Los efectos positivos de la cuarentena en Cali, así ha cambiado la cara a la capital del Valle

Escuchar este artículo

Los efectos positivos de la cuarentena en Cali, así ha cambiado la cara a la capital del Valle

Marzo 29, 2020 - 07:55 a. m. Por:
Alfredo García Sierra - reportero de El País

La amenaza del Covid-19 tiene a casi a toda la ciudad en aislamiento preventivo. Sin embargo, en la zona oriental, donde está el Distrito de Aguablanca, es donde menos se acata la medida del Gobierno.

Jorge Orozco - El País

En estos días, paradójicamente, bajo la amenaza del Covid-19 Cali luce una cara un poco más tranquila y respirable, aunque el miedo de sus dos millones 200 mil habitantes se siente en cada rincón. Sobre todo, por la incertidumbre de las personas que se preguntan hasta cuándo se prolongará la pandemia que los obligó a refugiarse en sus casas.

Y hasta el aire es ahora de mejor calidad. La contaminación atmosférica bajó ostensiblemente y eso se percibe en parques y zonas verdes, y en sus calles desoladas, donde ahora el canto de las aves autóctonas y el sonido del aparato estridulatorio de las chicharras es el que despierta a las familias de los conjuntos residenciales.

El panorama en las vías de la siempre festiva y alegre Sultana del Valle también cambió. Ya no hay trancones —como los de semanas atrás— por el escaso tráfico vehicular, pues por las grandes avenidas y autopistas circula hoy menos del 10% del parque de carros y motocicletas.

La mayoría de los vehículos autorizados pertenecen a las instituciones de salud y emergencia, autoridades locales, domicilios y de servicio público como el MÍO, lo que ha impactado favorablemente en la reducción de los niveles de ruido.

Lea además: Así funcionarán las ayudas para los más necesitados por emergencia del coronavirus

Por su parte, los agentes de tránsito siguen ‘pescando’ a quienes han violado la prohibición también en materia de movilidad. Durante la cuarentena se han impuesto 742 comparendos a conductores que no han brindado explicaciones justificables a las autoridades para no guardar sus automóviles, e inmovilizado 189 vehículos.

Pero lo más satisfactorio es que los índices de violencia están reflejando algo de tranquilidad al descender la tasa de homicidios.

“En estos momentos Cali definitivamente es otra”, comenta Carlos Alberto Rojas, secretario de Seguridad y Justicia, tras señalar que el número de muertes violentas, riñas y otros delitos durante la cuarentena descendió de manera importante, y se espera que ese comportamiento no se altere con el correr de las horas. El funcionario confía que la convivencia sea la mejor entre las familias y los vecinos ahora confinados por obligación.

Aun así, las medidas de control y vigilancia han sido reforzadas por parte de la Policía para prevenir saqueos a supermercados, especialmente en el denso y poblado Distrito de Aguablanca, al igual que asaltos a los ciudadanos que por su actividad laboral deben salir a las calles bajo permiso de la autoridades.

Bajaron los homicidios

Cali, que cerró el 2019 con la no despreciable cifra de 1100 homicidios, ahora presenta un panorama más tranquilizador.

A consecuencia de la pandemia, los homicidios continúan descendiendo en la ciudad. Hasta el pasado 23 de marzo —que es la última medición del Observatorio de la Seguridad— se habían presentado 60 homicidios en el mes, un 24,1% menos que en igual mes del 2019. En los últimos días la ciudad no ha reportado muertes violentas.

Cabe resaltar, que esa reducción ya se venía presentando desde febrero pasado, cuando se registró el asesinato de 78 personas, un 12,4% menos frente a febrero del año anterior.

El secretario de Seguridad, Carlos Alberto Rojas, destacó que incluso ese indicador es aún más favorable si se tiene en cuenta que entre enero y lo corrido de marzo (con 233 casos) es la menor cifra promedio de los últimos 28 años.

“Los niveles de seguridad están bien hasta ahora. Estas situaciones extraordinarias traen consigo una tendencia a la baja de la criminalidad, los hurtos, los homicidios, riñas, además de que hay menos consumo de licor en espacio público”, resalta el funcionario.

Se trata también de un respiro en este campo. Sin embargo, agrega Rojas, es importante seguir adoptando decisiones en materia de seguridad ciudadana, y en especial medidas de prevención entre la población juvenil que es la más vulnerable en los barrios populares.

Sin embargo, las denuncias acumuladas por hurtos presentaron de enero hasta marzo un aumento del 4% con un total de 5054 casos. Se trata de robo de celulares, asaltos a personas y residencias, al igual que de robo de motos y carros, entre otros delitos.

Lea además: "Después de la emergencia se viene una oportunidad": Secretario de Turismo de Cali

Un aire más respirable

La menor circulación de carros y motocicletas, que son en un 80% los responsables de las emisiones tóxicas a la atmósfera, ha permitido una mejor calidad del aire para los caleños.

Según el director del Departamento Administrativo y de Gestión del Medio Ambiente (Dagma), Carlos Eduardo Calderón, “afortunadamente por la descongestión vehicular y las medidas de contingencia, nuestras estaciones de monitoreo nos han reportado en estos últimos días una mejor calidad del aire en la mayoría de las comunas de la ciudad”.

Por ejemplo, en seis de las nueve estaciones la calidad del aire es buena para la salud de los caleños al ubicarse entre 0 y 50 puntos, mientras en otras tres estaciones oscila entre 51 y 100 puntos, siendo aceptable. El 21 de marzo fue el de mejor calidad del aire al presentarse menos contaminación por micropartículas de CO2.

Cabe recordar que, normalmente, en la capital vallecaucana circulan 380.000 carros y 230.000 motocicletas que se constituyen en fuentes móviles que enrarecen el aire que respiramos. A ellas se agregan las chimeneas y otros medios. Tal es ese cambio que la bruma que se percibe en la mayor parte de la ciudad ha desaparecido y el cielo se ve más despejado.

Frente a lo que viene, Calderón pide a los caleños “aprovechar esta contingencia para entender que quedándonos en casa contribuimos a un mejor aire para todos y con ello haciendo un aporte también para reducir los niveles de riesgo y de enfermedades respiratorias entre la comunidad por la presencia de micropartículas en el aire y el medio ambiente local”.

A principios del 2020, el Dagma informó que la estación de monitoreo de Univalle que analiza la calidad del aire en las comunas 17, 18 y 22 halló niveles contaminantes de 112, en otras palabras, un nivel de partículas dañinas para la salud.

Cayó índice de accidentalidad

A diario los siniestros de tránsito en Cali son protagonizados en especial por los motociclistas. Todo un reto para las autoridades y los organismos de seguridad.

Pero ahora es otro el panorama en materia de accidentalidad. En los días que han transcurrido de la de la cuarentena van 27 choques en las calles, una cifra muy inferior a la usual.

Hasta el momento no se han presentado muertes en las vías, pero sí 18 lesionados. También se produjo el caso de un ciudadano que fue multado por conducir alicorado pese a la prohibición de circular cuando no se posee el debido permiso.

“El balance debería haber sido de cero en materia de accidentes. Es increíble que en medio de las calles solitarias se haya presentado la colisión de algunos carros y motos”, se quejó, sin embargo, Alfredo Paya, subsecretario de Movilidad Sostenible. La imprudencia y la velocidad fueron las causas, y especialmente el inaudito choque de dos motocicletas en el sur de la ciudad.

“La gente definitivamente no aprende y sobre todo en medio de esta emergencia que vivimos todo”, anotó Paya.

Por fortuna, no se han registrado muertes o decesos en las vías por estos días, ya que la movilidad sigue restringida, aunque siguen circulando un poco más de 2000 vehículos, en especial motocicletas con domicilios y vehículos de asistencia médica y vigilancia, entre otros como los buses padrones y articulados del sistema MÍO.

“Ojalá las calles de Cali fueran así todos los días, pues las vías ya son insuficientes para tantos carros”, comentó un médico que se desplazaba hacia su lugar de trabajo.

Los operativos se han intensificado, sobre todo en las tardes, cuando algunos ciudadanos desobedientes sacan sus vehículos con la excusa de ir a mercar o para buscar un medicamento, que puede ser solicitado por teléfono a una farmacia.

Por este comportamiento los comparendos siguen y seguirán creciendo en los próximos días.

Lea además: ¡Gracias infinitas! Las marcas que le están dando la mano al Valle durante emergencia por el Covid-19

Lo que se espera

Las autoridades locales confían en que los niveles de violencia sigan en descenso, y que en abril la tasa de homicidios se mantenga también a la baja. Y que no haya reportes en cuanto a violencia intrafamiliar.

El Dagma ha dicho que en la medida en que el tráfico de carros y motos siga restringido, la calidad del aire continuará mejorando en las próximas dos semanas. Es decir, hasta el próximo 13 de abril que sería el fin de la cuarentena.

En materia de movilidad la idea es llevar esos siniestros a cero, ya que a pesar de los pocos carros en las calles se siguen presentando choques, aunque por fortuna sin fatalidades hasta el momento.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS