Asobares y el clamor de su presidente: "solo pedimos que nos dejen trabajar"

Escuchar este artículo

"Solo pedimos que nos dejen trabajar": el clamor del Presidente de Asobares

Abril 11, 2021 - 07:55 a. m. Por:
José Luis Carrillo / Editor de Cali
Manuel Pineda, Asobares

Manuel Pineda, presidente de Asobares, capítulo Valle.

Especial para El País

Aunque muchos son los sectores afectados por la pandemia; los bares, gastrobares y discotecas siguen recibiendo duros golpes cada vez que se endurecen las medidas restrictivas.

Manuel Pineda, director de Asobares, capítulo Valle, propone realizar una alternancia en el toque de queda que permitiría que la carga de pérdidas sea más compartida y no termine por noquearlos a ellos.

Asimismo narra que la situación de su gremio es tan grave que ya se han cerrado al menos 570 bares en Cali y los que aún respiran están donando parte de sus recursos entre los empleados porque la caja se acabó. Entrevista que cuenta el drama de los bares pero también expone ideas frente a posibles soluciones.

En término de cifras, ¿cómo la pandemia ha golpeado a los bares y gastrobares hasta la fecha?

Antes de la pandemia estabamos registrados en el sector nocturno 1527 establecimientos, sin contar restaurantes, de esos 1527 a la fecha solo hay 957. Eso es porque cerraron sus puertas. Estos establecimientos se ahogan porque no tienen ventas pero sí costos como nómina, arrendamiento, impuestos. Creemos que se han perdido 12.000 empleos en Cali en nuestro sector.

¿Qué ayudas concretas han recibido el gremio de los bares por partes de la Alcaldía o la Gobernación?

De parte del Gobierno Nacional no hemos recibido ningún tipo de ayuda económica, ni ayuda humanitaria para nuestros colaboradores, que son los más vulnerables. Tomando en cuenta estas condiciones la Gobernación y la Alcaldía han brindado ayudas humanitarias para estos colaboradores, es decir: meseros, cocineros, seguridad. A la fecha hemos entregado más de 6000 ayudas humanitarias en ese sentido. De parte de la Gobernación del Valle a nosotros como sector nocturno solo se nos han entregado 375 bonos hace más de seis o siete meses, a través de la Industria de Licores del Valle. Sin embargo, los establecimientos como tal no hemos recibido ningún tipo de apoyo. A pesar de que hemos estado presentes en la firma de los tres pactos, el primero con el plan piloto para la reactivación en agosto, el segundo en diciembre cuando inició la reactivación económica y el tercero en marzo, en el que junto con la Presidencia y la Secretaría de Desarrollo Económico hicimos unos talleres para el crecimiento económico, donde nos prometieron el fondo solidario de $30.000 millones, para que el Concejo de Cali lo aprobara y nos facilitaran esa financiación sobre todo para mitigar el tema de arriendo de locales y los servicios, pero el proyecto ni siquiera está radicado en el Concejo, nuestra petición es que se haga lo más pronto posible.

Puede leer: Zaperoco Bar, tradicional salsoteca de Cali, cierra sus puertas ante la crisis por la pandemia

¿Por qué creen que no se ha radicado el proyecto?

Sinceramente no tenemos ni idea, cuando fue el taller con la Secretaría de Hacienda fue que nos prometieron no solo este fondo sino un descuento en el impuesto predial por el pronto pago así como uno adicional para los bares por el tema de pandemia, también se nos aseguró un descuento del 10 % en el impuesto de industria y comercio dividido en seis cuotas que se pagan a lo largo del año, así como mover el calendario tributario, esto último ya se ejecutó. Esto realmente no es una ayuda económica, porque igual tenemos que pagarlo, sólo nos movieron las fechas. Por eso es fundamental este fondo que nos prometieron, los mismos concejales están pidiendo que se radique para poder revisarlo y darle aprobación.

¿Usted cree que estos talleres de reactivación realizados por la Secretaría de Desarrollo Económico serán efectivos?

Creemos en la buena voluntad de los secretarios con quienes nos hemos reunido muchas veces, pero no sabemos de la eficiencia de estos talleres. En el fondo lo único que pedimos es que se nos deje trabajar, ni siquiera es la prioridad los alivios económicos que son medidas a corto plazo, lo importante es la continuidad de la reactivación para podernos valer por nosotros mismos. No somos una fábrica que puede guardar la producción, ofrecemos un servicio que si no se da, no se generan activos. Por eso no sabemos que tan efectivos serán estos talleres si no se nos deja trabajar. Este sector ya no aguanta más y la solución es un horario flexible.

¿Cuáles son las soluciones prácticas que ustedes proponen ante este ?

Tomando en cuenta la situación inesperada y procurando que no se dé la proliferación. Nosotros vemos que los verdaderos focos de contagio no están en los establecimientos nocturnos que cumplen todas las medidas de bioseguridad, está en otros sectores como el servicio de transporte público, que se ve siempre abarrotado; las fiestas clandestinas en casas, fincas, apartamentos, Misalud determinó que el 74 % de los contagios se dan en ese tipo de reuniones. Nuestra propuesta es incentivar a que las personas no vayan a ese tipo de espacios, sino el comercio formal e invitemos a las personas donde se cumplen todas las medidas de bioseguridad, con un servicio que lo va a cuidar y generar empleo. Pedimos igualdad entre sectores. Es increíble que todos los sectores se encuentren activos menos el comercio formal nocturno. El baile sigue restringido a nivel nacional y los únicos lugares nocturnos habilitados para prestar servicio son los gastrobares y restaurantes. Nosotros como sector ya invertimos en seguir las medidas para garantizar la salubridad tanto en los locales como en los productos que se comercializan, tanto esfuerzo hemos puesto en la bioseguridad, que hay medidas con las que ya contábamos pero que MinSalud descontinuó, como los tapetes, la toma de temperatura o la toma de registro de persona a persona.

"Estamos donando parte de nuestros recursos entre los empleados porque no tenemos otra forma de ayudarlos, pues ya no tenemos caja".
Manuel Pineda,
presidente de Asobares, capítulo Valle.

¿Cuáles son algunos de los lugares emblemáticos de la ciudad que han cerrado por causa de la pandemia?

Mamut era uno de los lugares más icónicos de la cultura de la salsa en Cali, La Bamba que contaba con más de 45 años de trayectoria en el mercado, estos hacen parte de los 570 establecimientos que luego de iniciada la pandemia casi que dejaron de existir porque no aguantaron las medidas restrictivas, porque a pesar de las condiciones tenían que seguir pagando un costo de alquiler sin poder producir nada para cubrirlo, sobretodo cuando la banca privada nos dió la espalda, se nos considera locales de prestación de alto riesgo, por lo que ninguno ha podido acceder a ningún crédito, es decir que toda esta crisis se ha tenido que solventar con los ahorros que se disponían, vendiendo activos para ya por último cerrando para quedarse sin el negocio y con una deuda enorme.

Lea también: Epidemiólogo recomienda buscar otros horarios para el toque de queda

¿Qué medidas prácticas pueden darse por parte de la Alcaldía para aliviar de cierta manera esta crisis?

Hago hincapié que lo que pedimos es que nos dejen trabajar, no pedimos un horario de 24 horas, pero sí algo que nos permita subsistir, para pagar los costos mínimos y lograr un punto de equilibrio. En el caso del fondo solidario sería como un paño, una ayuda temporal, la verdadera y única solución es dejarnos trabajar. Tenemos personas que toda su vida se han dedicado a esta industria y que son consideradas personas vulnerables.

¿Para ustedes qué ha sido los más duro de esta situación?

El hecho más reciente fue con las medidas de toque de queda, prácticamente recién llegaban a trabajar para devolverlos nuevamente, por ejemplo las cocineras se ven destrozadas porque trabajan del día a día, porque es su sustento. Lo mismo pasa con los artistas, cuando cancelamos sus presentaciones sabemos que esa es su forma de subsistir, verlos destruidos porque no tiene otra forma de sobrevivir. Lo que hemos hecho es donar parte de nuestros recursos entre los empleados porque no tenemos otra forma de ayudarlos, pues ya no tenemos caja.

¿Qué opina de la propuesta de algunos epidemiólogos, de rotar el toque de queda a horas del día y abrir en la noche para que haya más equidad en los sectores afectados?

Esa es una de las propuestas que estamos presentando también a la Alcaldía y que se lo hemos denominado modelo de alternancia. Allí explicamos que el 90 % de las ventas que nosotros tenemos para sobrevivir son los jueves, viernes y sábado. Por eso proponemos que los toque de queda los fines de semana se hagan en el horario diurno de las 5:00 a.m. al 12:00 medio día. Eso nos ayudaría mucho. Y los bancos y demás establecimientos podrían tener unas jornadas extendidas. Entre semana lunes, martes y miércoles un toque de queda nocturno que no fuera tan temprano, por ejemplo, a partir de las 10:00 p.m. Esto permitiría que la carga de pérdidas fuera más compartida y no solo afecte los establecimientos nocturnos.

Vea también: Ley seca en Cali durante este fin de semana, anunció el alcalde Ospina

¿Cómo ve a mediano y largo plazo el futuro de este sector?

Si se nos permiten trabajar hasta la 1 de la mañana como mínimo para lograr un punto de equilibrio y poder sobrellevar esta crisis hasta que las cosas se normalicen tendríamos una esperanza. Con las últimas medidas implementadas pedimos que se nos deje trabajar hasta las 10 de la noche, que aún presenta pérdidas, pero nos permitirá pagar algunos turnos de empleados, porque un cierre a las 8 es total, con cero posibilidad de trabajar, es fatal.

¿Descríbanos la experiencia de asistir a un gastrobar en pandemia?

Estamos incentivando las reservas en los locales, así que ese primer contacto es realizar la reserva en su gastrobar o establecimiento de preferencia, ya en la entrada no hacemos registro de los datos de la persona que ingresa pero sí contamos con punto de desinfección y se le asigna la mesa, desinfectada previamente, con sus dos metros de distanciamiento entre mesas, ya no manejamos cartas físicas sino digitales a través de códigos QR y donde pueden hacer directamente su pedido. Los empleados utilizan el tapabocas y cumplen con todos los protocolos requeridos. Ya el ambiente es un espacio divertido, con música pero sin baile porque sigue prohibido. A la hora del pago el 99% de nuestros establecimientos cuentan con formas de pago digitales, sea por transferencia o por datáfono, con el objetivo de evitar el efectivo. Por último nuestras mesas cuentan con una capacidad máxima de seis personas y evitamos el uso de elementos que se puedan pasar de mesa en mesa.

“El virus no sale solo de noche”

¿Ha sido duro ese choque cultural por la prohibición del baile? ¿Cree que su restricción es necesaria?

Aquí en Cali se estaba aplicando un piloto antes de que se prohibiera del todo el baile, sin embargo con el tercer pico hay que esperar a que pase para volver a evaluar lo del baile.

Con todas las restricciones ¿Cómo ha logrado sobrevivir este sector a la situación?

Con el aforo al 30% en horario normal nos alcanza para sobrellevarlo, pero por cada hora que se nos restringe perdemos más o menos un 20% las ventas.

¿Cree usted que flexibilizando esas medidas la ciudadanía se va a comportar bien?

El virus no sale solo por las noches, está presente a todas horas, lo importante es el autocuidado. Llevamos más de un año en pandemia y no sabemos como más decir que cada persona debe cuidarse no solo por sí mismo sino por los demás, nosotros podemos esforzarnos en brindar espacios seguros, pero si las personas no son conscientes pues seguiremos viendo que el mayor número de contagios se da en las reuniones clandestinas en las viviendas.

No hay ni un estudio a nivel nacional que demuestre la incidencia del cierre del sector nocturno en la liberación de las camas UCI o en la disminución de contagios, todas las medidas se basan en supuestos. Por eso insistimos que las medidas de cierre por un lado afectan la economía y por otro incentivan a que se den este tipo de reuniones clandestinas, sale más cara la supuesta cura.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS