¿Por qué las clínicas Imbanaco y Valle del Lili están entre las mejores de Latinoamérica?

Escuchar este artículo

¿Por qué las clínicas Imbanaco y Valle del Lili están entre las mejores de Latinoamérica?

Julio 28, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Alda Mera, reportera de El País
¿Por qué las clínicas Imbanaco y Valle del Lili están entre las mejores de Latinoamérica?

El trato humanizado al paciente y su familia es la prioridad en el Centro Médico Imbanaco.

Por sus avances tecnológicos y excelente prestación de servicios, la Fundación Clínica Valle del Lili y el Centro Médico Imbanaco están entre los primeros 20 centros de salud de América Latina y el Caribe.

Es como si a un paciente le mandaran a presentar todos los exámenes clínicos y los resultados fueran óptimos. Diagnóstico: goza de cabal salud. Ese es el dictamen para dos instituciones hospitalarias de Cali: la Fundación Clínica Valle del Lili, FCVL, y el Centro Médico Imbanaco, CMI, que figuran en los puestos 7 y 20, respectivamente, de un ranking de las mejores 40 instituciones de salud de América Latina y el Caribe. La clasificación la hizo la revista América Economía, publicación de negocios y empresas líderes en América Latina. Y la destacó el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, al resaltar que entre las 40 entidades hospitalarias de esa lista, 14 son colombianas, incluidas las dos de Cali. El séptimo puesto entre las 40 mejores entidades de salud del continente no es nuevo para la FCVL. Ya había ascendido a ese lugar en 2010, en 2011 fue octava, luego de empezar en 2009 en la casilla 16. La directora médica de la FCVL, Marcela Granados, adjudica estos reconocimientos al cambio de cultura institucional donde todos los colaboradores y el personal están orientados en el camino de la excelencia basado en la atención con calidad. “Eso permite que todos los procesos sean similares siempre, se puedan evaluar y se puedan retroalimentar sobre esa evaluación”, dice la directiva. En ese sentido, explica que lo más importante es que todo está dirigido hacia la seguridad del paciente, la humanización y la excelencia en el servicio, pero no como una idea exclusiva de los directivos. En la FCVL el proceso cubre a todos los colaboradores de las áreas administrativas y asistenciales en todos los niveles. Eso incluye hasta el personal contratado por ‘outsourcing’. Por ejemplo, el personal de aseo está involucrado y debe estar comprometido en el engranaje para no afectar los resultados totales en los procesos de calidad. La principal fortaleza de la institución, dice ella, es el cuerpo médico, que es el eje sobre el cual se atienden los pacientes, son de tiempo completo y dedicación exclusiva. De allí se deriva una segunda fortaleza que es la integralidad en la atención. La facilidad de tener interconsulta con todas las 70 especialidades que la institución maneja, permite que no sea necesario sacar al paciente de este centro para algún examen o procedimiento.Como hospital de alta complejidad, con capacidad de 500 camas, 180 de ellas cuidado crítico, UCI, está a la vanguardia de los avances tecnológicos en medicina, debidamente validados y comprobados. “Somos muy estrictos en adquirir tecnología que tenga evidencia que demuestre costo eficiencia para ofrecer lo mejor a los pacientes”, dice Granados. Por ejemplo, hace seis meses cuentan con el equipo PET-CT, el escáner más novedoso de diagnóstico de cáncer, que da 128 cortes y permite así detectar más fácil esta enfermedad, entre otras patologías. Y en septiembre tendrán un equipo de última generación para realizar tratamientos de radioterapia más específicos, que dará un mejor manejo con menos complicaciones para el paciente. Igualmente contribuye el creer en la educación y formación del talento humano como parte del mejoramiento continuo. La Fundación ha hecho planes de educación con becas propias para mandar a sus profesionales de salud a que se capaciten dentro y fuera del país con la única contraprestación de regresar a trabajar en la FCVL. En el momento hay 200 médicos en formación de posgrado, fuera de los 400 médicos hospitalarios, 230 de ellos subespecialistas, de la institución. Este componente educativo la ha convertido en pionera en procesos clínicos y quirúrgicos como su Unidad de Trasplantes, un referente nacional e internacional en esta especialidad. La doctora Granados destaca que la filosofía del trabajo en equipo en todas las áreas en la misma línea hacia el mismo objetivo, la atención humanizada y con calidad al paciente, sumado al equipo médico, la integralidad de las especialidades y la educación del talento humano, son valores que los han llevado a este posicionamiento. “Para la FCVL es muy satisfactorio el hecho de ser líderes en impulsar la calidad hospitalaria en Colombia, no es importante solo para nosotros sino para invitar a las demás entidades a mejorar sus estándares de calidad”, explica Granados. “El hecho de que haya 16 entidades del país entre las 40 primeras de ese ranking habla muy bien del proceso en Colombia”, dice la subdirectora asistencial, Betty Gómez.Imbanaco, el pioneroSu filosofía de vocación de servicio y ser gestor del programa de seguridad del paciente, el primero del país, han posicionado al Centro Médico Imbanaco, CMI, como el número 20 en el ranking de los mejores centros hospitalarios de América Latina y el Caribe.“El trato amable, la atención humanizada y llevar estos valores en el corazón de cada uno de los colaboradores, han diferenciado a la organización como una entidad que el usuario solicita”, dice William Duarte, director médico del CMI. “De ahí que nuestro servicio cuente con un volumen de pacientes muy favorable. El 95 % de ellos se muestra satisfecho y ellos son los que nos hacen líderes”.Armando González, gerente del CMI, ratifica que la diferenciación por el trato digno a las personas y por la excelente calidad de sus profesionales, fueron las directrices de la entidad desde que nació hace 35 años. Estos valores “nos permiten prestar servicios que responden a las tres dimensiones de calidad en salud: calidad científico- técnica, relaciones excelentes e instalaciones confortables”.Las distinciones de calidad como el primer puesto en el galardón nacional Hospital Seguro, lo confirman. El CMI fue la octava clínica del país y la primera en el suroccidente del país que obtuvo la Acreditación Nacional en Salud. Y su laboratorio clínico es el único en la región con la acreditación internacional del Colegio Americano de Patología Clínica, CAP.“Todo esto nos ha convertido en referente en la región, para la atención de problemas de salud de alta complejidad, desde la cirugía de recién nacidos con malformaciones del corazón hasta la cirugía de tumores cerebrales, algunos considerados inoperables en otros centros”, señala el gerente.La preocupación más importante del CMI ahora es brindar una atención médica segura para proteger la vida de los pacientes. “Estamos haciendo el mejor esfuerzo para ascender aún más en el ‘ranking’ de satisfacción de ellos y sus familias”, dice el gerente.Uno de esos esfuerzos es la nueva edificación, el megaproyecto más importante emprendido por el CMI, con el que busca equilibrar la oferta con la demanda creciente de pacientes, en la que pasarán de 35.000 a casi 120.000 metros cuadrados en enero de 2014. Y de 120 camas hospitalarias, ampliarán su capacidad a 400 camas, 300 básicas y 100 de UCI adultos y pediátricas. Además de la más alta tecnología en equipos de apoyo diagnóstico como el último acelerador lineal para el tratamiento del cáncer con radioterapia, tomografía dual y radiocirugía, de la cual fueron pioneros en el país, entre otros avances.Otra fortaleza de la institución, menciona Duarte, es que un porcentaje alto de sus médicos y profesionales en salud son especialistas. “Son 352 socios respaldados por más de 800 médicos adscritos que hacen del CMI toda una familia de 1100 profesionales, todos especialistas y el 70 % con subespecialidades”, dice Duarte. Eso, sumado a una gestión de la tecnología de punta hacen que los procesos de atención en el CMI se den con calidad y seguridad para el paciente.“Somos un referente nacional en cirugía ambulatoria y mínimamente invasiva –fuimos los pioneros en el país–, en especial en laparoscopia en todas las especialidades”, subraya el director médico. Es así como pronto empezará a ofrecer sus servicios médicos a Ecuador, Perú, Venezuela, otros países de Centro América y del Caribe, además de ese mercado latino de Estados Unidos que viene al CMI buscando calidad a precios razonables. Otra de las fortalezas es su gran oferta de servicios ambulatorios como los de diagnósticos y de laboratorio clínico . En este último rubro, es el tercero con más usarios en Colombia.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad