"La babilla no es una mascota": preocupación entre vecinos de Ciudad Jardín

"La babilla no es una mascota": preocupación entre vecinos de Ciudad Jardín

Junio 14, 2019 - 03:28 p.m. Por:
Redacción de El País
Babilla Ciudad Jardín Cali

Así fue vista una de las babillas que habitan un lago en Ciudad Jardín, en el sur de Cali.

Yenny Viviana Cruz / Especial para El País

"... Como una mascota", así califican algunos habitantes de la Comuna 22, sur de la ciudad, a la babilla que fue fotografiada esta semana tomando el sol en uno de los lagos del humedal de Ciudad Jardín y que nuevamente causó revuelo en las autoridades ambientales de Cali. 

La babilla de la foto, según el Dagma, mide alrededor de 1 metro con 10 centímetros -no es la más grande del humedal- y tiene un comportamiento de mucha familiaridad con los humanos, situación que lejos de ser positiva es todo lo contrario. 

"Nos interesa que los animalitos estén ahí y nos gusta verlos, pero con esta babilla estamos preocupados porque tiene un comportamiento de mascota y eso es negativo porque la gente la puede lastimar o ella se puede sentir lastimada y ocasionar una tragedia", explica Luz Ángela Forero, miembro de la junta de acción comunal de la Comuna 22 y miembro del comité ambiental de Ciudad Jardín. 

El animal, cuenta la profesional en temas ambientales, es muy tolerante con los humanos y la comunidad aprovecha para tocarla y tomarse fotos muy cerca.

"Eso es lo que más nos preocupa: que la gente se sienta familiarizada y se acerque mucho a la babilla. En algún momento la pueden agredir o ella sentirse agredida y responderá como un animal silvestre ocasionando un incidente; entonces nuestra preocupación va por ese lado, que la babilla por un caso de estos pueda ser sacrificada", complementa Forero. 

Lea también: ¿Cuánto ha crecido?, caleños se asombran con 'reaparición' de babilla de Ciudad Jardín

La solución para ella es que el Dagma en el menor tiempo posible capture y reubique a la babilla "en el hábitat de ella para evitar que una tragedia pueda ocurrir". 

El humedal donde reside actualmente no es un hábitat para este tipo de animales. Este espacio ambiental es producto de una quebrada natural que nace en la Comuna 22 y tiene dos lagos: uno más amplio, que es donde permanece la babilla más grande y el otro, artificial, que hace las veces de hogar del reptil fotografiado esta semana. 

"El humedal se ha caracterizado porque la gente que trafica con fauna silvestre cuando se aburren las liberan ahí. Por ahora tenemos conocimiento de dos babillas, la pequeña que fue fotografiada y la grande que es mucho más arisca. Ellas compiten por el territorio y se desplazan en búsqueda de comida", asegura Luz Ángela. 

"Son réptiles que pueden reaccionar muy rápido"

"Si ven algunas de las babillas tomando el sol no se le acerquen, ellas parecen lentas, pero son réptiles que pueden reaccionar muy rápido. Y lo otro es por favor no darles comida, porque estos animales son inteligentes y van a asociar a los humanos con comida", dice Andrés Posada, líder del grupo Fauna Silvestre del Dagma, la autoridad ambiental de Cali. 

El profesional cita un ejemplo de lo que podría llegar a ocurrir si les siguen dando alimentos a las babillas: "(...) el día de mañana va una persona caminando con un perro o un niño pequeño y estos réptiles lo van a asociar con que esta persona les llevan comida y podrían ocasionar una emergencia". 

Dice que para evitar escenarios de ese tipo en ese humedal se sigue un estricto control desde 2017 para monitorear el comportamiento de las babillas. 

"Al día de hoy hemos retirado seis babillas y todos han sido liberados y reubicados", precisa. 

Con las dos babillas -de las que se tiene registro actualmente- la autoridad ambiental espera hacer lo mismo, pero están a la espera de sorprenderlas tomando el sol para llevar a cabo este procedimiento.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad