Andrés Toro, 'amarrado' al rating

Andrés Toro, 'amarrado' al rating

Junio 08, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa

El actor de ‘La Bruja’, no sabía que besar a Flora Martínez le traería tan buena fortuna.

Desde el municipio de Jardín, Antioquia, la locación principal donde se graba la serie de Caracol Televisión ‘La Bruja’, Andrés Toro habla sobre su personaje, Leonel Cortés, víctima de un conjuro de amor de la bruja Amanda, interpretada por la bella Flora Martínez. Aunque lleva más de una década en la televisión y se formó como director y productor, este actor pereirano es reconocido por su protagónico en ‘Gabriela, giros del destino’ y por papeles de reparto como el de Byron, hermano de la protagonista de la serie ‘Sin tetas no hay paraíso’. Tampoco hay que olvidar su rol de narco gay en ‘El Cartel de los Sapos’. A propósito de la aparente nueva oleada de ‘narcotización’ de la Tv. colombiana, hablamos con él. ¿Ahora es el galán de moda, pero muchos se preguntan cómo llegó a la actuación? Cuando salí del colegio estudié teatro, y actuación durante un año y medio. Luego me formé como director y productor de televisión y me fui para Estados Unidos, donde retomé mis estudios como actor. Después de un año regresé a Colombia para seguir mi preparación en varias escuelas, entre ellas la Casa del Teatro Nacional. Y empecé a pasar hojas de vida para televisión. En el 2000 comenzó mi carrera en forma, con un personaje muy pequeño en ‘Pandillas, Guerra y Paz’.¿Cuál fue su secreto para escalar en ese medio tan competido y cerrado?A punta de trabajo he ido avanzando hasta lograr grandes personajes. A mí no me ha sucedido como a muchos que llegan a la televisión de un momento para otro. Me tocó luchar, empezar desde abajo y estar camellando en un medio bastante duro. Con toda seguridad hay mejores que yo, pero a mí se me dieron las cosas y lo estoy disfrutando. ¿Con cuál se queda: teatro, cine o televisión?Por cada una tengo un gusto especial. He hecho más que todo televisión y me gusta, pues me divierto mucho con mis personajes. Mucha gente menosprecia la televisión pero vivo agradecido con ella. El teatro es el comienzo y lo que permite tener contacto con el público, y el cine es el estado cumbre de todo actor, por el cual la gente pueda apreciar de lo que eres capaz. ¿Qué transformación ha visto en la Tv. nacional en todos estos años? Hemos avanzado mucho a nivel creativo, técnico y en la misma actuación, pero hoy nos estamos preocupando más por entretener que por educar. Se han dejado de lado temas que formaban valores.¿Y qué hay de la anhelada proyección internacional?La proyección internacional está bien, siempre y cuando sigamos mirando hacia adentro, hacia nuestras historias. Así vamos a hacer que el mundo se vuelque hacia nosotros. El problema es cuando nos da por copiar cosas, porque nos volvemos un producto más.¿Cree que el éxito de las producciones colombianas en el exterior tiene que ver con un enfoque local?Sí, las novelas nacionales que han pegado en el exterior no son copias de afuera, sino historias nuestras. La televisión colombiana, en dramatizados, marca la diferencia en Latinoamérica por arriesgada. Aquí pasan cosas diferentes y por eso nos buscan de afuera.¿Es el caso de ‘La Bruja’?Claro, con ‘La Bruja’ volvemos a una historia muy nuestra, que caracteriza nuestra idiosincrasia. Es una historia que comienza con el narcotráfico sin hablar directamente de él, y donde vemos a un presidente de la República que consulta a una bruja para manejar el país. Eso pocas veces se ha tocado en nuestra televisión y esas buenas historias van a hacer que la gente nos sintonice y llamemos la atención fuera del país.¿Hablar de ‘lo nuestro’ implica insistir en el tema del narcotráfico?Sí, estamos algo cansados con ese tema y en el elenco de ‘Sin tetas no hay paraíso’ (2006) hablábamos de la brecha que abrimos con las ‘narconovelas’. Sin embargo, hay que valorar que ‘La Bruja’ no habla del narcotráfico en sí, se centra en la brujería. Años atrás, en Colombia marcamos la diferencia cuando mezclamos el melodrama con la comedia, con situaciones cotidianas, eso ha hecho que la gente siga mirándonos diferente. ¿Qué más colombiano que las novelas ‘Café con aroma de mujer’, ‘La casa de las dos palmas’, ‘Azúcar’, ‘Betty la fea’, para ser globales, exitosos y tener proyección?

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad