Campamento de venezolanos se movió a la Calle 25, ¿por qué no hay un albergue?

Campamento de venezolanos se movió a la Calle 25, ¿por qué no hay un albergue?

Noviembre 28, 2018 - 11:40 p.m. Por:
Redacción de El País 
Venezolanos del Terminal

El campamento está alzado sobre carpas de camping y en algunos casos con ranchos de plástico, la presencia de niños y mujeres es numerosa. Los migrantes piden atención a los menores.

Reportería: José Luis Carrillo / Cámara y edición: Daniel Sánchez

Los primeros reportes señalan que llegaron a mediados de marzo y poco a poco se instalaron afuera del Terminal de Transporte y en los andenes de la unidades residenciales del sector.

De ese punto fueron retirados por las autoridades por lo que se ubicaron con sus cambuches y necesidades a las orillas del río Cali, allí están hoy, en el separador de la Calle 25 entre Avenida 2 Norte y Carrera 4.

Se trata de los migrantes venezolanos que huyeron de un país en crisis, pero que hoy viven una situación similar o peor a la que afrontaban en su patria.

Hoy, en este sector, se cuentan más de 60 cambuches, que albergan a cerca de 200 personas, pero ellos son solo una fracción de los 27.000 venezolanos, que según Migración Colombia, habitan hoy en Cali. Viven en medio del barro y la basura que genera el mismo campamento, no cuentan con agua potable, ni un baño donde puedan realizar sus necesidades y cocinan en fogatas improvisadas y se bañan en el río.

Lea también: Esta será la ruta del Gobierno para atender a los migrantes venezolanos

“No estamos aquí porque queramos, sino porque en nuestro país la situación es complicada. En Venezuela todos tienen casa pero no hay qué comer. Acá, tenemos comida pero vivimos en medio de la miseria”, dice Inés Aguado, una mujer que habita en el campamento desde hacer cuatro meses.

Ante este panorama, la pregunta que surge es: ¿Qué hacer con el campamento de los venezolanos en Cali que cada día crece más ?

Para el sacerdote Andrés Segura, delegado de la Pastoral Social para los migrantes, es clave que la Administración Municipal ponga en funcionamiento un centro transitorio para los migrantes.

“Obviamente la apertura de un albergue no es fácil, debe tener su reglamento. Con un albergue transitorio esta población no estaría en la calle. Aunque los caleños son solidarios, es importante brindar una caridad ordenada y la ayuda que ellos necesitan”, precisó.

El religioso manifestó que desde la Pastoral Social de la Arquidiócesis de Cali, se ayuda diariamente a 20 migrantes venezolanos.

“Actualmente para los migrantes estamos tratando de dar una oferta laboral y para los niños ubicación en fundaciones para que los padres puedan salir a buscar empleo e ir por ellos al final de la jornada o en el término de una semana. Lo ideal es que los niños no se expongan a ese espacio de calle. Junto con la Secretaría de Salud de Cali también se está muy pendiente de ellos”, manifestó.

El sacerdote precisó que estas oportunidades se le plantean regularmente a los migrantes del sector del terminal e incluso se han desplazado hacia otros barrios de Cali dándolas a conocer.

Venezolanos del Terminal

En medio del campamento se han improvisado cocinas rudimentarias donde se hace de comer.

Ángela Zuñiga / El País

Por su parte, Andrés Villamizar, secretario de Seguridad de Cali, manifestó que no se puede tolerar la invasión del espacio público y la violación de las leyes colombianas.

“Vamos a tomar acciones pronto para restituir esas zonas de espacio público que estén invadidas por venezolanos”, dijo.

En relación con el campamento transitorio para los migrantes venezolanos , el funcionario señaló que la Alcaldía decidió no establecerlo en la ciudad. “Esto por recomendaciones de los mismos entes de control y por las mismas experiencias de los campamentos de Bogotá. Además de los 27.000 venezolanos que están en Cali, al menos 26.000 están pagando arriendo y hay una pequeña minoría que ha invadido zonas públicas”.

Complementó que además la Alcaldía ha venido implementando una política de apoyo a los venezolanos como lo son brindar escolaridad gratuidad a los menores, así como atención en salud, sin importar su estatus migratorio. “También se les está dando alimentación gratuita en los comedores comunitarios”.

Venezolanos del Terminal

Los venezolanos migrantes lavan sus ropas en el río Cali, también se bañan y toman agua de él.

Ángela Zuñiga / El País

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad