¿Sabe qué hacer si su hijo desaparece?, esta es la guía para actuar

¿Sabe qué hacer si su hijo desaparece?, esta es la guía para actuar

Septiembre 27, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País 
Desaparición imagen

Según los sicólogos los adolescentes pueden tener muchas razones para huir de su hogar, por ejemplo, sentir el rechazo en sus entornos.

Istock Photo / El País

Los cálculos de las autoridades dicen que de cada diez reportes de niños o adolescentes desaparecidos en Colombia, al menos siete se resuelven con el menor volviendo a su casa con sus familiares.

El último caso, que acaparó la atención de los medios de comunicación, fue el de dos jovencitas de 16 años que tras seis días de intensa búsqueda fueron localizadas en la zona turística del municipio de Guatapé, en Antioquia.

Según fuentes oficiales, que prefirieron omitir su identidad, la mayoría de los menores que desaparecen de sus hogares y que son reportados a la Policía o a la Fiscalía tienen entre 13 y 18 años y aparecen, en la mayoría de las circunstancias, en un lapso de cinco días.

No obstante, existen casos por secuestro de los mismos parientes, raptos hechos por terceras personas o accidentes; razones por las cuales el paradero desconocido de un menor no deja de ser preocupante, ¿pero qué se debe hacer si un menor desaparece?

Lea también: Encuentran en Guatapé, Antioquia, a jóvenes desaparecidas en Bogotá

Viviana Quintero, coordinadora de Infancia de la Red PaPaz, explica que lo primero que se tiene que hacer, cuando se establece que un niño perdido, es notificar a las autoridades.

“Es responsabilidad de las autoridades determinar qué fue lo que ocurrió, no es una responsabilidad exclusiva de las familias. Existe un mito y es que hay que esperar 72 horas en una desaparición, pero no es así, porque esas primeras horas son fundamentales para ubicar al menor y evitar que corra riesgo en su integridad”, señaló.

La experta expresó que la desaparición de un menor de 12 años tiene características diferentes a la de un adolescente.

“En el caso de los menores de 12 años es importante tener información actualizada de ellos, por ejemplo, fotografías recientes, su estatura, edad, fecha de nacimiento, tipo de sangre, entre otros. También es vital enseñarles a los niños a identificar autoridades como a policías a los que puedan acudir en caso de que se pierdan o intenten raptarlos. Esto es preparar a los niños ante un eventual incidente grave”, complementó.

Si usted sospecha que su hijo se quiere ir de la casa es importante entablar vínculos con él y con su circulo cercano. Saber qué lugares frecuenta, cuáles son los números telefónicos de sus amigos.


También es importante enseñarle a los niños las direcciones, los números telefónicos del hogar e información que ellos puedan suministrar en el caso de necesitar ayuda.

En el caso de los adolescentes, la Coordinadora de Infancia de Red PaPaz sostuvo que es importante que los padres estén muy atentos a las rutinas de sus hijos.

“Para esto hay que estar en contacto con las personas cercanas a los menores, profesores, otros padres, los mismos amigos, para verificar que el menor esté en el espacio rutinario, porque cuando los niños están fuera de su contexto de protección pueden estar corriendo riesgos”, manifestó.

Para la psicológa de familia, Ivonne Sarria, los motivos por los que los menores quieren huir, por voluntad propia, son diversos.
“Lo primero es que los niños se sientan acogidos en su hogar.

Obviamente la adolescencia es una edad de rebeldía, pero esto no quiere decir que los padres se desconecten de ellos, hay que evitar crear la sensación de que los jóvenes no pertenecen a ningún lugar”, explicó.

Añadió que si se presenta una desaparición empezar la búsqueda entre sus amigos y círculos cercanos. De lo contrario, se debe notificar de inmediato a las autoridades.

“En el hogar deben haber medidas especiales, por ejemplo: tener conocimientos de sus amigos (teléfonos y dirección de residencia) y actividades. Saber para dónde van, qué están haciendo y establecer horarios. Aunque a veces para los adolescentes es un poco molesto, ellos finalmente se acostumbran a que los padres se involucren en sus actividades cotidianas”, dijo.

¿Y sobre los peligros en internet?

En el caso de las dos menores que fueron ubicadas en Guatapé, hay un factor que alertó a uno de los padres y es que al parecer unas de las jovencitas entabló vínculos con la red de retos del ‘Momo’.

El ‘Momo’ es un contacto de WhatsApp que en su foto de perfil se muestra como una niña macabra. Su número telefónico, de Japón, se hizo viral gracias a que ‘youtubers’ establecieron el reto de entablar una conversación con el espectro a las 3:00 a.m. 


Ante esta situación, se especuló que estaría incitando a los jóvenes a cumplir el reto de desparecer de sus casas por un tiempo. La Policía notificó que aún no se han reportado casos el país que comprueben esta hipótesis.

Nazly Barrero, experta en delitos informáticos, reiteró que en el Valle del Cauca no ha sucedido nada con esta red. “Sí hubo un caso de una persona adulta que cayó, pero lo que se presentó fue un robo de información”.

No obstante, alertó sobre la supervisión que se debe hacer de los menores en las redes sociales. “Porque se detectó que se están enviando videos violentos o sexuales a los menores y, dependiendo del estado emocional, los influencian”, precisó.

Ante estas posibles amenazas recomendó a los padres estar muy atentos. “No dejar que los niños tengan equipos de computo dentro de sus habitaciones, ya que un pirata cibernético puede irrumpir en la intimidad de ese espacio con la cámara de video del computador, aún si está apagado”.

Añadió que además es importante activar los controles parentales de los sistemas operativos como IOS, Andoind y Windows. “Asimismo tener en los equipos antivirus legales, porque un antivirus que pueda ser descargado por Google tienen un 98 % de posibilidades de ser falso”.

Teléfonos donde puede llamar

Si usted está totalmente convencido de que su hijo se encuentra desaparecido, no espere. Llame inmediatamente a la línea 123 o al policía de su cuadrante.

Asimismo puede hacerlo a través de la línea 141 del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

Otra línea de ayuda es la 122 de la Fiscalía General de la Nación.
De igual manera puede denunciar la desaparición de su hijo en cualquier CAI o estación de Policía de la ciudad o al cuadrante de su barrio.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad