Escuchar este artículo

La experiencia de profesionales de la salud que ya recibieron la vacuna anticovid-19

Febrero 08, 2021 - 12:30 a. m. 2021-02-08 Por:
Leidy T. Oliveros, reportera de El País
Vacuna contra covid-19, vacunación

Agencia AFP

Con la expectativa de arrancar el plan de vacunación masiva contra el covid-19, el próximo 20 de febrero en el país, algunos profesionales de la salud colombianos y latinoamericanos que ya han recibido el antídoto contaron su experiencia de inmunización y resaltan la importancia de aceptar aplicarse la vacuna.

De hecho, el médico Gabriel Motoa, quien actualmente es residente en la Universidad de Miami, argumenta que “las vacunas han demostrado ser seguras, eficaces y es una de las medidas más importantes que podemos tomar. Hay muchos mitos alrededor de la vacunación, debemos informarnos en sitios oficiales de los Ministerios de Salud o las páginas de control de enfermedades”.

Después de haber recibido el antídoto, los médicos manifestaron presentar los síntomas comunes cuando se aplica cualquier vacuna.

No obstante, el médico Carlos Vergara precisa: “no se sabe qué puede pasar en años; sin embargo, los efectos adversos de las vacunas se muestran son en los primeros meses, no años, no creo que esto sea diferente”. Por esto, recomienda que quienes puedan acceder a la vacuna lo hagan porque “de esta pandemia salimos todos juntos”.

“Le tenía más miedo a la desinformación”

Ilan Shapiro

El méxicano Ilan Shapiro es director médico para la salud y bienestar en Altamed, en Los Ángeles, California.

Especial para El País

Con entusiasmo, el doctor mexicano Ilan Shapiro, quien es director médico para la salud y bienestar en Altamed, en Los Ángeles, California, cuenta que ya tuvo “el gusto y honor de poder ser vacunado”. Hace aproximadamente tres semanas, el especialista recibió el antídoto, “la mejor vacuna, siempre he dicho, es la primera que te llega al hombro sin importar la marca, mientras esté aprobada y tenga bases científicas de seguridad y eficacia, y para mí esa fue la de Moderna”.

Como lo han manifestado muchos de los que ya se han vacunado, Shapiro también sintió un poco de dolor en el brazo y adormecimiento después de recibir la dosis.

El especialista anota que no tuvo temor a vacunarse, en cambio “le tenía mucho más miedo a la desinformación, a las complicaciones de covid, y lo que estaba viendo con mis pacientes, mi comunidad, realmente no quería ser parte de esas estadísticas. Viendo que la vacuna de Moderna y Pfizer son seguras, era la decisión que tenía que tomar y no solo porque soy médico, sino porque creía en lo que estaba haciendo”, comenta.

Por ello, dice: “quiero que todos se vacunen contra el miedo con una dosis de verdad (...) Hemos sufrido por meses con todo esto y estábamos rezando por algo que nos pudiera hacer defendernos contra lo que estaba pasando y ya llegó esa petición que se llama: vacunas contra el covid. Entiendo que haya miedo, desinformación, pero es el momento para aclarar que estas vacunas son seguras y efectivas”.

Por último, acota: “me da tranquilidad comentar que hemos dado millones de dosis en EE.UU. y la mayoría de personas están muy bien, protegidas”.

Lea también: Valle sigue por encima de mil casos nuevos de covid al día: 1.180 este domingo y 47 muertes

“Para protegerme y proteger a los demás”

Gabriel Motoa Cardona

El médico colombiano Gabriel Motoa Cardona, residente en la Universidad de Miami, hizo parte de los primeros profesionales de la salud en recibir una vacuna contra el covid, convencido en los resultados de los estudios realizados.

Especial para El País

El médico caleño Gabriel Motoa a mediados del mes de diciembre del 2020 recibió la primera dosis de la vacuna de Pfizer contra el covid. Completó la segunda dosis el pasado 6 enero. Lo hizo convencido de que “es una muy buena medida para disminuir la transmisibilidad del virus; contribuir a protegernos y proteger a las personas que están alrededor de nosotros”.

Motoa, quien es actualmente residente de Medicina en la Universidad de Miami, hizo parte de las primeras personas en recibir el antídoto, y aunque “todavía no estaba muy claro si habría algún efecto adverso”, él aceptó.

Para recibirla se registró en una base de datos, llenó un formulario con información básica. Después, le agendaron una cita. “Ese día nos vio inicialmente una enfermera, tomó nuestra información de salud, de nuevo nos preguntaron si había tenido en el pasado reacción alérgica a una vacuna. Nos dieron un carné de vacunación oficial. Pasamos al puesto donde se ponía la vacuna, y una vez terminada, nos hicieron esperar 15 minutos para observarnos. Nos dieron una cita a las tres semanas para la segunda dosis”.

No deje de leer: Las grandes secuelas que deja en el personal de la salud la lucha contra el covid

Una vez aplicada, “sentí un poco de dolor en el brazo, no tuve fiebre, sí un poco de fatiga, me sentí más cansado de lo normal. Con la segunda dosis que fue en el brazo izquierdo sentí más dolor local, pero nada que no fuera tolerable”.

Al completar dos meses de estar inmunizado, el médico dice sentirse un poco más tranquilo; sin embargo, “seguimos usando las medidas de autoprotección”.

“Es un compromiso de todos”

Carlos Vergara

Carlos Vergara, residente de Medicina Interna en el campus de Palm Beach de la Universidad de Miami.

Especial para El País

Aún con un poco de temor, Carlos Vergara, residente de Medicina Interna en el campus de Palm Beach de la Universidad de Miami, accedió a ponerse la vacuna contra el covid, con la seguridad de que estaría contribuyendo a su protección y la de muchas otras personas.

El médico barranquillero ya recibió las dos dosis de la vacuna de Moderna —la primera el 23 de diciembre de 2020 y la segunda el pasado 20 de enero—. “Antes de la vacuna claramente tenía temor, es nueva, viene con mucha estigmatización, pero el temor no sobrepasaba las ganas de salir de la pandemia. Ahora me siento aliviado y feliz de haberme vacunado”, afirma.

Es más, dice que “sin pensarlo quise tomar la vacuna” porque además de ser un defensor de la ciencia, “el riesgo-beneficio que trae una nueva vacuna con un nuevo mecanismo de acción tiene una demostración suficiente de seguridad inicial”.

Lea también: Amar en tiempos de pandemia: el reto del romance entre toques de queda y pico y cédula

Vergara cuenta que en la primera dosis presentó por tres días dolor en el sitio de la inyección, “con la segunda dosis, que es con la que la mayoría de personas muestra efectos adversos, tuve una fiebre de bajo grado, dolor de cabeza, cansancio y fatiga todo el día. Otras personas han reportado que tienen escalofrío, fiebre, dolores musculares, articulares, pero no pasa de las primeras 48 horas, y se puede tolerar bien con antiinflamatorio”.

Y precisa: “nada está fuera de riesgo, cualquier cosa que uno se ponga tiene efectos adversos; sin embargo, el beneficio que vamos a tener como sociedad, si se toma la decisión, al menos, la mayoría, es que por fin vamos a regresar a una cercanía a la normalidad. Es un compromiso de todos, no solo del personal de la salud”.

“Es necesario vacunarnos para alcanzar la inmunidad de rebaño”

Yamil Erazo

El médico nariñense Yamil Erazo se encuentra realizando la especialización en urgencias en Santiago de Chile. Recibió la segunda dosis de la vacuna de Pfizer el pasado 5 de febrero.

Especial para El País

Yamil Erazo, médico colombiano que se encuentra realizando la especialización en urgencias en Santiago de Chile, dice que “la vacuna es la solución al problema que está pasando la humanidad con la pandemia; los estudios avalan la seguridad y eficacia”.

Es por esto que Erazo, oriundo de Nariño, firmó el consentimiento informado, donde autorizó que le pusieran la vacuna de Pfizer el pasado 15 de enero. Y la cita para la segunda dosis la tuvo el pasado viernes 5 de febrero.

El recibir la primera dosis “fue normal como cualquier otra vacuna, un poco de dolor en la región de la punción, dos a tres días con dolor no muy fuerte, manejado con acetaminofén. El segundo día me dio dolor muscular en la espalda; seguí trabajando normal todos los días”, comenta el médico de 35 años.

Erazo, quien atiende a diario pacientes covid, no tuvo temor de aplicarse el antídoto porque los resultados de los estudios le dieron tranquilidad. Además, “como médicos en primera línea en sala de urgencias es necesario vacunarnos”, asevera el especialista en formación y cuenta que ya se contagió de covid. Por fortuna no tuvo síntomas graves, pero precisamente por la experiencia que ha tenido con sus pacientes, dio el paso de inmunizarse.

Puede leer: ¿Quiénes son más vulnerables al covid-19 en Cali?

De hecho, recuerda que durante el pico de la pandemia en junio fue muy difícil, “llegaban pacientes cada vez más jóvenes con requerimiento en una UCI, había poca capacidad y teníamos que hospitalizar en urgencias, era difícil, traumático”.

Es por esto que “recomiendo a las personas que se vacunen y así alcanzar la inmunidad de rebaño, hay muchos mitos alrededor, pero debemos informarnos y desmentirlos”.

“Debemos dar el primer paso”

Juan José Gil

Juan José Gil trabaja en la parte marítima, especialmente en tecnología, en Singapur.

Especial para El País

Así como se ha planteado en todos los países, la vacunación contra el covid en Singapur inició con el personal de salud en primera línea. No obstante, la segunda prioridad en Asia fue la industria marítima. Por ello, el colombiano Juan José Gil ya recibió su primera dosis de la vacuna de Pfizer y está expectante en obtener su segunda dosis el próximo 14 de febrero.

“Trabajo en la parte marítima especialmente en tecnología. Singapur es uno de los puertos más importantes del mundo, se requiere ir a los barcos constantemente, entonces para proteger a la comunidad lo que hizo el gobierno acá es darles la prioridad a los marítimos para que cuando fueran a los barcos, no tuvieran el riesgo de traer el virus de regreso”, cuenta Gil, quien precisa que en la aplicación de la vacuna tuvo los efectos secundarios mínimos como dolor en el lugar de la inyección.

El colombiano, radicado en Singapur hace más de cinco años, aceptó inmunizarse contra el covid aún con un poco de temor, “por tanta desinformación, pero investigué información seria y científica sobre la vacuna —porque no había hecho mucho la tarea— y no me pareció nada como la gente dice que es peligroso para la salud”.

De hecho, anota que si no fuera por su trabajo, también se vacunaría, “porque de lo contrario se va a tardar demasiado en que logremos una inmunidad global y volver a la normalidad”.

Gil se siente afortunado en haber recibido ya la vacuna. “Uno quisiera que pasaran más personas delante de uno, pero ya muchos voluntariamente han aceptado y los resultados han sido buenos. Entonces, si todo el mundo tomara la misma posición de “yo no quiero ser el primero”, a la larga nadie lo haría. Debemos dar el primer paso”, anota.

Le puede interesar: Habilitan Mi Vacuna, el portal para consultar sobre vacunación contra covid-19 en Colombia

Obtén acceso total por $4.700/ trimestre Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS