prefieren la rumba a la obligación”, comenta.

Por eso pasó a sanción presidencial el proyecto de ley de la senadora Maritza Martínez, que endurece las sanciones para los hijos que no cumplan con la cuota alimentaria de padres y abuelos, pero sobre todo para los padres y madres que se desentiendan de la responsabilidad de sostener y criar a sus hijos.

O como concluye Carolina, “toca ponerle una demanda para que madure y coja responsabilidad”.

Municipios del Valle con mayor solicitudes de prueba de ADN
Roger Martínez, tres hijos, dos demandas
Roger Martínez

Roger Martínez

Colprensa

No es la primera vez que el jugador Roger Beyker Martínez Tóbinson enfrenta una demanda por alimentos. En diciembre de 2017, Yulissa Ardila le interpuso una demanda más que por cuota alimentaria, por investigación de paternidad del niño Dereck David Ardila Martínez, según reporta el portal de internet Revista Metro de Cartagena.

Al parecer, el jugador negó al niño, por lo que la juez del caso ordenó practicar una prueba genética de ADN a la demandante, al demandado y al niño Dereck David Ardila Martínez, y así establecer si este, como asegura Yulissa Ardila, es hijo del futbolista cartagenero.

Lo que testimonian la demandante, los familiares y los vecinos del barrio donde viven las familias de ambos, es que ella fue novia del jugador desde 2012 hasta enero de 2017, justo cuando le dijo que estaba en embarazo.

Sin embargo, Yulissa y su apoderado sostienen que Roger se ha negado desde entonces a hacerse la prueba, argumentando motivos laborales.

A la fecha, Dereck David tiene 21 meses de edad.

Mientras que la segunda niña, por la que Roger recibió otra demanda de alimentos, que a comienzos de junio casi le daña su viaje a la Copa América, es su pequeña hija de 15 meses, Cataleya Martínez Villalba, que tuvo con otra excompañera sentimental, Jennifer Villalba Larios.

La mujer sostiene que vivió con él en China, cuando Roger militó en un equipo de ese país oriental. Y pese a que la niña fue reconocida, la madre sostiene que desde septiembre de 2018 no le paga lo correspondiente a la fiducia, que sería para garantizar la educación de Cataleya.

Sin embargo, la firma de abogados que representan al jugador, Raad Berrío, salió en su defensa en un comunicado, informando que Roger Martínez, en cuanto supo del nacimiento de la niña, estuvo dispuesto a reconocerla y siempre ha estado atento al cumplimiento de sus obligaciones, habiendo solicitado a través de sus abogados la fijación razonable de cuotas alimentarias para su congrua manutención, a lo que el Juzgado Segundo Civil de Familia accedió.

La madre del jugador, Marinela Tóbinson, también defendió a su hijo en declaraciones para el sitio El Planeta que Vives, donde argumentó que Jennifer exige que el delantero le pague viajes para la menor cada tres meses al lugar de su preferencia; el aumento de la cuota alimentaria, de 8 a 10 millones de pesos mensuales (actualmente es de cuatro millones); una fiducia de 60 millones de pesos y un rango social para la menor igual al del jugador.

Según la mamá del futbolista, Villalba ha entablado cuatro demandas contra el futbolista, pero todas han sido rechazadas por parte de los juzgados por improcedentes.

Versiones periodísticas que circularon en estos días, dicen que Roger Martínez, de 26 años, tiene un tercer hijo de 3 años de edad, de otra relación distinta a la de Yulisa Ardila y a la de Jennifer Villalba.

Otros municipios

Yumbo: en 2018, hubo 9 solicitudes de prueba genética (ADN). En 2017 solo hubo 1 caso.

Pradera: 8 solicitudes de prueba de ADN se ordenaron en 2018, frente a 7 de 2017. Este año no hay casos.

Riofrío:
ha presentado 5 casos de solicitud de prueba de ADN, todos en 2018.

Roldanillo: tiene 24 casos, 15 en 2017, 8 en 2018 y 1 este 2019.

Florida: presentó un solo caso de solicitud de prueba genética (ADN), en 2018.

Jamundí: registra cuatro casos de petición de prueba de ADN, 1 en 2017 y 3 en 2018.

El total de solicitudes de prueba de ADN en el Valle del Cauca fue de 364 en 2017; disminuyó levemente a 325 en 2018 y en este año 2019, van 96.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad