Ex alumno del colegio Bolívar se destaca como investigador

Noviembre 26, 2017 - 11:04 a. m. 2017-11-26 Por:
Alejandro Ramírez, del semillero UAO-El País
colegio bolivar

Dr. Joseph Nagy, rector Colegio Bolívar, Dr. sebastian Lourido, ex alumno, Michael Fisher, principal middle school.

Foto: Jose Monkayo

En una reciente visita a Cali, invitado como miembro de la ‘Sociedad de honor del Colegio Bolívar’, después de 17 años desde su graduación de la institución, Sebastián Lourido Isaza recordó que de pequeño soñaba con ser un gran científico y ayudar a las demás personas.

Actualmente, a sus 36 años, es experto en Biología Molecular y Biomedicina del Tulane University, en New Orleans y se encuentra realizando importantes estudios sobre el toxoplasma gondii en el Massachusetts Institute of Technologys (MIT), uno de los centros científicos más importantes del mundo.

Este joven investigador cuenta además, con un doctorado en Microbiología de la Universidad de
Washington, en Saint Louis, Estados Unidos.

Él y su equipo del MIT tienen como objetivo utilizar las investigaciones sobre el toxoplasma para crear un modelo que permita analizar, entender, curar y prevenir toda una serie de enfermedades causadas por esta familia de parásitos y otras no directamente relacionadas.

“Estudio el toxoplasma ya que es un patógeno humano importante, perteneciente a un grupo de organismos que lleva una trayectoria distinta dentro de su proceso de reproducción, debido a que utilizan nuestras células para replicarse, permitiéndonos conocer más sobre nuestros sistemas biológicos y nuestra capacidad inmune”, comentó Lourido.

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa ocasionada por el protozoario toxoplasma gondii, un parásito que puede vivir dentro de las células de los seres humanos y de los animales domésticos y de corral.
Esta enfermedad se puede adquirir por diferentes vías: de manera congénita, durante el embarazo, con mayor riesgo en el primer trimestre, o por contacto con las heces de los gatos.

“Si tenemos gatos en casa, hay que cuidar de ellos, evitar que salgan a la calle, que consuman carne cruda y que tengan contacto con otros animales que puedan ser portadores del virus. Si vigilamos su bienestar también estamos cuidando el nuestro”, resalta el joven científico.

Aunque este padecimiento es conocido como la enfermedad de los gatos, la vía de infección más común para los humanos es por consumir carne cruda o que no haya sido cocinada lo suficiente, al igual que por ingerir frutas o vegetales que no estén bien lavados y al tomar leche sin procesar, sobre todo de cabra.

“La toxoplasmosis no tiene cura, llega al sistema inmune y lo controla, razón por la cual los estados latentes del virus se quedan por todo el cuerpo, usualmente, en lugares altamente vascularizados como el cerebro, el corazón o los músculos y ahí se mantienen por el resto de la vida”, añade Lourido Isaza.

Este caleño que lleva ya varios años en los Estados Unidos, explicó también que la toxoplasmosis ocular es la presentación más común de la enfermedad y puede producir lesiones en la retina, que, afortunadamente, pueden controlarse con medicamentos.

Sin embargo, aproximadamente al menos el 20 % de los pacientes con esta condición tienden a reactivar las infecciones y a presentar inflamación tiempo después, ocasionando la pérdida progresiva de la visión.

Según Lourido, “una de las preguntas que nos hacemos dentro del laboratorio, es cómo se lleva a cabo la transición entre las formas activas y las formas latentes, para entender si hay alguna posible intervención que frene la formación del parásito”, explicó. Añadió, además, que “muchos de los proyectos que llevan a cabo en el laboratorio, los desarrollan con el objetivo de informar no solo sobre el toxoplasma gondii y la toxoplasmosis, sino también acerca de la malaria y otras enfermedades causadas por estos organismos como la coccidiosis y la babesiosis.

Para este brilante y sencillo caleño ser parte del MIT representa un sueño cumplido. “Estar rodeado de científicos en áreas de ciencia, química y tecnología es realmente enriquecedor, saber que estoy aprendiendo y aportando de alguna forma al bienestar de la sociedad me llena de orgullo. Para mí esa es la misión más emocionante de mi vida”, manifestó.

Antes de regresar a los Estados Unidos para continuar con sus investigaciones, Lourido aprovechó para recordarle a la ciudadanía caleña la importancia del cuidado de sus mascotas y del consumo de alimentos debidamente preparados y saludables.

También reconoció lo importante que fue su paso por el Bolívar. “El colegio representa un componente muy importante en mi educación, un lugar en el que descubrí las habilidades de ser creativo, de buscar problemas para solucionar. Me hace muy feliz ver que la creatividad sigue primando dentro de la educación de la institución”.

Más sobre Lourido

Sebastián Lourido es egresado del Colegio Bolívar, Clase de 2000. Estudió Artes Plásticas y Biología Celular en Tulane University, en New Orleans.

Trabajó durante 2 años en el Instituto Max Planck de enfermedades infecciosas, en Berlín, Alemania, y trabaja desde 2012 en Whitehead Institute for Bioemedical Research, del  MIT.

VER COMENTARIOS